Libro: La ruina de la democracia

La Democracia es el gobierno de las mayorías, pero también lo es garantizar los derechos de las minorías. No hay democracia sin garantías para las minorías.

“La Democracia es el gobierno de las mayorías, pero también lo es garantizar los derechos de las minorías. No hay democracia sin garantías para las minorías”, Luis Almagro.


 
La ruina de la democracia – Algunas consecuencias (Venezuela 2015)

 

Allan Brewer Carías / Soberania.org

Alla_Brewer_Carias_1

La democracia en Venezuela está en ruinas, consecuencia del desgobierno que durante quince años condujo al país en nombre de una supuesta revolución que comenzó desde cuando Hugo Chávez y su hueste militar (hueste en la cual se colaron algunos civiles serviles) asaltaron el poder en 1999, usando los instrumentos de la democracia pero para precisamente destruirla como régimen político representativo. Como lo destacó Luis Ugalde SJ:

“El equívoco en Venezuela es que el Régimen llegó por vía democrática y logró hacer creer al mundo que actuaba democráticamente con el maravilloso objetivo de acabar con la pobreza. A mitad de camino trató de cambiar la Constitución por otra a la medida de sus propósitos dictatoriales y, aunque en 2007 fue derrotado con los votos, continúa anticonstitucionalmente.”

La consecuencia de ello es que ninguno de los elementos ni componentes esenciales de la democracia definidos en la Carta Democrática Interamericana tiene ya aplicación ni vigencia en nuestro país; ese mismo país que otrora fue ejemplo de funcionamiento de un sistema democrático representativo, que además de haber defendido a la democracia en el Continente, tanto acogió y protegió a los perseguidos políticos de las dictaduras militares de otros países, entre ellas las de Argentina, Chile y Uruguay. Ello, al menos, debió haber generado un mínimo de solidaridad de los gobiernos de los países latinoamericanos en relación con lo que le ocurre a un pueblo que ahora está inerme, vandalizado por un gobierno despilfarrador de la riqueza más grande que gobierno alguno haya podido haber recibido en corto tiempo, y que en lugar de haber logrado con ella el desarrollo social, ha convertido al pueblo en una masa más miserable y sin derechos, desprovista incluso del elemental valor humano al trabajo, reducida a la ilusa esperanza de recibir dádivas de un aparato burocrático corrupto e incompetente.

En el país, en definitiva, los valores de la democracia desaparecieron para el gobierno, y con ello, los derechos ciudadanos, al punto de que quien ejercía la Presidencia de la República no tuvo otra cosa que decirle a los venezolanos, ante la posibilidad que el gobierno pudiera perder la mayoría parlamentaria en la Asamblea Nacional en las elecciones de diciembre de 2015, que no fuera la amenaza de que “Venezuela entraría en una de las más turbias y conmovedoras etapas de su vida política” en la cual “no entregaríamos la revolución y la revolución pasaría a una nueva etapa,” consistente en que gobernaría “con el pueblo, en unión cívico militar,” y “con la Constitución en la mano” echaría adelante “la independencia de Venezuela cueste lo que cueste, como sea;” agregando que: “quien tenga oídos que entienda, el que tenga ojos que vea clara la historia, la revolución no va a ser entregada jamás, escuchen.”

Allan_Brewer_Carias_La_ruina_de_la_democracia_1Por ello, seguramente, ante la misma perspectiva de la perdida de las elecciones parlamentarias, semanas antes le dijo a los venezolanos: “Prepárense para un tiempo de masacre y de muerte si fracasara la revolución bolivariana, prepárense…”. Con esto, para el que pudiera tener dudas, quedó claro que se trataba de un gobierno que no creía en la alternabilidad republicana ni en los derechos de las minorías, y para el cual la pérdida del control del poder lo único que podía provocar era “masacre y muerte.”

Una expresión más bárbara de parte de un Jefe de Estado ante la perspectiva de poder perder la mayoría parlamentaria en unas elecciones, es ciertamente muy difícil de encontrar, siendo lo dicho, la verdad, la negación más absoluta de la democracia. Si alguien quería pruebas de la barbarie, ésta ciertamente es una prueba más, irrefutable, pública y notoria.

Quizás por ello, el Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, le recordó a uno de los responsables de la destrucción de la democracia en Venezuela, en carta abierta de 17 de septiembre de 2015, refiriéndose sin duda a la “revolución bolivariana” en nombre de la cual se niega la alternabilidad y lo que se promete es “masacre y muerte,” y respondiéndole a quien “parece no comprender la importancia del respeto a las minorías y lo importante que es que un gobierno le dé garantías a esas minorías,” que:

“ninguna revolución puede dejar a la gente con menos derechos de los que tenía, más pobre en valores y en principios, más desiguales en las instancias de la justicia y la representación, más discriminada dependiendo de dónde está su pensamiento o su norte político. Toda revolución significa más derechos para más gente, para más personas.

La Democracia es el gobierno de las mayorías, pero también lo es garantizar los derechos de las minorías. No hay democracia sin garantías para las minorías. […] Hay algo que está por encima de cualquier comunidad ideológica, son los valores republicanos esenciales, de los cuales no podemos prescindir en ningún pensamiento, porque hacen al derecho de los pueblos y hacen a las garantías que les debemos a cada uno de los
ciudadanos y ciudadanas.

[…] La justicia que debemos construir tiene que sostenerse en la ley, y debemos sostener las leyes en la dimensión ética de los principios que surgen de la acción moral. Todos los que están agobiados por la injusticia deben ser nuestros protegidos. Y no habrá ninguna razón para que nos callemos ante eso, cuando falten garantías del debido proceso, cuando haya denegación de justicia o cuando existan condiciones infamantes.”

Este libro contiene precisamente diversos trabajos redactados hasta octubre de 2015, antes de la realización de las elecciones parlamentarias de diciembre de este año, en los cuales analizo algunos hechos y actos políticos e institucionales de mayor relevancia ocurridos en Venezuela, producto precisamente de la ruina de la democracia, de la ausencia de justicia, de la destrucción de los valores del debido proceso, de la persecución y discriminación ideológica y de la política de aniquilamiento de las minorías. (Sigue… Abajo los links para descargar gratuitamente el libro completo en formato PDF)

“Les ruego que le den la difusión que estimen”, Allan Brewer-Carías

Allan Brewer Carías | Profesor de la Universidad Central de Venezuela.

Leave a Comment

Complete la operación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.