“Bolichicos Derwick” dudan continuar sociedad con “Dojo-Dojito”

"Dojo-Dojito" está poniendo en peligro los planes de expansión de los "Bolichicos Derwick" hacia Chile y España.

“Dojo-Dojito” está poniendo en peligro los planes de expansión de los “Bolichicos Derwick” hacia Chile y España.


¡No me ayudes tanto, compadre!


Loctar Ovencraft
/ Soberania.org

Loctar_ovencraft_1Pese a que fue hace apenas pocos años que los “Bolichicos Derwick” dejaron el uso de pañales, biberones y chupetes, los carajitos han demostrado una admirable e innata capacidad de aprendizaje propia de los grandes tahúres. Pertenecientes a las imberbes camadas que los otrora oligarcas del Valle de Caracas tuvieron a bien procrear, los “Bolichicos Derwick” tempranamente descubrieron que la vida es más sabrosa, llevadera y provechosa entrepiernados con los bárbaros rojos que tomaron por asalto el valle que hasta hace poco fue hogar de sus padres, y muy pronto habrían de mostrar sus afiladas espuelas -que no uñas- para juntos desgarrar una buena porción de los dineros públicos de un hermoso y paradisíaco país tropical devenido en republiqueta bananera, riquísimo en recursos naturales por una parte y con abundantes malandrines de “Cuello Rojo” por la otra (suma cero). 

¿Quiénes son los “Bolichicos Derwick”?

Derwick Associates es una empresa de “maletín” fundada recientemente por jóvenes venezolanos sin algún tipo de experiencia en ninguna área productiva o comercial, creada con el fin de intermediar fondos provenientes de presupuestos aprobados y asignados a “dedo” por representantes “comprometidos” del Estado venezolano para construir plantas térmoeléctricas en el país, contratar a las empresas extranjeras con know how que son las que verdaderamente ejecutan las obras, y finalmente repartir el restante 50% entre los socios internos y externos previa legitimación de capitales en la eficaz lavandería que tienen en J. P. Morgan.

Todo ello se desprende de las investigaciones realizadas por el periodista Alek Boyd quien, con saña digna de tan grande causa, ha podido ir desentrañando la madeja de relaciones, trapacerías y negociados entre el flamante ministro Rafael “Dojo-Dojito” Ramírez, presidente de la contratante Pdvsa, y los “Bolichicos Derwick”, ambos pertenecientes respectivamente a la categorías de “Robolucionario” “Sociolistos”.

Debido a su carácter mafioso, la empresa Derwick es en esencia familiar. A la cabeza de la compañía están dos medios hermanos, un medio socio con tentáculos en la banca internacional y una secretaria que hace medio tiempo de mensajero motorizado. La compañía de “maletín” es tan pequeña que las reuniones con el personal y las fiestas de fin de año las realizan dentro de un blindado Volkswagen escarabajo de color rojo y aún sobran puestos.

Sin embargo, como dijo Galileo Galilei: “E pur si muove”. Es decir, son como los perros chiguaguas: pequeños pero muerden durísimo. Tanto que en el estrecho espacio que hay entre su jefe “Dojo-Dojito” y los “Bolichicos Derwick”, se “extraviaron” US$ 20.000 millones hasta con las liguitas de goma que aseguraban los billetes en sus pacas. ¡Qué bárbaros!

Adiós luz que te apagaste

En la mencionada republiqueta bananera ocurren hechos de verdad muy “extraños”. Entre ellos los numerosos y repetitivos apagones de alcance nacional cuyos voceros gubernamentales con espeluznante inmediatez atribuyen a “actos de sabotaje” presuntamente realizados por la asediada y acorralada dirigencia opositora. El pasado 2 de diciembre a las 8:15 pm ocurrió uno de los mayores apagones: 70% del país quedó en tinieblas al fallar la red trocal de transmisión que desde la Central hidroeléctrica de Guri surte a las tres cuartas partes de Venezuela, incluida Caracas.

Al cabo de media hora algunas áreas de la capital comenzaron a recuperar la energía eléctrica, pero fue solo 6 horas después cuando regresó la normalidad a la gran metrópoli. El ministro de Energía Eléctrica, Jesse Chacón, exaltó ese importante hecho y lo atribuyó al “blindaje” o “anillo” eléctrico que su despacho había promovido en el pasado reciente a través de la construcción de plantas termoeléctricas alrededor de la ciudad capital, con cargo al bolsillo de Pdvsa, de las cuales 5 fueron contratadas con la intermediación y los “buenos oficios” de Derwick.

Con gran sentido de la oportunidad, dos días después los “Bolichicos Derwick” hacen pública una nota de prensa, replicada luego en múltiples portales de noticias, originada en uno de los tantos sitios web que sus asesores han creado para autopromocionarse y saturar a los buscadores web con “noticias benignas” sobre ellos, que titularon: “Centrales térmicas del anillo de Caracas evitaron el colapso eléctrico de la ciudad”. Primer detalle: usan el verbo “evitar”… ¿Evitar cuál colapso si la ciudad efectivamente quedó primero total y luego parcialmente a oscuras por 6 horas? Más adelante hacen esta temeraria y falsa afirmación:

“Algunos medios venezolanos han coincidido en señalar que las consecuencias del black out que afectó el lunes en la noche a Caracas y otros doce estados de Venezuela, (…) podrían haber sido mucho más dramáticos si la capital de Venezuela no hubiera contado con el anillo compuesto por las cinco plantas termoeléctricas que lo constituyen y que han sido construidas, entre 2010 y 2012, por Derwick…”

Segundo detalle: ningún medio de comunicación serio del país señaló que gracias a las 5 plantas Derwick la oscurana habría sido menos dramática. Totalmente falso. Inmediatamente veremos porqué: al ocurrir la violación de los límites de carga en la principal red troncal de transmisión del país (RTT), una cadena de eventos provocaron el apagón. Media hora después, ciertamente, entraron en funcionamiento las 5 plantas Derwick que “blindan” la ciudad, pero su influencia solo fue de alcance moderado y restringido a ciertos sectores.

