Argentina: Guerra abierta contra la Justicia

La “democratización” de la Justicia no es más que un nuevo impulso a favor del statu quo y un freno a la competencia y la renovación, que son las grandes virtudes del sistema democrático.

La “democratización” de la Justicia no es más que un nuevo impulso a favor del statu quo y un freno a la competencia y la renovación, que son las grandes virtudes del sistema democrático.


El encargado de controlar al Poder Ejecutivo terminará siendo el mismo Ejecutivo


Rafael Eduardo Micheletti
/ Rafael Micheletti Blog

Rafael_Micheletti_1No es una novedad. Está en la génesis del populismo. Sus doctrinarios lo dicen abiertamente: la democracia republicana es para ellos un chaleco de fuerza que le impide al líder llevar a cabo transformaciones reales. Este y otros medios lo venían anticipando. Las presiones e injerencias contra la Justicia tarde o temprano se transformarían en una abierta declaración de guerra, y así sucedió. La ofensiva por controlar y subordinar al Poder Judicial tiene dos frentes principales. Por un lado, la elección democrática de los miembros del Consejo de la Magistratura. Por otro, el freno de las medidas cautelares.

La “democratización” permitirá que quien gane las elecciones obtenga mayoría absoluta en el Consejo de la Magistratura, a través de representantes designados a dedo para integrar listas sábana. El resultado será que el encargado de controlar al Poder Ejecutivo, y obligarlo a cumplir con la ley, terminará siendo el mismo Ejecutivo. En cuanto a la segunda de las medidas señaladas, le restará eficacia a la Justicia, ya que la limitación de las medidas cautelares contra el Estado, sumado a la larga duración de los juicios, hará que los fallos leguen tarde y no sirvan para evitar los abusos de poder.

Estas medidas se dan en medio de un “paquete” que incluye otras de sentido común, como el ingreso a la Justicia por concurso público, que se guardaron porque no interesa realmente su implementación, sino que sirvan de canje. Ceden un poco para llevarse todo después. Lo mismo pasó con la primera reforma del Consejo de la Magistratura (reduzco la burocracia, pero doy poder de veto al Ejecutivo en la designación de los jueces) y con la Ley de Medios (pongo límites a las licencias, pero promuevo a mis testaferros y someto con la publicidad oficial).

El problema no es que el pueblo elija a los integrantes de la Justicia —esto sería muy positivo en un sistema democrático serio—, el tema es que con el sistema de listas sábana, que es el que se usa dado el rechazo por parte del Gobierno Nacional del sistema de boleta única, los escaños no son ocupados por personas conocidas públicamente, o con poder político propio. El poder que tienen se lo deben a quien los apuntó para integrar la respectiva lista. Este efecto ya se ve en el Congreso de la Nación, con las famosas “mayorías automáticas”. Los poderes del Estado que deberían equilibrarse y controlarse, pasan a ser extensiones del Ejecutivo. Los incentivos a favor de la legalidad y la eficiencia pierden terreno frente a los que favorecen la discrecionalidad y la corrupción.

El sistema de listas se da, además, en un contexto de pobreza, dependencia y discrecionalidad que hace que los “oficialismos” tengan generalmente una avalancha de votos “adicionales”, que son frutos del clientelismo en sus múltiples acepciones y manifestaciones. Por lo tanto, en el contexto del sistema político y electoral argentino, en especial sumando la palpable y confesada vocación hegemónica del kirchnerismo, la “democratización” de la Justicia no es más que un nuevo impulso a favor del statu quo y un freno a la competencia y la renovación, que son las grandes virtudes del sistema democrático.

Esta “democratización” de la Justicia, que concentra el poder, debilita al ciudadano y hace retroceder la democracia. Es un paso fundamental en el proyecto totalitario del kirchnerismo, que se inspira en el chavismo. El objetivo último es, como se dijo públicamente en Venezuela, “asegurar la revolución”, por lo menos para unos “cien años”. Traducido: se busca que todas las decisiones, responsabilidades y recursos dependan en última instancia de la figura máxima del partido en cuestión para que la competencia democrática formal no se traduzca en una competencia real.

La oposición no tiene mucho que hacer para enfrentar este nuevo avance. Es una cuestión matemática: el Gobierno controla el Congreso. Y esta ecuación sólo puede ser revertida por el pueblo, los ciudadanos, dejando de votar a partidos autoritarios y clientelares e involucrándose para generar opciones que realmente merezcan la confianza de la sociedad.

Facebook: Rafael Eduardo Micheletti / Twitter: @RafaEMicheletti / E-mailrafamicheletti@hotmail.com

Leave a Comment


nueve + = 12