Venezuela: ¿Quién manda aquí?

La imagen de once gobernadores militares, más uno, mantendría vivo el mito de los 12 apóstoles, que más bien parecen los doce del patíbulo.

La imagen de once gobernadores militares, más uno, mantendría vivo el mito de los 12 apóstoles, que más bien parecen los doce del patíbulo.

 
¿Cuál otro funcionario se ha atrevido a tomar una decisión contrariando las órdenes militares?

 

Luis Marín / Soberania.org

Luis_Marin_1

La imagen de once gobernadores militares, más uno, mantendría vivo el mito de los 12 apóstoles, que más bien parecen los doce del patíbulo; pero hay otros, una logia secreta que actúa como buró político del comité central del partido militar que gobierna al país, por encima del PUSV y el chiripero que lo rodea, son la encarnación del Poder Popular.

Lo novedoso no es que se hayan repartido al país como señores feudales, un estado para cada uno, porque eso lo hacen los caudillos desde la independencia para recompensar a sus lugartenientes; sino que ahora por primera vez cuentan con el apoyo del comunismo internacional.

Visto que no hay división de poderes, es complicidad reclamar a jueces accidentales el tomar decisiones que ellos no han tomado sino de las que son meros portavoces; como seguir presionando a las “reptoras” del CNE, como les dicen ahora, para que hagan cosas que ellas no pueden hacer y así sucesivamente.

Pongámoslo de otro modo: imaginen que Tibisay Lucena sale a decir que el Referendo Revocatorio es mañana, con voto manual y transparente, observadores internacionales y todas las maravillas que quiera la MUD. ¿No la sacarían de allí con camisa de fuerza, acusada de contrarrevolucionaria, conspirar contra el gobierno, aliarse con la derecha, el imperialismo y todo lo que se le ocurra al G2?

Es que no se ha llegado a las últimas consecuencias del caso de la juez Afiuni, ¿no la sacaron esposada de su tribunal por tomar una medida perfectamente ajustada a derecho y acorde con las atribuciones del cargo? Pero lo importante de destacar pasados casi siete años es: ¿Quién más lo ha hecho? ¿Cuál otro funcionario se ha atrevido a tomar una decisión contrariando las órdenes militares? Al contrario, los “jueces” obedientes son ascendidos y exaltados a la vista del público, pero, ¿quién lo ve?

“A mí me llevaron los militares. Y allí estaba un capitán, un coronel y un teniente coronel, pero el capitán que estaba conmigo me dijo: mire doctora, yo le voy a decir una cosa: Si la juez le da la libertad, yo no la voy a soltar. Yo tengo órdenes del ciudadano Ministro de la Defensa de llevármela. Así que no esté contando con la decisión de la juez. No se haga ilusiones, si ella decide soltarla yo no la voy a soltar. Yo me la tengo que llevar.” (Chávez me puso presa. Caracas, UCV, 2012, págs. 153/154.)

Ante una situación tan clara, queda un asunto por resolver: ¿Por cuál razón los voceros de la Alternativa Democrática (AD) insisten en pelear con muñecos de paja sin señalar a los dueños del fundo? Si de algo sabe la AD es de quién manda en este país, por eso extraña que no los  identifique ni mencione y aquí no valen las respuestas fáciles.

Los dos caballos de batalla de las respuestas jurídicas y políticas son: el interés y la voluntad. A los dirigentes de la AD les interesa mantener una fachada de instituciones porque con ellas pretenden gobernar en el futuro inmediato y sería muy cuesta arriba ponerse a reconstruir todo el andamiaje institucional del país, aunque hoy esté en ruinas.

La segunda es la voluntad: si se dice y repite que estamos en una democracia, entonces, estamos en una democracia. Pero la voluntad tiene sus límites, que no sólo por decir que “Chávez vive, la lucha sigue”, Chávez va a vivir y la lucha va a seguir.

