¿Cuánto cuesta luchar por este país, Venezuela?

La expectativa del mercado suramericano del aluminio prevé para el año 2020 un déficit de aluminio primario y eso incrementará el precio unitario del aluminio, así los zares del aluminio tendrían un magnifico negocio el cual no desean compartir con nadie.

La expectativa del mercado suramericano del aluminio prevé para el año 2020 un déficit de aluminio primario y eso incrementará el precio unitario del aluminio, así los zares del aluminio tendrían un magnifico negocio el cual no desean compartir con nadie.


 
¿Por qué las trasnacionales tendrían interés en impedir que ese contrato se llevara a cabo, si ya estaba aprobado por la Junta Directiva de Alcasa?

 

Moisés Pauling / Soberania.org

Muchos son los esfuerzos que se han hecho por Venezuela, para verla nacer, crecer y mantenerse en la senda eterna de ser una república independiente ¿Pero, luchar por qué? ¿Acaso no sería lícito pensar que el país que uno ama, donde nació y ha crecido se gana el derecho a salir adelante sin tener que luchar? Es una pregunta ingenua con una respuesta compleja.

Nuestros libertadores lucharon por hacer realidad a Venezuela; dieron su vida por esa causa. Ellos lucharon contra agentes externos para lograr la consolidación de la Primera República. Sin embargo, ese esfuerzo no fue suficiente. Los enemigos de aquel entonces, continuaron en su esfuerzos por retomar al país como su colonia. Y hubo otras luchas, historia ya conocida; y aún tenemos que seguir luchando contra el enemigo acechante.

La realidad venezolana está signada por un detalle: es la de un país preñado de riquezas naturales como muy pocos en el mundo lo que siempre ha despertado y despertará la codicia de fuerzas nacionales y extranjeras. Eso por lo visto nos llevará a una lucha eterna que algún día se verá disminuida cuando los venezolanos veamos a nuestro país con la visión que nos encomendaba el Padre de la Patria, Simón Bolívar: Unidad, unidad, unidad.

Para alcanzar esa visión debemos sembrar entre nosotros el germen de la madurez ciudadana, con sentido de pertenencia, que haga que nos duela o interese lo que le pase a Venezuela. Mientras tanto, seremos grupos remando unos contra otros, mientras el país se queda en un solo sitio o se hunde.

Haciendo investigación de la historia reciente hemos conseguido un caso digno de un betseller. Uno que sería capaz de arrugar el corazón más sensible y de encolerizar el genio nacional.

…Transcurría el año 2007, Guayana navegaba en aguas tranquilas, pero sus empresas básicas se aproximaban a una necesaria revisión de sus potencialidades. Todas, Sidor, Ferrominera, Minerven y las empresas del aluminio (Alcasa, Venalum, Bauxilum, Carbonorca) requerían una revisión de su situación para seguir siendo competitivas en el mercado nacional e internacional y para ser una alternativa robusta capaz de fortalecer la economía nacional al lado de nuestro tradicional recurso: el petróleo. La historia temprana ha confirmado que esto era y es una real necesidad.

Una de esas empresas, CVG Alcasa, dio un paso al frente. Su junta directiva decidió actualizar tecnológicamente su planta e incrementar su producción, precisamente para ser rentable. Por ello decidió invitar a empresas nacionales e internacionales a un proceso de selección para que una de ellas se dedicara a lograr ese objetivo. Empresas como Glencore, la cual fue posteriormente desestimada por razones desconocidas, China Cam, Global Resources y Sumtex (la única nacional) fueron invitadas a ese proceso. Para orgullo patrio, la empresa nacional, Sumtex, S.A. recibió el honor y la responsabilidad de asumir el reto planteado. No faltaron las trasnacionales que intentaron comprarle a Sumtex el contrato, pero esto no estuvo presente en los planes de esa empresa. El 27 de noviembre de 2007, Sumtex, S.A. firmaba el contrato con CVG Alcasa.

Sumtex, S.A. es una empresa venezolana dirigida por un joven, talentoso y prestigioso empresario del estado Anzoátegui. Se trata de Bernardo Sebastián Zerpa Delgado, quien es su presidente y es un emprendedor desde muy joven, que ha estado entregado en esa lucha de siempre, a la que me refería en un comienzo. Entrega, para aportar al país lo mejor de sí, con la visión que lleva inculcada desde su niñez: la unidad de los esfuerzos de los venezolanos para lograr un país digno de ser respetado por cualquiera.

Siempre la empresa estuvo presta a iniciar los trabajos que se le habían encomendado y de hecho muchas fueron las veces que estructuró el financiamiento para llevar a cabo los mismos. Sin embargo, tuvo que enfrentar la gestoría de trasnacionales que no estaban dispuestas a permitir que dicho contrato arrancara y las cuales, utilizaron los servicios de cipayos que siempre estuvieron prestos presuntamente a servirles por prebendas bien verdes, muy apetecidas.

Lo que en un principio fue una hermosa responsabilidad para Sumtex y para su presidente, Bernardo Zerpa, se fue convirtiendo en un pesado fardo, originado en los ataques y en las campañas difamatorias que provenían de esa dos fuentes: las trasnacionales y sus cipayos. No obstante, el temple y coraje de este venezolano, hizo resistencia más allá del límite para oponerse a estas gestiones anti-venezolanas que se convirtieron en una verdadera guerra, de la cual quien más perdió fue la República.

