www.soberania.info
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Las "verdades" de Miguel y la guerra psicológica
Liborio Pérez González / Aporrea.org (Venezuela) - 12/05/04

A inicios del siglo XXI Venezuela es escenario de una de las más grandes batallas de la llamada IV Guerra Mundial, cuyo eje central pasa por el dominio de la mentes humanas, mediante la dictadura mediática de la élites imperialistas y el despliegue de operaciones de guerra psicológica.

Los enemigos más recalcitrantes del proyecto político bolivariano liderado por el Presidente Hugo R. Chávez, tanto internos como externos, han llegado, en su obsesión por derrocar a toda costa al gobierno bolivariano, a convertir los grandes medios de comunicación privados en verdaderas máquinas de guerra en general y de la guerra psicológica en particular. Estos medios han dejado de practicar el periodismo, su objetivo ya no es contribuir a informar al ciudadano, ni a desarrollar su cultura democrática, sino que lo asumen como objeto del terrorismo mediático, de la manipulación para defender los intereses de los grandes grupos de poder económicos. Ello ha desnaturalizado la labor periodística de tal forma que le imponen un rol de mercenario a los periodistas que contratan. Están practicando una especie de "vale todo" para alcanzar su objetivo principal; derrocar al gobierno, no importa, si para ello estén inculcando no lo valores democráticos de tolerancia, respeto a la diversidad, diálogo, libre intercambio de ideas que dicen defender, sino todo lo contrario, siembran los antivalores del odio, el desprecio, la irracionalidad, los bajos instintos, la violencia, logrando que un grupo apreciable de personas se comporten como víctimas disociadasque terminen orientando su actitud con esos antivalores.

Hoy ya no hay ningún sector de la población venezolana que no sea, de una forma u otra, blanco de la guerra psicológica. Estemos o no conscientes, todos estamos inmersos en esa guerra. Una de las manifestaciones más importantes de esa guerra es aniquilar la capacidad de los ciudadanos para distinguir lo falso de lo verdadero, de manera que sea más efectivo el uso de una de sus armas más poderosas, la psicología del rumor. No debe ser para nadie un descubrimiento que contra Venezuela la Agencia Central de Inteligencia (CIA), esté financiando y aplicando todo su arsenal de guerra psicológica.

En este contexto, una de las novedades mediáticas en Venezuela en las últimas semanas, ha sido la salida de la publicación "Las Verdades de Miguel", que en sus primeras entregas se ha caracterizado por ofrecer trabajos sensacionalistas sobre cuestiones medulares del acontecer político venezolano, como conspiraciones y golpes de Estado en marcha, basados fundamentalmente en conjeturas y rumores. La publicación contiene también, además de la políticas, todo un menú de "verdades"; deportivas, frívolas, en consultas, del lector, etc. No conocemos las intenciones del director de esta publicación, si es principalmente política o comercial, o ambas. En el supuesto de la buena fe, y de la presunción de inocencia, no vamos a hacer juicios de intenciones por ahora, pero como es conocido y muy repetido, a veces "el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones", por lo que sólo podemos analizar las acciones y sus consecuencias. A veces se cree trabajar para Dios, pero los frutos los recoge el Diablo. Nos sentiríamos complacidos si con nuestro análisis hacemos reflexionar a los ejecutivos de esa publicación, pues de igual modo que en la misma se formulan conjeturas y teorías conspirativas tipo "expedientes X" con blancos escogidos, otras personas tienen entonces igual derecho a formular teorías conspirativas, pero en este caso tomando como blanco la propia publicación.

LA GUERRA PSICOLÓGICA COMO ARMA DE LOS ENEMIGOS DEL PROYECTO POLÍTICO BOLIVARIANO

A estas alturas de la confrontación política en Venezuela, los enemigos del gobierno bolivariano presentan un apreciable desgaste en las armas fundamentales empleadas como parte de sus estrategias, entre ellas:

  • Movilizaciones de masas
  • Paros y sabotaje económico y petrolero
  • Guerra mediática y psicológica
  • Conjuras golpistas

En cada uno de estos factores se observa un gran desgaste. Hoy ya no poseen el mismo peso que tuvieron en sus inicios. Ellos es debido a las derrotas que les propinó el pueblo venezolano, mediante la unión cívico-militar, la unidad política de los defensores del proyecto en torno a la Constitución Nacional, las fórmulas unitarias de las asociaciones políticas que integran hoy el Comando Ayacucho, y la unidad en torno al liderazgo del Presidente Chávez. A lo anterior se suman los errores garrafales cometidos en el uso y abuso de esos factores por el bloque opositor.

Es posible que la parte opositora más radicalizada continúe soñando con el derribo del gobierno por la vía de un solo asalto, pero no es desechable que otros elementos más sensatos convencidos que la estrategia del choque frontal no ha funcionado y tomando nota del desgaste señalado, conciban estrategias alternativas, en combinación o no con la primera, que en lugar de chocar, busquen minar desde dentro la unidad del bloque bolivariano. Para ese fin lo más efectivo en el arsenal, es la guerra psicológica contra tu propio adversario que es más económica, más sofisticada, pero es también de más largo plazo. Esta se ha estado empleando por el bloque opositor, como por ejemplo, el 11 de abril, pero podría dársele ahora más importancia y nuevas formas.

Este tipo de guerra tiene como principal objetivo lograr la derrota del enemigo por medio de su desmoralización. Para ello es preciso quebrar su moral, mediante la manipulación de percepciones y expectativas. Es necesario que la víctima crea en la inutilidad de su resistencia frente a un supuesto poder avasallador, lo cual provoque su rendición debido a una fuerte sensación de miedo y angustia que termine por minar la unidad de las filas, logrando su desmovilización e incluso la defección hacia el otro bando. Los dos factores fundamentales de tal estrategia, son el engaño y el miedo. Los medios para ese fin pueden ser diversos, recursos materiales de todo tipo y mediante mensajes orales, escritos o visuales, en lo cual juegan un papel de primera línea los medios de comunicación masivos.

