Margarita, isla de la fantasía

A Margarita, sede de la XVII Conferencia del NOAL, la han querido convertir en la “isla de la fantasía”, con un Tatoo y todo, mirando y señalando al cielo.

A Margarita, sede de la XVII Conferencia del NOAL, la han querido convertir en la “isla de la fantasía”, con un Tatoo y todo, mirando y señalando al cielo.

 

Lo que ha alcanzado es congregar unos 50 Estados parias y dictaduras que se defienden entre ellos

 

Alfredo Michelena / El Nuevo País

Alfredo_Michelena_1

El Régimen calculó mal. Justo en este mes y en esta semana cuando Venezuela ha convocado a los 135 países que conforman el Movimiento de los No Alineados (NOAL) será cuando el CNE -suponemos- dará la fecha de la recolección del 20% de las firmas necesarias para convocar el Referendo Revocatorio (RR) que sacará a Maduro del poder.

Calculó mal, porque ahora los 120 miembros y los 15 observadores del NOAL estarán pendientes de lo que pasa en la casa del anfitrión creándose una gran caja de resonancia que será más importante que las enormes y etéreas resoluciones de estas Cumbres.

A Margarita, sede de la XVII Conferencia del NOAL, la han querido convertir en la “isla de la fantasía”, con un Tatoo y todo, mirando y señalando al cielo. Solo que éste es de bronce y mide unos dos metros. El enanismo es una característica física. La pequeñez no. Para ello el Régimen ha profundizado una represión urbe et orbi. Han arrestado a varios líderes opositores  y otros más han sido citados a la policía política. Además han militarizado la isla, llenándola de policías y militares. Reverol anunció que serían unos 14.000 -14 por Km2. Cerraron la isla e impidieron que la Asamblea Nacional se reuniera en ella como estaba previsto y se prohibió que se le vendieran pasajes aéreos y marítimos a los diputados así como la llegada de aviones y barcos privados  a la isla.

Ese cascarón vacío botado al mar en 1961, para mostrar al mundo que un grupo de países no estaba alineado con ninguno de los bandos en la Guerra Fría, debió hundirse al caer el Muro de Berlín. Pero no fue así. Desde allí ha venido dando tumbos sin claros objetivos y menos claros logros. Lo que ha alcanzado es congregar unos 50 Estados parias y dictaduras que se defienden entre ellos. Un club de totalitarios. Para muestra, sus últimos secretarios fueron los Castro, los egipcios y los iraníes.  A éstos, lo que le ocurre a los venezolanos no les preocupa ni les espanta. En todo caso, ninguno de los invitados tendrá acceso a la prensa libre ni tendrán problemas de abastecimiento de alimentos o de medicinas. Solo disfrutarán la belleza de las playas y paisajes de “La Perla del Caribe”.  Me imagino que habrán limpiado las calles de basura e impedirán las largas colas para comprar comida. Pero sobre todo las manifestaciones en contra del Régimen. Todo al más grotesco estilo cubano.

Ya están escuchando el ruido de las cacerolas, pero el viernes podrán sentir la decisión de este pueblo que saldrá a las calles en toda Venezuela pidiendo que se cumpla la Constitución y que el RR nos permita salir de la banda que ha tomado al país de rehén.

Alfredo Michelena | Sociólogo, Msc Economía (London), diplomático, columnista , articulista de la revista Zeta y editor de Diplodemocracia.
Más artículos de Alfredo Michelena
E-mail: alfredomichelena@gmail.com
Twitter: @Amichelena
 

Leave a Comment

Complete la operación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.