CVG Alcasa, y por lo tanto el país, perdió entre 2007 y 2016 más de tres mil millones de dólares de los Estados Unidos de América, por estas gestiones que impidieron que Sumtex pudiese iniciar los trabajos que tenían como objetivo rescatar la capacidad de producción de la planta existente, es decir, de ciento setenta mil toneladas métricas anuales de aluminio primario; y, la incorporación de doscientos treinta mil toneladas anuales del mismo metal. Antes por el contrario, CVG Alcasa perdió el ochenta y nueve por ciento de su capacidad productiva instalada… La carpeta que archiva las innumerables cartas dirigidas a todas las instancias, pesan más de cinco kilogramos, un sinfín de cartas que sobrepasa las quinientas.

Durante un tiempo el Registro Nacional de Contratistas (RNC) tuvo la osadía de traspapelar y torpedear la actuación de Sumtex, sin que para ella luciera razonable; al menos, no había una causa razonable. No tardó mucho es conocerse que esta institución también estaba en la jugada de bloquear el inicio de los trabajos. !Insólito! pero cierto, una institución del Estado se prestaba a un juego macabro contra una empresa venezolana que terminaba por perjudicar el patrimonio nacional. Se supo con pruebas en la mano, que el presidente de CVG Alcasa, en carta dirigida al RNC le observaba a esa institución que él no reconocía la existencia del contrato y que todos esos documentos eran falsos. Hay que tener una motivación y un interés personales muy grandes para atreverse a dar ese paso, que fácilmente podía ser derrumbado. En ese sentido el RNC tuvo la osadía sin escuchar, la otra campana, de suspender a la empresa y atreverse a pasar el caso a la Fiscalía General de la República porque presuntamente se estaba cometiendo un delito contra la nación (ver Providencia anexa).

No fueron muchos los días que pasaron para alcanzar a verlos quedar muy mal parados; y, que la persona que fungía como Director de esa institución, saliera despedida por falsear la verdad y al mismo tiempo dejar en entredicho la aseveración del infausto presidente de CVG Alcasa. En algún momento el brazo largo de la justicia los alcanzará, como igual pasará con aquellos personajes que presuntamente recibieron muchos dólares para que bloquearan el desarrollo del contrato CVG Alcasa-Sumtex, acción que, como ya lo mencioné le ha costado al erario público, más de tres mil millones de dólares americanos, sin todavía haber podido arrancar la obra, como consecuencia de dicho bloqueo. Forzosamente el nuevo director del RNC tuvo que dejar SIN LUGAR todas las acciones que se habían intentado contra SUMTEX y reconocer, mediante Providencia (Anexa) que el contrato CVG ALCASA – SUMTEX si existe, está vigente y que toda la información suministrada por SUMTEX, era y es veraz.

Así como esta historia increíble, hay otras, todas ellas presuntamente rodeadas de fuertes sumas de dinero desembolsadas por trasnacionales para evitar el arranque de las obras.

Se preguntaría cualquier ciudadano, pero y ¿por qué las trasnacionales tendrían interés en impedir que ese contrato se llevara a cabo, si ya estaba aprobado por la Junta Directiva de Alcasa? Sencillamente porque la expectativa del mercado suramericano del aluminio prevé para el año 2020 un déficit de aluminio primario y eso incrementará el precio unitario del aluminio, así los zares del aluminio tendrían un magnifico negocio el cual no desean compartir con nadie. Y una Alcasa activa y recuperada en ese mercado, sería un competidor muy poderoso. Por lo tanto, chatarrizada, podría ser rematada como “gallina flaca”, adquirida por las trasnacionales y así tenerla bajo su total control; una movida similar a la que intentaron hacerle en 1999-2000 a CADAFE, desde el antiguo Fondo de Inversiones de Venezuela.

Así las cosas, estamos frente a un joven empresario que ha demostrado con creces, cuanto se puede servir a los intereses de la nación y por ello, ser capaz de soportar el vilipendio que ha sido diseñado en los laboratorios de la guerra sucia con el fin de detenerlo, para de seguidas, perjudicar al país. Enhorabuena por contar con venezolanos como Bernardo Zerpa junto a un grupo profesional multidisciplinario de vasta experiencia que lo apoya y respalda; y, con empresas como SUMTEX, S.A.

Anexo – Providencia del Registro Nacional de Contratistas (RNC)

Venezuela_Servicio_Nacional_de_Contrataciones_1

Venezuela_Servicio_Nacional_de_Contrataciones_2

Venezuela_Servicio_Nacional_de_Contrataciones_3

Venezuela_Servicio_Nacional_de_Contrataciones_4

Venezuela_Servicio_Nacional_de_Contrataciones_5

Venezuela_Servicio_Nacional_de_Contrataciones_6

Venezuela_Servicio_Nacional_de_Contrataciones_7

Venezuela_Servicio_Nacional_de_Contrataciones_8

Venezuela_Servicio_Nacional_de_Contrataciones_9

Moisés Pauling | Analista.
Artículos recientes de Moisés Pauling
Artículos anteriores (2003-2009) de Moisés Pauling

Leave a Comment

Complete la operación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.