Un ejemplo de uso combinado de estos medios con operaciones militares ha sido la doctrina aplicada por la actual Administración neofascista del señor G. Bush contra Irak, que se denominó "Shock & Awe" (Impacto y Pavor), basada en el concepto de "Dominación Rápida". Esta doctrina se encuentra contenida en el libro "Shock and Awe: Achieving Rapid Dominance", publicada por la National Defense University in 1996. El componente de guerra psicológica se revela cuando se define el mencionado concepto de Rapid Dominace: "Rapid Dominance is an integrated political and military construct for applying letal and non-lethal force, at estrategic, operation and tactical levels. Its purpose is to affect, influence, and control the will and perception of an adversary by imposing a regime of unrelenting and ever increasing stress through the mechanisms of shock and awe." (Dominación Rápida es un concepto política y militarmente integrado para la aplicación de una fuerza letal o no letal en operaciones estratégicas y niveles tácticos. Su propósito es afectar, influenciar y controlar la voluntad y la percepción de un adversario, imponiendo un régimen implacable y siempre creciente de stress a través de los mecanismos de impacto y pavor.") Incluso algunos observadores afirman que tal doctrina se está aplicando también al comercio:

José Merino del Río de Costa Rica en su artículo "El amigo americano y la guerra comercial", afirma: "Cuando en vísperas de la agresión a Irak, Harlan Ullman le propuso a su jefe Donald Rumsfeld, secretario de Defensa, el concepto de "impacto y terror" para iniciar las operaciones de castigo contra el pueblo iraquí, no sabía que su fórmula sería copiada por Robert Zoellick para aplicarla a la guerra comercial que Estados Unidos lleva a cabo en diversos lugares del planeta...Así que cuando Zoellick llegó a Zapote e irrumpió en el despacho del presidente Abel Pacheco, con la amenaza de que si Costa Rica no se retiraba del Grupo de los 20 (G-20), constituido en la conferencia de Cancún de la Organización Mundial de Comercio (OMC), y no privatizaba sus telecomunicaciones quedaba fuera del Tratado de Libre Comercio, fue como si hubiera arrojado la madre de todas las bombas, para desatar inmediatamente una campaña de guerra psicológica, dirigida a provocar el miedo y la pronta rendición..."

POSIBLES VARIACIONES EN LAS ESTRATEGIAS Y DESTINATARIOS DE LA GUERRA PSICOLÓGICA

Al principio la guerra psicológica aplicada por las fuerzas opositoras iba dirigida a toda la población, pero con énfasis a su propia base social, sobre todo a la clase media del Este de Caracas. Tal como lo observaba el propio presidente Chávez a principios del pasado año:

Caracas, enero 24, 2003. (Venpres.gov.ve)/ Como "una inundación de pueblo" calificó el Presidente de la República, Hugo Chávez Frías, a la Gran Toma de Caracas, que reunió una gran multitud en la avenida Bolívar de esta ciudad, donde personas provenientes de distintas regiones del país una vez más expresaron su apoyo irrestricto al Gobierno constitucional, luego de 45 años de la jornada cívico-militar patriota que puso fin a la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. " ¡No podrán con el pueblo bolivariano!", afirmó el jefe de Estado.

Luego aclaró, que el proceso- el cual lidera - no quiere excluir a nadie del proyecto constitucional, no hay ninguna guerra declarada contra los ricos, se quiere paz, vida para ellos, sus hijos, pero a la par se quiere justicia y dignidad. Envió "un mensaje de hermandad, de amor fraternal, de confraternidad y de afecto, a quienes nos adversan. Las clases medias altas y las clases altas de Venezuela reciban nuestro saludo de venezolanos, porque todos somos venezolanos (...) "

En contraposición a este deseo sincero está la campaña mediática, que ha logrado atemorizar y desesperar a los sectores de la oposición, pues los "cuatro jinetes del Apocalipsis" (Rctv, Televen, Venevisión y Globovisión) les hicieron creer "que hoy, el pueblo bolivariano iba a venir a Caracas para invadir y destrozar las urbanizaciones del este de la capital (...) Pero a eso no hemos venido y, sin embargo nos da pesar que muchas familias están prácticamente atrincheradas en este momento: levantando las alcantarillas de las calles, colocando barreras para que nadie pase hacia allá, colocando agua y comida en las azoteas de los edificios, buscando armas para defenderse de las supuestas hordas chavistas (...) Esos compatriotas son víctimas de la guerra psicológica que esta oposición fascista ha lanzado sobre ellos, sembrándoles odio y terror".

Manifestó el Presidente, que sí puede irse al este caraqueño, pero no a atropellarlos sino a darles un mensaje de paz. Más temprano que tarde se impondrá la razón en sus mentes, almas y corazones, porque es imposible engañar a tanta gente durante tanto tiempo, tienen que darse cuenta "que somos sus hermanos, que somos venezolanos y venezolanas, que sus hijos y los nuestros tienen el mismo derecho de vivir en esta Patria en paz y dignidad".

LA GUARIMBA

Un año después se aplicó una nueva variante de la referida estrategia de guerra psicológica vinculada a un proclamado referendo contra el presidente de la República (la primera fue el famoso reafirmazo), para producir enfrentamientos violentos y derramamiento de sangre. Ahora el esquema se trasformaba en la famosa "guarimba", vinculada a las decisiones del CNE sobre las firmas recogidas en el firmazo para accionar un referendo revocatorio contra el Presidente. Con la diferencia que si la primera poseía un supuesto carácter defensivo contra las "hordas chavistas" que vendrían a atacar a la "sociedad civil", ahora la "guarimba", en cambio, poseía un carácter ofensivo y agresivo, lo que supone un cambio de estrategia, pero al costo de una inferior legitimidad argumentativa, reflejada en una merma movilizativa y la necesidad de contratar mercenarios de otras regiones de la ciudad. En definitiva estaba claro que la estrategia se ha movido por etapas, primero había que convencer a sus seguidores que eran "víctimas", para que sintieran odio hacia los chavistas en un plano de supuesta legitimidad (el derecho a la defensa), pero era sólo el comienzo, aunque los manipulados no lo supieran, el objetivo era convertirlos después en agresores, o sea, el tránsito de víctima a agresor se cerraba. Pero no es lo mismo convencer a alguien de que es víctima, que convencerlo para que actúe como agresor. Sin embargo, esto era necesario ahora, pues el modelo de "defensa" no posee gran capacidad para producir derramamientos de sangre, los cuales si eran necesarios en la versión de la guarimba para poder montar campañas mediáticas de acusación al gobierno por violación de los derechos humanos. Y aunque la guarimba fue un verdadero fracaso, aún continúa activo un componente de la guerra psicológica en la que se fundamentaba, es decir, hacer creer a el sector controlado por los medios privados mensajes como: "somos mayoría", "pero el gobierno y sus cómplices nos roban las firmas del referendo presidencial". O sea se mantiene viva una "guarimba psicológica", ya que a pesar de su fracaso, es posible que las fuerzas de ultraderecha intenten de nuevo revivir la guarimba real de acuerdo a los resultados de los reparos, en este caso es probable un intento aún más violento, y si es posible sangriento.