Peor aún: de los 728 Mw instalados por Derwick para “blindar” a la capital, apenas estaban disponibles 316 Mw, el 43%. José Aguilar, experto y consultor en sistemas eléctricos, informó a los medios que la demanda en la capital a esa hora rondaba los 2.200 Mw y distribuyó por las redes sociales un revelador gráfico relacionado con la real disponibilidad de las plantas Derwick instaladas en Caracas.

"Blindaje eléctrico de Caracas".

“Blindaje eléctrico de Caracas”.


Resumiendo: Caracas demandaba a esa hora 2.200 Mw y media hora después del apagón entraron en funcionamiento las 5 plantas Derwick con 316 Mw que alimentaron algunos circuitos, poco más del 14% de lo requerido. ¿A esa minucia los “Bolichicos Derwick” llaman “blindaje de Caracas”?

El “blindaje” de Caracas

Según informa el Ing. Aguilar, ciertamente Caracas cuenta con una serie de plantas termoeléctricas muy contaminantes y de uso no continuo que podrían socorrerla en casos de alta demanda y eventuales apagones cuando falla el abastecimiento principal proveniente de la Central hidroeléctrica Guri, de las cuales una está sin terminar: Planta EDC Sur (136 Mw); otras no son de respuesta rápida y confrontan problemas con el abastecimiento de diesel que es importado y además presentan serios retrasos en el mantenimiento: plantas El Sitio (360 Mw), India Urquía (720 Mw) y las Barcazas Margarita y Rufina (340 Mw); y, por último, están las plantas de respuesta rápida (15 min.) con las que los “Bolichicos Derwick” y el “Dojo-Dojito” se forraron, en las cuales 5 de 15 unidades instaladas en total se encuentran inoperativas por averías, indisponibilidad del combustible (diesel) o por no contar con la adecuada red de transmisión: plantas Picure (4 unidades; 132 Mw), Guarenas (4 unidades; 156 Mw) y La Raisa I-II-III (7 unidades; 440 Mw).

Es decir, teóricamente están las plantas que podrían cubrir la demanda capitalina (máx. 2.450 Mw) durante alguna eventualidad, pero como es usual en Venezuela: en los hechos no lo están. No están porque gran parte de ellas se encuentran averiadas, en mantenimiento o, simplemente, no hay combustible disponible y si lo hubiera la red de transmisión de algunas plantas no es la adecuada; todo ello en un país que es sinónimo de energía.

Y aquí debemos reconocer que las empresas que contrató Derwick para construir las 5 plantas en su nombre hicieron su trabajo, quien falló fue el presidente de Pdvsa, Rafael “Dojo-Dojito” Ramírez, quien en 10 años ha sido incapaz de desarrollar la industria gasífera que debería alimentar las eventuales plantas termoeléctricas a gas de uso continuo y menos contaminantes. En cambio, en los últimos 4 años se dedicó con fruición a contratar a “dedo” con sus “Sociolistos” costosísimas plantas termoeléctricas que funcionan con diesel y a las que tampoco surte oportunamente con el preciado, importado y contaminante combustible.

Con amigos así, ¿para qué enemigos?

En honor a la verdad -y siendo cínicos-, habría que decir que el el negligente “Dojo-Dojito” les echó tremenda vaina al desmerecer y contradecir en los hechos la propaganda millonaria que los “Bolichicos Derwick” gastan en Internet en autopromoción. Y no solo, la demanda incoada por Otto Reich contra “Bolichicos Derwick” ha puesto al descubierto al máximo autor intelectual y material de la corrupción corporativa en Venezuela: el “Dojo-Dojito”. Hasta el tenebroso FBI tiene los ojos puestos sobre ellos. El “Dojo-Dojito” también está poniendo en peligro los planes de expansión de los “Bolichicos Derwick” hacia Chile y España. Ahora éstos no solo cargan con la mala fama propia, sino también con la del ministro de la “pava siriaca”. Como diría Cantinflas: ¡No me ayudes tanto, compadre!

Algunas lenguas de doble filo aseguran que está en peligro la sociedad de los “Bolichicos Derwick” con “Dojo-Dojito” porque, si bien éste les ha traído jugosas y fáciles ganancias compartidas, los escándalos de corrupción que permanentemente envuelven y persiguen a “Dojo-Dojito” les ha truncado definitivamente el futuro en el mundo corporativo como los brillantes empresarios eléctricos que soñaban ser, justamente ahora cuando cada uno de los socios cuenta con el suficiente “capital semilla” para iniciar nuevos proyectos durante las próximas 69 generaciones.

No es justo. Los “Bolichicos Derwick” pensaban sanear su nombre dedicándose al trabajo honesto y al parecer ello ya no será posible. Tendrán que seguir juntos aunque ahora lo tengan en duda. Lamentablemente tienen que calárselo, aunque éste sea tan inepto y su fama siempre lo preceda, porque el “Dojo-Dojito” es el paganini que en Venezuela parte, reparte, comparte y se queda con la mejor parte. ¡’Na guará!

Artículos recientes de Loctar Ovencraft
Artículos anteriores (2006-2012) de Loctar Ovencraft
E-maillocoven@gmail.com

Leave a Comment

Complete la operación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.