PDVSA debe responder ante el país

A partir de 2008, las operaciones y por ende el barril, se han encarecido de forma exponencial en cerca del 400% de acuerdo al informe de gestión mismo de PDVSA.

A partir de 2008, las operaciones y por ende el barril, se han encarecido de forma exponencial en cerca del 400% de acuerdo al informe de gestión mismo de PDVSA.


 
PDVSA irá hacia un gradual pero continuo endeudamiento que la hará cada vez menos solvente y muy posiblemente menos venezolana

 

Einstein Millán Arcia / Soberania.org

La inusitada alza del barril que arranca precisamente con el fracaso de la más reciente reunión de la OPEP celebrada en Doha el pasado mes de abril, encontró a una PDVSA con muy poco poder de maniobra, inerte e insípida; una PDVSA hambrienta de recursos. Una mezcla mortal, no solo para la empresa en sí, sino para el país y sus habitantes, al ser ésta hoy día la abastecedora de casi el 97% de los ingresos en divisas del país. PDVSA no solo pierde producción a pasos agigantados, sino que también pierde oportunidades de capitalizar ganancias claves para el país, en momentos en que la sequía de divisas se torna demoledora.

Elementos coyunturales inesperados como la huelga de trabajadores en Kuwait, los crecientes enfrentamientos en Libia, los incendios forestales en Alberta, el cierre de campos al norte de Irak, y la caída de la producción de esquistos, restaron importancia al deprimente desenlace de la reunión entre miembros de la otrora poderosa OPEP. Estos elementos junto a la cercanía del verano en los países del norte, han impulsado temporalmente al barril (WTI) hacia el umbral de los US$47.

 

Petroleo_precio_WTI_mayo_2016

 

Al momento de escribir esta nota, a pesar de que los elementos de fondo que distorsionan los mercados a la baja aun prevalecen, el barril experimenta un alza transitoria de precios, dominado no por el barril físico, sino por el barril electrónico. La proyección del crecimiento económico global muestra en el 2016 cierto grado de recuperación por encima del 3.2% comparado con un 2.8% hace 12 meses, apalancada por un impulso proveniente de India y en menor nivel de China. La demanda para 2016 apunta hacia los 94.2 MMBD, desde 92.9 MMBD en 2015. Pero confirmando que aun la sobreoferta persiste, para el cierre de abril’16, los mercados se alimentaban con excedentes que sumaban 95.4 MMBD.  En el ínterin, mientras la producción de esquistos en los EEUU se sigue debilitando “por ahora”, Kuwait, Irak, KSA y EAU continúan apalancando su producción y nivel de actividad, acelerando la oferta OPEP hacia los 32.5 MMBD; sin contar con los intangibles de Libia e Irán. La oferta de crudo en los mercados apunta hacia una continua y sostenida saturación al menos hasta el mediano plazo.

Entre mediados de marzo y abril’2016, la producción proveniente de Irak e Irán se elevó en 200 MBD y 150 MBD respectivamente, mientras Venezuela continuaba cuesta abajo. Kuwait y KSA anuncian aumento de su potencial de producción. El primero apunta hacia 4 MMBD para 2020, mientras que el segundo se prepara para llegar a 11.5 MMBD en el muy corto plazo. El dólar seguirá la tendencia a fortalecerse durante 2016 y 2017 y las economías de la zona euro continuarán de bajo perfil, influyendo aun más al debilitamiento del barril.  

Desde la fecha de reunión de la OPEP en Doha, hasta el cierre de la primera semana de mayo, la producción de crudo en los EEUU se abatió en 175.000 B/D. Sin embargo, actualmente el precio de referencia del WTI se acerca peligrosamente a un nivel tal que le podría permitir a los productores independientes más prolíficos cierto grado de rentabilidad y recobro de capital en sus operaciones, ya que a partir precisamente de los 46-48 US$/Bbl (WTI) sus operaciones ya comienzan a reportar retornos positivos de capital en el segmento más productivo de dichos productores, mientras que a partir de los 58-60 US$/Bbl se activaría el resto de los operadores menos eficientes.

 

Petroleo_precio_WTI_2014-2016

 

A menos que ocurra un evento geopolítico inesperado, los países GCC se asegurarán de mantener los precios del barril a un nivel tal que inhiba el resurgimiento del esquisto. El escenario para el mediano plazo y muy seguramente el largo plazo, con los cada vez más sólidos indicios de fuentes cada vez mas rentables de energía alterna, señala un camino para los precios del barril que no excederá los US$55-$65, pero en el muy corto plazo todo indica un nuevo desplome del barril y quizá un súbito retorno a niveles que rondan los $35.

En la próxima reunión del mes de junio en Viena, la OPEP tendrá que mostrar unidad y tomar medidas de fondo para evitar tal desplome. Pero indefectiblemente, la influencia de la OPEP es vista crecientemente desde afuera como segmentada, fugaz y desarticulada; dominada cada vez más por los mercados de inversión. Los liderazgos de los países productores seguirán en consecuencia aumentando los niveles de exigencia de sus industrias, haciendo cada vez más énfasis en la captación oportuna y segura de mercados con base a la eficiencia de costos. Los mercados estarán signados por una industria que aparte de ser eficiente y productiva, sea más confiable, técnicamente capaz e innovadora y sobretodo financieramente sólida. La industria petrolera del futuro será una industria más esbelta en fuerza hombre, más exigente, más competitiva y más organizada.