HIPÓTESIS SOBRE GUERRA PSICOLÓGICA CONTRA EL CHAVISMO

Pero la guerra psicológica no sólo se dirigió con fuerza contra la clase media, también se ha intentado usarla contra las clases populares, sobre todo para culpar al Gobierno del desastre económico, el desabastecimiento y el desempleo que las propias estrategias opositoras han venido generando por diversas vías, en particular mediante el sabotaje petrolero. Pero sin dejar de continuar aplicando las mismas estrategias examinadas, una especie de guión bien desgastado hasta "sacarle todo el jugo", tendría sentido, como afirmábamos anteriormente, que en la coyuntura actual ante la ineficacia de estas estrategias, se comenzara a prestarle más atención en la guerra psicológica al propio sector "duro" que apoya al gobierno, partiendo del razonamiento que si no puedo derrotar a mi enemigo frontalmente, entonces trataré de confundirlo, dividirlo y desmoralizarlo. En ese caso, como tendencia tendríamos una estrategia que ha ido enfatizando, aunque no linealmente, del modo siguiente: clase media - clases populares - sector "duro" del bloque bolivariano como blancos de la guerra psicológica. En tal sentido, la feroz campaña para presentar al gobierno como violador de los derechos humanos, no sólo tendría como objetivo "fabricar" legitimidad a la lucha opositora, sino también desmoralizar a los bolivarianos que estarían "avergonzados" por apoyar a un gobierno "sanguinario".

Pero si bien la guerra psicológica ha demostrado su capacidad, aunque cada vez más desgastada, para manipular a los sectores medios cautivos de estas estrategias, no en igual forma este tipo de guerra, se ha revelado eficaz contra las clases populares y menos aún para confundir a los bolivarianos. Y este es un verdadero problema para los estrategas, pues la condición básica para que la guerra psicológica funcione contra quien se ejerce es que el receptor debe darle crédito al mensaje que se pretende difundir, o al menos inducirle la duda. Todo gira a torno al grado de credibilidad. Aquí radica el problema, pues el grado de credibilidad de los bolivarianos en los medios privados en estos momentos en sentido general es ínfimo, y para la mayoría de ellos es incluso igual a cero. ¿Entonces cómo resolver el dilema de hacerle llegar a los bolivarianos los mensajes de la guerra psicológica y que le otorguen determinada credibilidad para que hagan el efecto correspondiente? La solución del dilema es cambiar al emisor, buscar un nuevo canal, algo que sea creíble, que supuestamente sin ser oficialista, ni tampoco opositor, pero parezca de izquierda al que se le pueda atribuir cierta veracidad.

Y así, como por arte de magia, es que aparece "Las Verdades de Miguel" como publicación por todo lo alto, dejando de ser una simple página de fondo, ¿casualidad?¿obra del destino?, no sabemos. Hasta ahora entre los artículos que han sido más sensacionales, se encuentran; "Ante el Golpe Militar", "Informe petrolero: Así se prepara el tercer paro". Si analizamos detenidamente estos trabajos, independientemente de si la intención del autor es alertar o informar u otra, los mismos se enmarcan perfectamente dentro de la psicología del rumor, y cumplen con sus postulados.

"ANTE EL GOLPE MILITAR"

  • Análisis de los códigos de los rumores
  • Mensajes desmoralizadores

Veamos el titulado "Ante el golpe militar", en el mismo encontramos cosas como:

  • "La nueva conducción del golpe militar le garantiza a los conspiradores 98% de posibilidades de éxito"
  • "Uno de los puntos más trabajados por la subversión es el referente a la corrupción, llegándose al extremo de comprometer a voceros del Poder Electoral y a la Asamblea Nacional con la empresa que conducirá los próximos comicios y consultas (si es que se dan)".
  • "Las componendas políticas están a la orden del día. Las mismas conducen a crear ambiente de desmoralización en el seno del pueblo, tanto entre los seguidores como en sus contrarios. La conjura maneja sin escrúpulo alguno todo lo que tenga que ver con la movilización de los distintos sectores de la sociedad."
  • "...la sedición penetró el estamento bolivariano en sus formas organizativas y, entre otros..."
  • "El círculo sedicioso ha ido cerrando sus tentáculos desde dentro del propio régimen." Se incluyen otros elementos, "estrategia del Departamento de Estado", "conspiración de la Fuerza Aérea, bombardeo de Miraflores", "captura o asesinato del presidente", "brutal represión", "Caracas convertida en un inmenso Chorrillo"
  • "Todo pareciera conducir a que el gobierno perderá esta confrontación salvo que, a diferencia de las anteriores, esta vez será sangrienta".
  • Etc, etc,etc.

Si el autor supone que estas son sus advertencias, otra cosa parece sugerir el análisis del texto. Por lo regular el rumor está asociado a códigos ocultos que a veces ni el propio transmisor lo capta.

Todas las anteriores afirmaciones extraídas del texto no parecen ser meras advertencias, sino parecen decir; "ríndanse que están rodeados", "ya están derrotados", pues si existe un 98% de probabilidades de éxito para los conspiradores como categóricamente se afirma, entonces ¿para qué luchar?, crea un estado de ánimo de "ya nada podemos hacer". Para decirlo más claro ese es el tipo de mensaje de la guerra psicológica: LA DESMORALIZACIÓN, EL MIEDO. Por ello, más que una advertencia, el texto sobre el golpe, perece la preparación psicológica para un golpe, según el esquema clásico de la guerra psicológica; primero desmoralizar con el "ablandamiento", para después golpear.

