Gobierno mendicante (I)

Rafael Ramírez y Bernard Mommer en la OPEP, dos de los profesionales en desprofesionalizar la “nueva PDVSA” y ejecutores del mayor crimen contra Venezuela cual fue descapitalizarla de sus centenarios conocimientos petroleros.

Rafael Ramírez y Bernard Mommer en la OPEP, dos de los profesionales en desprofesionalizar la “nueva PDVSA” y ejecutores del mayor crimen contra Venezuela cual fue descapitalizarla de sus centenarios conocimientos petroleros.

 
El pueblo, como siempre, es el destinatario de los daños sociales y económicos causados a la Nación por un establo de pranes notariados y piratas de la Energía

 

Víctor J. Poleo Uzcátegui / Soberania.org

Victor_Poleo_1El “pensamiento petrolero revolucionario” desplegó en Viena-Moscú-Teherán-México, urbi et orbi, sus indigencias conceptuales (Bernard Mommer) y sus carencias políticas (Ali Rodríguez Araque y Rafael Ramírez), para finalmente alcanzar el zénit de su roadshow durante la 2da reunión ordinaria 2014 de la OPEP.

La inútil pretensión revolucionaria, anti-gravitacional, de “elevar” a $100 el precio del barril dió lugar al siguiente diálogo imaginario entre el Adelantado Dojito y Fadhil Al-Chalabi (Baghdad, Irak, 1929), legendario ex Secretario General de la OPEP 1983-1988 y autor de un libro-joya sobre formación de los precios del petróleo:

Dojito:

—”…Es que mi Comandante Eterno me dijo que el ‘precio justo’ del barril debe ser $200 y ahora, post-mortem, nosotros los causahabientes de la revolución bolivariana consideramos ‘deseable’ un precio de $100, una rebajita pues … y eso que por ahí la banca internacional que nos mide dice que aún $150 no saciarían la voracidad bolivariana…”.

Al-Chalabi:

—”Eternos son sólo los mercados y en los mercados petroleros no hay tal cosa como ‘precios justos o deseables’. Por demás, la voracidad rentista es propia de gobernantes enfermos, una historia bien conocida de pueblos azotados por tiranuelos, tales los casos de Saddam (+2006) y Muamar (+2011)”.

Dojito:

—”¡Ay, yo no sé! … pero es que eso de $100 también me lo dijo mi gobernador ante la OPEP, Doktor Mommer…”.

Al-Chalabi:

—”¿Mommer o Momo?, ¿acaso ese mercenario que es rey de los tuertos en el país de los ciegos? (o viceversa)”.

Dojito:

—”¡Ay, pero bueno! … si sólo supiera Ud. los logros de la revolución bolivariana…  se los voy a contar …”.

Al-Chalabi:

—”Ciertamente los conozco y ellos son el arquetipo de cómo no asignar la renta petrolera, criminalmente predada para destruir la industria de la Energía (petróleo/gas/electricidad) y sembrar pobreza descoyuntando la Economía… y ¿quieres ahora financiar tu estado fallido a cambio de sacrificar los intereses de las naciones OPEP?. Las miserias de tu argumentación son vergüenza y humillación para la Nación que dices representar”.

Desde el Embargo Árabe (1974) es ésta la tercera oleada rentista, ya relativamente menguante y tal vez sea irrepetible a futuro. El gobierno dojito se condena ahora a mendigar su supervivencia en los mercados internacionales de capitales de salvataje (los hermanitos Lazard), a hipotecar aún más el Orinoco con la China prestamista, a vender el Salto Ángel, a liquidar los activos internacionales petroleros (Citgo con impugnación de ConocoPhilips), …en fin. El pueblo, como siempre, es el destinatario de los daños sociales y económicos causados a la Nación por un establo de pranes notariados y piratas de la Energía.