En este sentido, pareciera que PDVSA tuviese no solo la magnitud errada, sino también la dirección y sentido opuestos. Mientras empresas como KOC ó ADNOC producen 2.7-2.8 MMBD con menos de 8.000 empleados, salarios y beneficios envidiables y un galopante plan de investigación y desarrollo, PDVSA mantiene una abultada y subvalorada nomina de 140.000+ empleados para desarrollar una producción aun inferior. Mientras KOC y ADNOC se centran en el negocio y generan un rendimiento de más de 300 B/D por cada empleado, PDVSA se dispersa crecientemente y lo hace a menos de 20 B/D por empleado; un 6.6% en comparación con aquellas. Mientras PDVSA disminuye considerablemente su participación en eventos tecnológicos internacionales, aquéllas estimulan la partición activa de su personal, así como el nivel de exigencia. Mientras KOC y ADNOC buscan incrementar su capacidad instalada de refinación y su expansión aguas abajo, PDVSA hace exactamente lo contrario o se embarca en negocios cada vez más cuestionables desde el punto de vista de rentabilidad, como lo es el caso de la obsoleta refinería de Aruba antiguamente operada por Valero.

En toda empresa petrolera los campos y yacimientos maduran y la producción unitaria tiende a disminuir naturalmente, sin embargo, en toda empresa petrolera se deben paralelamente optimizar y ajustar hacia adelante, tanto la estructura, como los procesos y los costos.

 

Pdvsa_Pozos_Activos_Productividad_2007-2014

 

La nueva PDVSA demostró durante el lapso 2002-2008, que es posible optimizar los procesos y además elevar la productividad con mínimo recurso. Pero a partir de 2008 la historia se tornó diametralmente opuesta. PDVSA pasó de producir 3.3 MMBD en 2008 a 2.7 MMBD en 2015, aun bajo una intensiva exposición de capital y sobretodo bajo un galopante incremento del gasto de operación, el cual se catapultó a unos US$25.000 millones al cierre de 2014 desde unos US$15.000 millones precisamente en 2008. A partir de 2008, los logros alcanzados luego del paro, sufrieron un mortífero revés. Nuestros yacimientos fueron diezmados y sobreexplotados, ocasionando el rápido abatimiento de la producción.  A partir de 2008, las operaciones y por ende el barril, se han encarecido de forma exponencial en cerca del 400% de acuerdo al informe de gestión mismo de PDVSA.

Según datos oficiales, la cadena de valor aguas abajo presenta también un claro deterioro, en donde PDVSA cede consistentemente espacios en su capacidad instalada de refinación global, al pasar de 3.1 MMBD en 2008 a menos de 2.8 MMBD en 2014. En ese mismo lapso y a la par con la mengua en la producción de crudo liviano mediano (L/M) iniciada en 2008, PDVSA redujo el suministro de crudos a dichas instalaciones al pasar de 2 MMBD en 2008 a 1.5 MMBD en 2014, siendo la situación aun más crónica en la actualidad.

 

Pdvsa_Capacidad_Suministro_Eficiencia_Refinacion_1998-2014

 

Tal y como está, PDVSA se enfila invariablemente hacia un mayor deterioro en su producción y procesos; así como hacia una desmejora en su posición competitiva global; prácticamente dependiendo de un milagro que dispare la demanda y disminuya la oferta para su supervivencia. PDVSA se verá cada vez más disminuida e impedida para posicionarse como suplidor confiable y para enfrentar los restos naturales de un mercado cada vez más complejo y exigente. PDVSA irá hacia un gradual pero continuo endeudamiento que la hará cada vez menos solvente y muy posiblemente menos venezolana.

Si los efectos del paro petrolero causaron un daño patrimonial al país equivalente a unos US$19.000 millones y se ha exigido juzgar a quienes se les endilga tal responsabilidad, ¿entonces quien asume la responsabilidad ante la justicia y ante los venezolanos por la incalculable pérdida de patrimonio que ha estado sometida PDVSA desde 2008? Quien responde por:

  • ¿El mal uso de los dineros de los venezolanos particularmente desde 2008 hasta la fecha en PDVSA?
  • ¿La pérdida masiva de producción de petróleo estimada en más de 500.000 B/D desde 2008 hasta la fecha?
  • ¿La pérdida de alrededor de 900.000.000 pie cúbicos de gas por día de producción en PDVSA GAS ANACO efectiva desde 2008?
  • ¿El deterioro agravado de la mayor porción de todas las instalaciones e infraestructura de PDVSA tanto aguas abajo como aguas arriba?

El valor monetario de todos estos segmentos arriba señalados es de muy sencilla estimación. Su magnitud relativa fácilmente superaría varios trillones de dólares (US$ x 1012) solo en términos de producción desaparecida. Lo grave de esta situación no es solo que esté sucediendo, sino que no se tome acción correctiva alguna a la luz de estos contundentes hechos.

Einstein Millán Arcia | Experto Internacional en Petróleo y Gas Upstream / Estudios de Especialización a nivel de doctorado en flujo de fluido en medios porosos – The University of Oklahoma, 1991 / Master of Science Petroleum Engineering – The University of Oklahoma, 1990 / Ingeniero de Petróleo (UDO – 1979)
Artículos recientes de Einstein Millán Arcia
E-mail: emillan7@hotmail.com
• Twitter
: @EinsteinMillan
 

Leave a Comment

Complete la operación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.