En general el texto es un vehículo del derrotismo. Eso es lo que trasmite el texto, y eso no es advertencia, eso es sembrar el pánico, en ese caso se busca por vía psicológica la defección de funcionarios que "abandonan la nave". Esto es precisamente lo que busca el enemigo, y si se considera una exageración esta afirmación, veamos que es una copia al carbón de lo que sugiere un enemigo del proceso, que entre paréntesis no parece saber nada del proceso cubano o conscientemente lo manipula y lo tergiversa, comparemos las ideas:

"POR UNA GUERRA PSICOLÓGICA" (que corre a los dictadores)
www.2001.com.ve/opinión6.html

"Transigir con un comunista es mil veces peor que transigir con un ladrón, sin que con esto quiera yo ofender a los ladrones...". (Pepín Rivero, insigne periodista cubano)

Valentín Arenas Amigo


"Seguramente usted se encuentra, amigo lector, entre los millares de personas que se han creído que Fidel Castro llegó al poder después de vencer sus guerrilleros en una guerra heroica al ejército de Batista. La verdad histórica es otra (...) La guerra que ganó Fidel no fue una guerra militar. Fue otra. Entonces, ¿cómo derrotó a Batista? Porque consciente como estaba de su debilidad militar desarrolló una guerra psicológica impresionante. Entre los subversivos que tenían infiltrados en varias ciudades del país y la Radio Rebelde que transmitía todos los días a las 9:00 pm un mensaje de terror generó una guerra psicológica impactante. Se amenazaba (fin de mundo) con lo que iba a venir sobre la gente de Batista, bien nutrida ya del Tesoro Público quienes empezaron a pensar que la cosa se les estaba poniendo "color de hormiga". Se sintieron atemorizados y acorralados. Cercados no por las armas sino por el miedo (...) Por lo tanto, no fue con balas, sino con LA PRESIÓN PSÍQUICA como Castro llegó al poder. Sus guerrilleros armados no fueron un ejército conquistador sino uno de ocupación. Ocupó el poder que Batista había abandonado por miedo.

Esta estrategia, exitosa para derribar a un dictador, es la que ahora se está utilizando en Venezuela desde Miraflores pero no para derrotar a un dictador sino para derrotar al soberano pueblo venezolano. Terrorismo desde el Estado. ¿Qué tiene que hacer entonces la sociedad democrática? Aplicar, al revés, la misma estrategia que Castro utilizó contra Batista. Darle la misma medicina que paraliza a los dictadores. Llámese Batista o Fujimori. Derrotarlo con balas no es fácil porque las balas las tiene él. Pero aplicarle una guerra psicológica sin cuartel es perfectamente factible. Circular los nombres de aquellos talibanes más comprometidos con el régimen, anunciar que se les impedirá abandonar el país, señalar las acciones penales, nacionales internacionales a las que serán sometidos. Explicar las graves repercusiones que todo esto tendrá para sus respectivas familias que desde ya están viviendo en un verdadero infierno. Cercarlo con armas psicológicas y con el coraje ciudadano muy difíciles de secuestrar o de aniquilar. ¿Quién puede, por ejemplo, contra una campaña de rumores bien diseñada? ¿Cómo se la destruye si tienen una base de verdad? Contra esa guerra psicológica no pueden ni los tanques, ni las ametralladoras, ni los aviones, ni la censura a los medios. Esta guerra de astucia y de valor no de muertos, fue la que ganaron Hungría y Polonia nada menos que luchando contra agentes del mismo imperio soviético. Es la guerra del espíritu contra la materia, de la libertad y la dignidad humana contra la esclavitud del hombre y la sociedad por el Estado. Es la misma guerra que un día ganaron para sus respectivos pueblos, esos verdaderos líderes nacionalistas que fueron Simón Bolívar y José Martí.

Este es el desafío actual de Venezuela. El dictador corre, claro que corre. La reacción de Hugo el 4F y el 11 de abril anuncia que ni él ni su gente resisten la estrategia de una guerra psicológica bien montada. Se va... Se va..."


Profesor de Instituciones Políticas de la UCAB. Fax: 0212 7305723

El texto analizado de las "Las Verdades de Miguel", satisface plenamente lo que pide este insigne luchador contra el chavismo. No es que no hayan gente conspirando y posibles traidores, pero una cosa es advertir, y otra convertirse en caja de resonancia de rumores que contienen códigos que son mensajes con objetivos precisos. Quien ayuda a sembrar el pánico en las propias filas, le hace el juego al enemigo.

Otros mensajes (sobre el pueblo)

  • "Hasta ahora la casi totalidad de los levantamientos contra Chávez han sido abortados por sus propios organizadores. Ellos, en realidad no estaban preparados para la operación "quirúrgica" que como escarmiento siguen recomendando en el Pentágono".
  • "El Gobierno venezolano ha cometido dos errores imperdonables: uno, estimar que la convocatoria eventual de las masas en las calles lo mantendrán en el poder..."
  • "El pueblo venezolano, aunque duela decirlo, no es revolucionario, porque asuma las distintas opciones del Gobierno (...)¿Podrá esa población beneficiada con una gestión que está por encima del salario mínimo que ofrecen los empresarios, enfrentar el golpe de Estado? No, lamentablemente no..."

Aquí el código está muy claro, el pueblo no juega ningún papel, es vago, es despreciado. Es una visión cupular, son las élites las que deciden. Es la misma opinión oligarca expresada por un célebre personaje cuando frente a una pregunta expresó: "del pueblo se encargará el ejército". Parece que del calendario venezolano alguien arrancó una página, ¡Por Dios! ¿Es que no existió el 13 de abril? El pueblo venezolano demostró tener el coraje de enfrentarse al engaño y al miedo. Este es un pueblo que sí ha comprendido cuál es la naturaleza del proyecto bolivariano y lo ha hecho suyo y capaz de enfrentarse a sus enemigos. Predicar o inculcar la baja autoestima al pueblo venezolano es un mensaje contrarrevolucionario.

Otros mensajes (política exterior)

  • "Para contrarrestar la ineficacia de sus cuerpos de inteligencia, el gobierno de Chávez recurre a la demagogia de las concentraciones populares, utilizando un discurso antiimperialista, sosteniendo que sólo así fortalecerá su imagen de país agredido (...) subestimando la capacidad de maniobra con la que cuenta Washington..."
  • "El gobierno amenaza con enfrentar al régimen más poderoso del planeta, sin tomar en cuenta que somos tan dependientes, incluso en la procedencia de una hojilla".

Veamos los mensajes de estas afirmaciones; "ineficacia de sus cuerpos de inteligencia", si esto se suma a: "Nadie puede garantizar que los miembros del actual Alto Mando Militar invocarán su condición institucional para defender a un gobierno que sometido a todas las presiones inimaginables será despojado de su legitimidad en las pantallas", más que según "Las Verdades" el gobierno está totalmente infiltrado, o sea, nada está a salvo, no se dispone de servicios de seguridad, Fuerzas Armadas constitucionalistas, cuadros leales, etc.,: todo esto tiene un mensaje principal los bolivarianos y todo el pueblo venezolano estamos indefensos, e inermes ante los complotados, ya no se puede hacer nada, sólo es cuestión de tiempo, debemos entregarnos y bajar la cabeza.