Precios del petróleo

Venezuela no dicta el nivel mundial de los precios del petróleo. Dicta precios quienquiera sea el exportador dueño de los siguientes cuatro atributos:

1.- Los más bajos costos de extracción del barril y los de Venezuela son hoy cinco veces los del Saudita ($5/b);

2.- Las mayores reservas probadas de crudos y las de Venezuela son unos fabulados 270.000 millones de barriles en el Orinoco, si bien tantos como los del Saudita pero de una química hostil que no avizora hoy mercados por vía de crudos sintéticos o mejorados, salvo apenas por gracia de combustibles termoeléctricos (Orimulsión), una opción asesinada por Alí Rodríguez y B. Mommer en 2003;

3.- Ausencia de restricciones financieras y nos ocurre que Venezuela acumula hoy ca. $350 mil millones en deudas internas e internacionales (equivalente al PIB anual), en contraste con las reservas fiscales de $2 millones de millones acumuladas por Sauditas y sus aliados del Golfo (Kuwait, Qatar, Emiratos); y

4.- Capacidad para desequilibrar la ecuación Oferta = Demanda a muy corto plazo y sólo la Alianza del Golfo puede añadir/retirar ca. 4 millones de barriles/día a voluntad, mientras que Venezuela  exhibe capacidad para perder 1 millón de barriles/dia en 10 años y no para aumentar su producción/refinación, gracioso legado de Alí Rodríguez, R. Ramírez, B. Mommer, A. Silva Calderón, A. Chávez, E. Delpino et al., profesionales en desprofesionalizar la “nueva PDVSA” y ejecutores del mayor crimen contra Venezuela cual fue descapitalizarla de sus centenarios conocimientos petroleros.

OPEP

La OPEP de hoy no es la OPEP de la era Yamani (1962-1986). Ya desde 2002 la OPEP no dicta precios en solitario, es un aquelarre sobreviviente al original de disímiles culturas, religiones e intereses geopolíticos. De aquella reunión en Doha-2002 convocada entonces por los Sauditas (sin participación del resto de las naciones OPEP), el dictum del nivel mundial de precios del petróleo (y de la energía, por extensión) es decisión colegiada de los capitales energéticos globales y de los gobiernos de las potencias occidentales (G8). Cambiando lo poco cambiable, el acuerdo de Doha-2002 es una suerte de Acuerdo de Achnacarry (Escocia, 1928), esta vez para abrir espacios a nuevas energías y tecnologías, consolidando así el poder global de los capitales energéticos anglosajones.

El inducido cambio en la matriz energética global del siglo XXI ha sido sólo posible por la conjunción entre “altos” precios del petróleo y la materializada acumulación de capitales por gobiernos y corporaciones en beneficio de conocimientos y tecnologías ajenas (fracking), de dinámicas de reemplazo y sustitución del petróleo por gas natural y por líquidos del carbón y del gas.

2015

Son tiempos de “períodos especiales”, para así igualarnos a la Cuba que parasitó a la exURSS y luego a Venezuela, a su vez la neo-parásita de sub-imperios asiáticos. El “pensamiento petrolero revolucionario” atesora las claves para decodificar los crímenes del Socialismo XXI.

Víctor J. Poleo Uzcátegui | Ing. Mecánico (UCV, 1969). MSc in Economics (London School of Economics). Investigación doctoral en modelos matemáticos para la formación de precios del petróleo (Energy Research Unit, proyecto entre British Petroleum y Queen Mary College, London University, 1979-1985). Investigador invitado en el Secretariado OPEP (Viena, 6 meses durante 1983-1985); en el Instituto de Investigaciones Nucleares de Julich (Kernforschunganlage), Alemania Federal, 1986; en el Canadian Energy Research Institute, Calgary, Alberta, 1988. Profesor de escalafón (1974), post-grado en Economía Petrolera, Facultad de Economía y Ciencias Sociales, Universidad Central de Venezuela. Director General de Electricidad en el Ministerio de Energía y Minas, 1999 a Junio 2001; ídem Electrificación del Caroní (CVG-EDELCA).
Artículos recientes de Víctor J. Poleo Uzcátegui
Artículos anteriores (2002-2012) de Víctor J. Poleo Uzcátegui
• E-mail
: vpoleo@gmail.com

Leave a Comment

Complete la operación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.