Así, los comunicadores que usan el adjetivo “bolivariano” para la República se justifican diciendo que así está en la Constitución y ellos la cumplen; pero la Constitución no dice que las FFAA, Guardia Nacional y los demás lo sean, en ese caso, la olvidan. Es una cuestión de voluntad.

Cabe una última posibilidad, que crean realmente que la Repúblicaes” bolivariana como las demás instituciones públicas, lo cual implica una ignorancia simultánea de Historia y de Derecho Público, lo que tampoco es inconcebible, como creer que se va a salir del militarismo sin derrotar la ideología militarista.

Si la sociedad civil quiere emanciparse realmente tiene que superar el paternalismo, como está escrito: “Dejarás a tu padre y a tu madre”. O se libra de la tutela militarista o se resigna a una perpetua minoría de edad, sucumbiendo al complejo de Peter Pan, el niño que nunca jamás crecerá.

El verdadero creador del socialismo no es Marx, Engels o Lenin, como alguna gente cree, sino Walt Disney: fundador de la tierra donde los sueños se hacen realidad.

No es culpa suya si los sueños se transforman en monstruosas pesadillas.

Los pastores de Cadivi

Cuando un panfleto como “Las verdades de Miguel” publica un libelo antisemita es comprensible que el Congreso Judío Mundial, la Liga Antidifamación, la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela, se limiten a protestar discretamente, denunciando un hecho notorio, señalando los tópicos más vulgares, dejando asentado su rechazo por escrito, teniendo siempre la mayor cautela en resguardar a su comunidad y hasta ahí, no se embarcan en especulaciones audaces.

Aunque siempre pueda comprobarse que el antisemitismo tiene un aspecto exculpatorio: alguien que quiere descargarse de una culpa la proyecta sobre los judíos, de manera que resulta imperativo destapar cada manifestación de antisemitismo para ver quién podría estar tratando de esconderse tras el chivo expiatorio judío y esto pasa incluso en Venezuela, un país que nunca había conocido manifestaciones de este tipo, ni siquiera importadas desde España.

En cambio, un lector desprevenido puede leer bajo el título “Los rabinos de CADIVI” (dejando a un lado la foto del judío ortodoxo con sombrero negro que, por cierto, es casi la misma con que el diario El País de Madrid ilustra el libelo Vargas Llosa, pero poniéndole unas gríngolas como si fuera un burro, luego, ya se trata de un tópico universal, como la estrella de David formada con un billete de dólar) lo siguiente:

“GANUZ. Existe un informe (¿?) sobre uso ilícito de divisas por parte de empresas manejadas por israelitas en Venezuela. Mediante esas firmas compraron valores a través del SITME. Los dólares correspondientes fueron transferidos a cuentas personales en los Estados Unidos (1ST. United Bank) y Suiza (EFG Bank). Con esos abonos queda claro que los dólares obtenidos no fueron utilizados para la importación de bienes y servicios. Una cantidad importante (¿?) fue transferida del Banco Mercantil (Venezuela) al Banco Provincial Overseas NV en Curazao. Las empresas pertenecen a ciudadanos de origen israelita.” Miguel Salazar. Viernes 12 al 18 de agosto del 2016.

Y pasar el resto del día preguntándose: ¿de qué me informaron? Esto es una tramoya de conexiones arbitrarias y maliciosas con “israelitas” al principio y al final. Pero, israelita no es sinónimo de judío, alrededor del 20% de los ciudadanos de Israel son árabes. De hecho, pocos son religiosos y tanto menos ortodoxos, como los que representan las fotos de El País y este panfleto, muchísimo menos Rabinos: que es como tomar un sujeto de la mafia italiana, de italiano deducir que es católico, de allí sacerdote, luego al Vaticano: ¡La conspiración jesuita!

El lector averiguador hace lo que cualquiera, pone en su buscador la palabra enigmática “GANUZ” que parece sugerir algo oculto y resulta que te conecta con un articulista de “las verdades del alma” (que deben ser las mismas de Miguel), vinculado a la Unión Juvenil Evangélica Venezolana (UJEV).