Por otra parte, el presidente Chávez es asociado a una cualidad negativa; la demagogia, parece decir que su actitud antiimperialista no es auténtica y manipula a las masas populares. Hasta acérrimos enemigos del presidente coinciden en afirmar la consecuencia de las ideas de Chávez. Quien no ha comprendido que Chávez es un líder consecuente y auténtico, no entiende y o no quiere comprender cuál es el secreto de su liderazgo.

También encontramos de nuevo el miedo, el vulgar miedo presentado bajo el ropaje de un determinado realismo político. En este caso se presenta a Estados Unidos como algo invencible, contra el cual no se puede nada. ¿A quién se pretende atemorizar a los oficiales de la Fuerza Armada Nacional para que deserten? ¿Tan rápido se han olvidado las derrotas de EEUU?¿Vietnam no existió?¿En Irak no está pasando nada?

Para empezar no es el Gobierno de Venezuela quien amenaza a EEUU, por el contrario, es el Gobierno del señor Bush quien ha estado amenazando e interviniendo en Venezuela. El presidente Chávez aún no había pronunciado ningún discurso frontal antiimperialista cuando ya el gobierno de EEUU estaba interviniendo en Venezuela. Lo que ha hecho el Presidente Chávez con sus discursos no es ninguna locura, sino defender la soberanía nacional que es su deber constitucional, decir la verdad, denunciar el intervensionismo y asumir una postura digna como le corresponde a un verdadero patriota. A fin de cuentas, el discurso antiimperialista no ha sido el verdadero criterio para que algunos gobiernos de EEUU intervengan o no en un país. Si fuese cierto ese criterio, la Isla de Cuba ya estaría en el fondo del mar por ser el lugar de los más encendidos discursos antiimperialistas. Por el contrario, el presidente Aristide en Haití no aparecía con discursos antiimperialistas encendidos, y no obstante lo derrocaron. Claro era una "presa fácil". Asimismo fue con el Presidente argentino Arturo Illía en 1966, y otros ejemplos. Los EEUU calculan bien los riesgos, actúan de modo pragmático y se mueven por intereses. Y en realidad también respetan la firmeza. Y al fin y al cabo, si no se puede incluso defender la Patria ante EEUU, ¿entonces qué queda, arrodillarse? Seguramente no es eso lo que hará el pueblo venezolano, ni su patriótica Fuerza Armada Nacional.

"INFORME PETROLERO: EL TERCER PARO"


Por razones de extensión, no vamos a analizar este texto en detalle. Pero aquí una vez más se inculpa a destacados líderes del proceso bolivariano, así como que en otra parte también se habla mal de gobernadores bolivarianos.

Es cierto que en PDVSA, existe en algunos determinadas insatisfacciones y denuncias, pero de ahí a inculpar a figuras connotadas sin fundamento, eso es grave. Ya nadie queda a salvo, todos son sospechosos, al punto que se erige en una verdadera paranoia, que por esa vía podemos finalmente llegar a la conclusión que el presidente Chávez es antichavista y está también conspirando.

Lamentablemente este tipo de rumor puede caer en un caldo de cultivo propicio, pues algunos compatriotas tienen como práctica la descalificación de otros compañeros por cualquier motivo, a veces sólo por protagonismos y absurdas vanaglorias, o rencillas y envidias personales, sin reparar en el hecho de que ello beneficia a los enemigos. Por una u otra razón, ya vemos que comienzan a aparecer, lamentablemente, los primeros revolucionarios incautos que han mordido el "anzuelo" de los rumores de la "gran conspiración del chavismo sin Chávez", basándose en "las revelaciones" de "Las Verdades" como "prueba irrefutable", sin ningún tipo de comprobación. No es de revolucionarios estar corriendo rumores y chismes de otros compañeros. Debemos recordar que en el caso chileno, para derrocar a Salvador Allende, el señor Henry Kissinger, trazó un plan maestro, cuyo primer punto de manera bien explícita era lograr la DIVISIÓN de los revolucionarios, o sea, romper la coalición de la Unidad popular. Se usó propaganda negra para inducir divisiones entre comunistas y socialistas, entre la Central Única de Trabajadores (CUT) y el Partido Comunista.

En el caso de Chile se puso especial énfasis en la estimulación del ultraizquierdismo con propósitos divisionistas y de legitimación de las acciones de desestabilización. Esto se puede consultar en: http://www.chilevive.cl/homenaje/11sept/cia.shtml. Extracto del libro "Killing hope. US.Military and CIA Intervention Since World War II", por William Blum, editado por Common Courage Pr., 1995.

También es muy interesante analizar "Las Verdades" a la luz de los elementos que aporta el trabajo publicado en aporrea (26.10.2002), (y en http://www.argenpress.info/nota.asp?num=000560), "Libertad de prensa y medios. Cómo operan la CIA y los golpistas. Guerra psicológica y medios en Venezuela." En este trabajo se plantea qué ocurre con una publicación en función de los objetivos de la CIA:

"El estilo de la PRIMERA PÁGINA cambia drásticamente, adoptando fórmulas sensacionalistas con grandes fotos y titulares. En una Media operation de la CIA LAS NOTICIAS LOCALES PASARÁN A UN PRIMER PLANO. Del resto del mundo sólo se reportarán catástrofes, convirtiendo al planeta en lugar oscuro y amedrentador.

En un periódico bajo esta influencia de la CIA los titulares serán siempre de naturaleza negativa, culpando al gobierno progresista, nacionalista, antineoliberal, democrático y social de todos los males que de pronto se abaten sobre el país. (...)

La propaganda subliminal: Los ataques indirectos emplean la yuxtaposición o relación de fotos con títulos de otro artículo, la propaganda subliminal y las asociaciones de palabras. En la sección dedicada a la preparación de impresos para la guerra psicológica, el Field Manual of Psychological Operations (FM-33-5) del ejército norteamericano considera que la INSINUACIÓN PICTÓRICA es más eficaz que el ataque directo a los líderes, ya que la población local puede reaccionar adversamente y rechazar este último. La propaganda es presentada como noticia para que tenga mayor éxito las campañas psicológicas. La primera plana parece un cartel o un volante de guerra psicológica precisamente porque es un arma de guerra psicológica. Durante la Segunda Guerra Mundial el Batallón de Propaganda del Ejército norteamericano producía panfletos que atacaban a los líderes enemigos por insinuación pictórica. Después los panfletos asumieron el estilo y formato de los diarios enemigos. Hoy la CIA simplemente toma el diario.

