MNOAL: De trinchera anticolonialista a reducto de regímenes despóticos

Los regímenes que forman el MNOAL criminalizan a la disidencia política, militarizan a la sociedad incluyendo la administración de justicia, promueven un pensamiento político o religioso único.

Los regímenes que forman el MNOAL criminalizan a la disidencia política, militarizan a la sociedad incluyendo la administración de justicia, promueven un pensamiento político o religioso único.

 

La gran mayoría de sus 120 países miembros son regímenes totalitarios

 

José Rafael López Padrino / Soberania.org

Jose_Rafael_Lopez_Padrino_2

El pasado 13 de septiembre se inició la XVII Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) en la ciudad de Porlamar, Isla de Margarita, Venezuela. La MNOAL se formó durante la llamada Guerra Fría en la segunda mitad del Siglo XX. La finalidad de sus miembros fundadores era conservar una posición neutral y no aliarse a ninguna de las superpotencias del momento como la Unión Soviética y los Estados Unidos. Pero además la MNOAL se gestó y fundó como una tribuna y un espacio de lucha emancipadora de los pueblos de África, Asia, y América Latina y otras regiones del mundo.

Históricamente se considera a la Conferencia Afro-Asiática de Bandung (1955) como el antecedente más inmediato en el camino hacia la creación del MNOAL. En la misma se aprobaron los “Diez Principios de Bandung”, que posteriormente sirvieron de fundamento para su creación años más tarde. Por iniciativa de Gamal Abdel Nasser de Egipto, Sri Pandit Nehru de la India, Achmed Sukarno de Indonesia y Kwame Nkrumah de Ghana la MNOAL quedó formalmente creada tras finalizar su reunión en la ciudad de Belgrado, Yugoeslavia (1961). Los objetivos primarios de los países miembros de la MNOAL se enfocaron en la lucha contra el colonialismo explotador, el respeto por los derechos fundamentales del hombre, la soberanía y respeto por la justicia, el desarrollo de nuevos espacios democráticos y usar la fuerza en los cotejos de la integridad territorial o de independencia política de cualquier país.

Con el pasar de los años el carácter principista originario de la MNOAL lamentablemente se desdibujó, se perdió deviniendo en un coto cerrado de regímenes populistas, represivos, violadores de los derechos humanos. La gran mayoría de sus 120 países miembros, salvo contadas excepciones, son regímenes totalitarios, algunos de ellos con pestilencia de barraca militarista, que han analfabetizado y enajenado políticamente a las grandes mayorías despojándolas de sus conquistas históricas mediante una “gobernabilidad totalitaria”.

La MNOAL se ha trasformado en una entelequia que no promueve ninguna forma de emancipación de los pueblos como farisaicamente afirman. Sus miembros lejos de romper con los proyectos de dominación preexistentes han promovido gobiernos neo-despóticos, tan huérfanos de talante democrático como sus antecesores coloniales-monárquicos o dictatoriales. Regímenes que criminalizan a la disidencia política, militarizan a la sociedad incluyendo la administración de justicia, promueven un pensamiento político o religioso único. Basta una breve mirada a su membrecía africana (Sudán, Eritrea, Etiopía, Zimbabwe), latino-americana (Bolivia, Ecuador, Venezuela, Cuba) asiática (Afganistán, Corea del Norte, Siria, Arabia Saudita) y europea (Bielorrusia) para comprobar el carácter reaccionario y retrogrado de sus integrantes. La MNOAL se quedó sin anclaje histórico. Su orfandad conceptual y lo limitado de sus nuevas propuestas la han convertido en una organización de republiquetas chatarras, en un reducto de países autoritarios que representa la mejor garantía y salvaguarda de los intereses del gran capital transnacional en épocas de crisis.

Cabe acotar que la realización de esta “fastuosa y derrochadora cumbre” (costo aproximado a los 150 millones de dólares según los expertos) se realiza cuando nuestro país sufre una de las peores crisis en lo político, económico y social de su historia republicana. Cuando la mayoría de los venezolanos padecen las penurias de la escasez de alimentos y medicinas, viven una brutal militarización y represión y sus bolsillos flaquean ante una atroz y depredadora inflación. Obviamente el ungido de Maduro realiza esta ostentosa cumbre -a pesar de las dificultades- en su desespero por romper su aislamiento internacional y buscar apoyo de parte de su tarifada audiencia.

No nos debe sorprender que la mayoría de los participantes de la cumbre XVII de la MNOAL concluyan brindándole un espaldarazo al iletrado de Maduro y su falsa revolución bolivariana. Hipócritas de siete suelas que seguramente levantarán las falsas banderas “antiimperialistas” para justificar su apoyo a un régimen que reprime a la disidencia política, criminaliza la protesta social y despoja a los trabajadores de sus conquistas laborales. Se solidarizarán con el socialfascismo caudillesco, sectario y primitivo el siglo XXI.

No se puede esperar algo distinto de estos gendarmes del libre pensamiento.

José Rafael López Padrino | M.D. Ph.D. / Professor Molecular Biosciences – School of Veterinary Medicine, U.C. Davis, CA.
Artículos recientes de José Rafael López Padrino
Artículos anteriores (2005-2012) de José Rafael López Padrino
E-mailjrlopez@ucdavis.edu
Twitter: @jrlopezpadrino

Leave a Comment

Complete la operación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.