Esto tiene más sentido, porque es fama que desde el principio CADIVI ha estado dirigida por militares cuyo segundo distintivo es ser evangélicos. El gran pastor es Edgar Hernández Behrens, que hizo fama por empezar las reuniones de la directiva rezando, encomendando a Dios todo lo que iban a hacer y ¡miren que lo necesitaban! Hasta editó un libro guía: “Dios en la Gerencia y los Negocios”. Su consigna: “Dios va a sanar y limpiar esta tierra”.

Pero yendo al fondo del asunto: todo el mundo vio y  recuerda a Chávez maldiciendo a Israel en cadena de radio y televisión; luego expulsó deshonrosamente a su embajador sin cumplir ninguna fórmula diplomática; estableció relaciones con la ANP y hasta tiene una “embajadora palestina”, no se sabe con qué acreditación diplomática internacional porque ella misma dice luchar por la creación de un Estado que, ergo, no existe.

Si la nota dice que los dólares fueron transferidos a “cuentas personales”, ¿a qué viene el subtítulo “Divisas para Israel”? ¿Cómo puede un régimen manifiestamente antisemita trabajar con y para Israel? Esto no cabe en cabeza sana; pero el antisemitismo es precisamente eso, una enfermedad mental y por lo que se ve, incurable.

Esos sujetos que promueven el boicot contra Israel bajo la consigna “territorio libre del apartheid israelí”, no toman en serio los hechos ni las palabras. ¿Cómo puede alguien por consumir artículos producidos en Israel caer bajo el dominio del “apartheid israelí”? ¿Cómo puede liberarse por no comprar productos israelíes? Esto es un lenguaje mágico, muy propio de la izquierda mundial, que convierte las cosas en palabras y de allí de nuevo las palabras en cosas. PODEMOS acusa a Israel para exculpar a terroristas y narcotraficantes, sus servicios son muy bien remunerados por Irán y Venezuela.

Se pueden revisar millones de páginas de cinco mil años de historia judía sin encontrar mencionada ni una sola vez la palabra “apartheid”. En verdad es un término propio de Suráfrica; pero otra vez el propósito de este libelo es exculpar a los blancos europeos de sus políticas racistas perpetradas en África. Ahora ocurre que el apartheid es israelí.

Lo mismo puede decirse de la “limpieza étnica”, política ejecutada por Slobodan Milosevic y el Partido Socialista de Serbia, una fusión de la Liga de los Comunistas de Serbia y la Alianza Socialista del Pueblo Obrero de Serbia; pero ahora es de Israel.

La segregación racial se implementó en los EEUU y es real: cualquiera podía ver los letreros de “White Only”, como ahora se leen esos letreros en Arabia Saudita que dicen “Muslim Only”, sin que nadie en la izquierda proteste, aunque la violación de las leyes islámicas puede motivar azotes, cárcel, amputaciones y hasta la muerte.

La estigmatización de las personas y productos judíos nunca ha sido racional, ni se corresponde con hechos sino con supersticiones, conjuros y maleficios; generalmente los que denuncian la conspiración judía mundial son ellos mismos conspiradores.

El antisemitismo es un test muy efectivo para detectar la maldad de un régimen y de las personas, porque así como no se puede encontrar ningún gobierno decente que sea antisemita y menos uno antisemita que no sea a su vez una tiranía (el modelo extremo es Hitler, pero también lo eran desde Idi Amin, Kadaffi, Saddam Husseim, hasta Chávez), asimismo puede inferirse que cuando un sujeto es antisemita infaliblemente también es un canalla.

Los antisemitas dicen más de sí mismos que lo que le imputan a los judíos, así ha sido, es y será, siempre.

Luis Marín | Abogado. Profesor de la Universidad Central de Venezuela.
• Artículos recientes de Luis Marín
Artículos anteriores (2007-2012) de Luis Marín
E-maillumarinre@gmail.com
 

Leave a Comment

Complete la operación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.