La desinformación: es un tipo especial de PROPAGANDA 'NEGRA' ( información falsa en la jerga de la CIA) generalmente apoyada por documentos apócrifos o falsificados, adulterados o atribuidos indebidamente. Ralph McGehee, veterano agente con 25 años de experiencia en la CIA escribió en el semanario liberal norteamericano The Nation (11-4-1981): 'Donde se carece de las circunstancias o pruebas necesarias para apoyar la intervención norteamericana. La CIA crea las situaciones apropiadas o las inventa y distribuye mundialmente a través de su media operations. De acuerdo con su propósito las operaciones de guerra psicológica pueden clasificarse en estabilizadoras y desestabilizadoras."


COINCIDENCIAS DEL DISEÑO DE "LAS VERDADES" CON EL FORMATO DE LA CIA


A la luz del modus operandi de la CIA descrito anteriormente, vemos muchas coincidencias con el diseño de "Las Verdades", ¿casualidad?, juzgue el lector por sí mismo:

  • "El estilo de la primera página cambia drásticamente, adoptando formas sensacionalistas con grandes fotos y titulares".

    ¿Cumplen "Las Verdades" con esto? Examinemos el diseño de la primera página de "Las Verdades" y veremos que si lo cumple. El Número 3 "En marcha golpe militar", aparecen grandes fotos del General en Jefe García Carneiro y el General Baduel con el Presidente Chávez en el medio, un gran titular supersensacionalista EN MARCHA GOLPE MILITAR, estas últimas letras "golpe militar" aparecen de color rojo a diferencia de "En marcha" que aparece con uniforme de campaña, esto tiene un fin enfático de que es "militar", no es cívico-militar. Va dirigido directamente contra los militares. Además se asocia visualmente a los dos jefes militares de mayor rango y más leales al Presidente con los titulares del golpe, es un mensaje subliminal para engendrar la deconfianza y la intriga. ¿Por qué no se buscaron otras imágenes?¿Se pretende enemistar a estos dos generales que son héroes del pueblo venezolano?¿Con cuál fin?
  • "Las noticias locales pasarán a un primer plano"

    "Las verdades" se ocupan de noticias locales.
  • "En un periódico bajo esta influencia de la CIA los titulares serán siempre de naturaleza negativa, culpando al gobierno progresista, nacionalista, antineoliberal, democrático y social, de todos los males que de pronto se abaten sobre el país."

    En "Las Verdades" hay un juego muy interesante se culpa a todo el gobierno salvo al Presidente Chávez. Esta es una maniobra diversionista, de hecho si se está atacando con mucho "plomo" al gobierno, pero al propio tiempo no se ataca a la oposición, ¡muy interesante! No sólo no se le ataca, sino que ahora al frente de la conspiración, casi pareciera que están fundamentalmente líderes y sectores del propio gobierno, ¿por qué? ¿desviar la atención del verdadero blanco?

    La jugada es erigirse en supuesto "defensor" del Presidente, para poder atacar con mejor legitimidad al propio gobierno, y de hecho también de modo indirecto al Presidente Chávez. La táctica ha sido atacar primero por separado a algunas figuras de gobierno, luego se amplía el círculo, y ahora en el Número 6, ¡qué rápido! Ya se ataca a todo el tren ministerial, aparece una caricatura de un personaje "Candelario Pata Blanca", donde el diálogo de un pasajero con el taxista dice: (el pasajero) "...yo creo que la oposición nos va a sacar de abajo", (el taxista) responde "perdóneme estimado pasajero...pero eso es como creerle a un ministro en un aló presidente." Ahora ya ningún ministro es confiable, y de paso indirectamente se sugiere que el Presidente es un ingenuo (por ser suave), le mienten en sus narices y no se da cuenta.

    Se especula con la matriz de que "Chávez está sólo", la táctica es precisamente aislar al Presidente, pues gradualmente se descalifica su entorno en una primera etapa, hasta que es posible que en la segunda etapa ya se avance a descalificar directamente al propio presidente, es un problema de tiempo, ahora sólo es de modo indirecto. Es una táctica muy vieja que cuando se pretende destruir algo desde dentro, hay que presentarse inicialmente en el ropaje encubierto de lo que se presente destruir, actuar bajo sus banderas, para finalmente destruirlo. Muchos de los supuestos defensores de un socialismo más humano en Europa del Este, terminaron finalmente abandonando la máscara para presentarse como de ultraderecha.

    Por cierto, que esa expresión de "Chávez está sólo" (desde la "izquierda") coincide perfectamente con la frase "Chávez se quedó solo" (desde la derecha) que fue el gran titular de la Revista de oposición "Primicia", Número 202, de noviembre 13 de 2001. Lo cierto es que Chávez ni está sólo, ni se quedó sólo, lo sigue la gran mayoría del pueblo venezolano y de los compatriotas que tienen responsabilidades políticas y gubernamentales.

    La realidad es que existen muchos ministros bien comprometidos que están rindiendo un meritorio trabajo, no es verdad que el tren ministerial sea inepto u otra cosa.
  • "Propaganda subliminal, ataques indirectos y asociación de palabras."

    Todo este "menú" esta presente en "Las Verdades", ya lo hemos visto en lo expuesto anteriormente. Por ejemplo, Chávez - demagogia.
  • "Insinuación pictórica".

    También hay de esto en las caricaturas.
  • "La propaganda es presentada como noticia".

    En "Las Verdades" la intriga y el rumor son presentados como noticia.
  • "La desinformación: es un tipo especial de propaganda negra (información falsa en la jerga de la CIA) generalmente apoyada por documentos apócrifos o falsificados, adulterados o atribuidos indebidamente..."

    "Las Verdades" están plagadas de este tipo de "información", al tema regresaremos más adelante al examinar el problema de las fuentes.

COINCIDENCIAS DE LOS MENSAJES DE "LAS VERDADES" CON LOS DE LA OPOSICIÓN

Si examinamos atentamente los mensajes de "Las Verdades", en particular en el trabajo "Ante el golpe militar", las que hemos detallado, y los comparamos con los mensajes de los medios golpistas, veremos, ¿casualidad?, muchas coincidencias en los mismos mensajes.

  • Ataques y desmoralización de la FAN. Sólo que desde perspectivas diferentes, pero que confluyen. La olla montada con el hecho de los soldados quemados ha sido superlativa!!!¿Qué se persigue? Tal vez desprestigiar a la Fuerza Armada Nacional, entre otros objetivos para neutralizarla ante una nueva guarimba, los golpistas saben bien, que la eficacia de actuación de la FAN fue la que paró en seco la primera ola de la guarimba, si piensan lanzar otra, es lógico que quieran neutralizar este "obstáculo".
  • Deslegitimación del CNE: Este es el "sueño dorado" del bloque opositor. Si los medios privados intentan deslegitimar al CNE ante su masa cautiva de clase media, "Las Verdades" por su parte, pretenden deslegitimar al CNE en el seno de los bolivarianos, el juego es perfecto, deslegitimado y atacado por las dos partes el final del guión es alcanzado, la credibilidad en el árbitro es destruida, ¿A quién le conviene eso?
  • Deslegitimación de líderes y del Comando Ayacucho: ¡Perfecto! Los medios privados le denominan "Comando Mamarracho", ¿A quién le conviene eso?
  • Miedo ante el imperialismo y el gobierno de Bush: "Las Verdades" y los medios golpistas coinciden plenamente en esto.
  • Etc.

LAS FUENTES EN LA PSICOLOGÍA DEL RUMOR

Una información que cuente con fuentes fidedignas y comprobables es una noticia veraz, el rumor es lo contrario es algo que se nos presenta como verídico como de "buena fuente", pero en realidad o se omiten las fuentes o éstas son intencionalmente fabricadas, pero nunca verdaderamente confiables. ¿Cuáles son las fuentes de las tan sensacionales y categóricas afirmaciones del trabajo "Ante el golpe militar", del 98 % de éxito de los conjurados? No se nos dan las fuentes, debemos hacer un acto de fe en el autor. A propósito, según el especialista en psicología del rumor, Jean-Noel Kapferer, si bien el rumor trabaja con ideas, la credibilidad se refiere más a la persona que al mensaje. Es tan intensa la identificación del proselitista y su mensaje que rechazarlo equivale a rechazar a su emisor o portador. Es un problema que se trata de creer antes que comprobar. De ahí la importancia de la credibilidad en la persona emisora del rumor.

La omisión de las fuentes es una característica de la guerra psicológica, veamos, por ejemplo, el caso chileno:

Según Francisco Herrero (www.elsiglo.cl) "Un estudio reciente, de los investigadores Giselle Munizaga y Diego Moulian, de la organización Observatorio de Medios, revela que el uso de trascendidos y fuentes no identificadas se ha convertido en una práctica generalizada de la prensa escrita chilena.

Este procedimiento contraviene la ética periodística. De hecho, el N°2 del Título N°1 del Código de Etica del Colegio de Periodistas de Chile establece: "El periodista difundirá sólo informaciones fundamentadas, sea por la correspondiente verificación de los hechos en forma directa o con distintas fuentes, sea por la confiabilidad de las mismas", mientras que el N°9 del mismo título prescribe: "El periodista debe citar sus fuentes, pues el lector tiene derecho a conocerlas y así evaluar por sí mismo la calidad de las mismas".

Estos preceptos, inscritos a fuego en el contexto de la responsabilidad social del periodismo y su ineludible compromiso con la verdad, son sistemáticamente atropellados por la prensa "seria" del país. El estudio mencionado, sobre 6.500 noticias publicadas por los diarios de las dos cadenas monopólicas del país, entre el 21 de abril y 21 de junio pasados, demuestra que el 17% de las noticias del diario La Tercera, el 16% de El Mercurio y 14% de Las Ultimas Noticias carecen de fuente conocida, o bien aparecen encubiertas bajo engañosas formulaciones tales como "personeros calificados", "fuentes de tribunales" o "círculos informados", una oblicua vía para deslizar la mentira, el contrabando ideológico y la manipulación.

El estudio de Munizaga y Moulian se limita a constatar una práctica usual del periodismo chileno, pero abstrae su origen político e histórico.

Es fácil comprobar que la omisión de fuentes constituye un clásico recurso de la guerra psicológica y la desinformación, y que fue inoculado por los servicios secretos norteamericanos a la prensa chilena golpista entregada a la tarea de socavar las bases del régimen democrático, durante el gobierno de la Unidad Popular."


CONDICIONES DE DIFUSIÓN DE LOS RUMORES

Las condiciones más propicias para la difusión de rumores son aquellas situaciones de crisis e inestabilidad que generan estados de temor, preocupación y angustia en la población. Precisamente los rumores que mejor y más rápido se difunden son por lo regular aquellos que están vinculados a los temores y prejuicios de la gente. La circulación de rumores llega a un punto frenético cuando el público espera la realización de un acontecimiento largamente anhelado o temido. Cuando más tensión hay en el ambiente social, más virulenta será la difusión de noticias falsas. La actual situación en Venezuela es propicia para la difusión de rumores, sobre todo los que tienen que ver con golpes de Estado, en particular, después del trauma vivido el 11 de abril de 2002.

Según el investigador norteamericano Gordon W. Allport (1897-1967), en su libro The Psycology of Rumor (1947), el rumor que nace en contextos inciertos y ambiguos, aparece como una propuesta de realidad en vías de confirmación. La intensidad del rumor, su alcance y duración (R) es igual a la importancia de la información que contiene para la audiencia (i), multiplicada por el factor de ambigüedad o ausencia de información mediada (a). El rumor circula cuando su contenido es de interés y falta de evidencias o de información convencional. El valor de R aumenta en períodos de guerra, donde la tensión emocional del receptor es mayor y la ambigüedad informativa también es mayor.

Fórmula del rumor en Allport y Postman

R = i x a

R = intensidad del rumor
i = interés del contenido
a = ausencia de información

De donde resulta que haciendo descender uno de los dos factores - la importancia de la información y la ambigüedad - , el índice de intensidad del rumor desciende y desaparece cuando se anula el interés o se despeja la ambigüedad.

ACTITUDES ANTE LOS RUMORES

Según el autor norteamericano Taylor Buckner en su obra "A Theory of Rumor Transmisión", (http://www.tbuckner.com), si el individuo adopta una actitud crítica ante el contenido del rumor, esto significa que es capaz de emplear una habilidad crítica para separar la verdad de lo falso en los rumores que le llegan. En cambio si adopta una actitud acrítica, esto significa que es incapaz de emplear una habilidad crítica para examinar el rumor, y por tanto es incapaz de separar lo verdadero de los falso.

  • La persona crítica, si conoce la materia del contenido del rumor lo rechaza, pero aún si sólo conoce no mucha información adoptará una actitud escéptica y chequeará las fuentes antes de difundir el rumor o actuar sobre él.
  • La persona acrítica puede que no rechace el rumor especialmente si se asocia con algo que le interesa creer o le es placentero, el rumor es entonces tomado como cierto.

La aceptación o no del rumor depende mucho de la personalidad y las naturaleza del receptor, de su situación individual, grupal o social. Por lo regular, la mayoría de la víctimas son personas con baja capacidad crítica, poca información, de carácter impresionable y persuasible, y de naturaleza insegura. En este caso puede ocurrir que la propia persona le añada nuevos elementos al rumor o distorsionarlo de acuerdo con sus necesidades psíquicas (ruidos en la información). Se convierte así en eslabón de la cadena de trasmisión del rumor. Incluso puede también convertirse en emisor de un nuevo rumor.

CÓMO ENFRENTAR LOS RUMORES

Estrategias

  • Partiendo de lo anterior, la primera estrategia es tratar de educar a la ciudadanía para convertirla en personas con capacidad crítica. Esto se logra elevando su nivel cultural general, y sus conocimientos en guerra psicológica en particular.
  • La articulación y ejecución de una política comunicacional e informativa que cuente con los suficientes medios de comunicación modernos y eficaces, que pueda neutralizar la guerra psicológica.
  • El máximo desarrollo de los medios de comunicación alternativos y comunitarios.

  • La formación y selección de comunicadores sociales con elevada capacidad profesional y en especial con un gran compromiso moral patriótico con su país y la Constitución Nacional.
  • Capacidad de reacción rápida en la labor informativa, y de pronóstico de las actividades enemigas en guerra psicológica.

  • El constante desenmascaramiento de los métodos de guerra psicológica que emplean los grandes medios privados.
  • Información siempre transparente, fundada e irrenunciablemente comprometida con la verdad.

También pueden emplearse los siguientes métodos (basados en el trabajo "El pensamiento científico frente al rumor" de Adrián Alauzis):

1. El silencio. Puede usarse si el rumor puede ser ridiculizado de forma inapelable; por ejemplo, un anuncio del fin del mundo para el martes que viene.

2. Ataque concentrado. Dirigir las fuerzas del desmentido si los focos del rumor son pocos y controlables.

3. La publicidad. Solo con una buena campaña y con el cuidado de no terminar esparciendo más el rumor; y sin dar posibilidad de malentendidos. Se puede emplear también el desmentido, pero también se debe tener en cuenta que el desmentido puede resultar o no, ya que posee muchos inconvenientes comparados con el rumor mismo:

. No resulta una noticia y por tanto no despierta el mismo interés que el rumor.

. Por no ser noticia, tiene poca cabida en los medios de difusión.

. Desde la lógica de los creyentes del rumor, el desmentido puede no tener ningún valor: todo calumniado desmentirá lo que se dice ¿qué aportación ofrece entonces dirá?

. El desmentido es una información fría, casi un aguafiestas' (JN Kapferer, p. 293).

. La desmentida necesariamente incluye al rumor y puede lograr reforzar la asociación negativa, mucho más si el medio usado es la radio o la televisión que se prestan a malas interpretaciones.

. Difícilmente un desmentido igualará la cantidad de repeticiones que ostenta el rumor a desmentir.

4. Desinformación. Restar credibilidad al rumor.

5. Reasociación. La estrategia contra el rumor puede ser asociarlo a fuentes que ya se conocen como enemigas o descubrir su intención de esta forma el rumor puede dejar de circular pues quien lo contara sería sospechoso: el transmisor pasa a conspirador.

6. Explicación. Ofrecerle a las personas una explicación sobre cómo funciona un rumor y sus mensajes simbólicos. Es decir, esclarecer el fenómeno del rumor en lugar de su contenido.


El rumor visto como fenómeno comunicativo resulta útil para descubrir las inquietudes, necesidades e ideas del conjunto social que se hace eco de ellos. En ese sentido, es una excelente herramienta de diagnóstico.

Si bien la veracidad o no de una afirmación o hecho incluido en rumores a veces importa poco, se trata de un aspecto fundamental. Por lo tanto, se deberá tener sumo cuidado en el uso de la desmentida, evitando sobre todo una mirada simplificadora que subestime la complejidad del fenómeno.

Sobre el tema existen en Venezuela valiosos aportes para consultar como lo son: "Psicología para la Revolución y de la contra-Revolución" del psicólogo José Garcés Sánchez, y los trabajos de los psicólogos José del Grosso, y Hebert Tovar, y de otros.

FINAL

Como ya se ha dicho "el precio de la libertad es la vigilancia eterna", eso quiere decir no ser ingenuos, estar atentos de los movimientos más mínimos de aquellos terroristas y golpistas enemigos de la democracia y de la Patria, saber descubrir a tiempo sus conjuras contra el pueblo. También debemos desenmascarar a los traidores. En estos días hay que estar muy vigilantes sobre todo al período posterior a los llamados reparos. Pero jamás cayendo en una paranoia, ni haciéndole el juego a la guerra psicológica. Los rumores en general, siempre van a existir, no hay sociedad donde no estén presentes, pero si podemos hacer reducir aquellos más dañinos del enemigo a un nivel que no ponga en peligro la Revolución. El rumor de la guerra psicológica lo podemos comparar con la epidemia del virus del sida, es un síndrome de inmunodeficiencia política e ideológica adquirida, se adquiere creyendo y difundiendo acrítica e ingenuamente los rumores que el enemigo nos quiere hacer creer. Por eso, debemos estar vacunados y conocer los mecanismos de difusión y trasmisión de la enfermedad, para impedir que nos destruya.

Tenemos que descubrir a tiempo a los que pretenden lograr la disociación psicótica , esta vez, (¡alerta!) dentro del propio campo bolivariano. La estrategia de la intriga debe ser enfrentada con la verdad, la estrategia del miedo con la valentía, pues con miedo no se hace revolución.

¿Y después de todo, a quién le conviene "Las Verdades de Miguel"?


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada