www.soberania.info
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Petroleo: la razón principal de EEUU para derrocar a Chávez
Manuel Freytas / IAR-Noticias (Internacional) - 14/05/04

El plan de intervención extranjera a Venezuela

Recuperar el control del petróleo venezolano mediante el derrocamiento de Hugo Chávez no es para EEUU una causa ideológica sino una cuestión  de negocios y supervivencia imperial. Eso explica el  plan de  intervención extranjera - al estilo Haití - que Washington está operando como metodología "novedosa" para derrocar al régimen constitucional que gobierna Venezuela.

Según un informe publicado  en el  periódico Soberanía.info,  en  el año 2021  Venezuela, Irak, Irán, Arabia Saudita, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Nigeria, Rusia y ciertos países de  la  región del Asia Central, serán los únicos sobrevivientes de la era del petróleo.

Todos los demás países, hoy productores, dentro y fuera de la OPEP, sencillamente no tendrán petróleo.

Estados Unidos y Canadá tendrán las mayores reservas de bitúmenes y arenas petrolíferas u oleoginosas; pero carecerán de  petróleos convencionales cuyos costos de producción sean menores a 3 dólares, que  sólo  tendrán los países arriba mencionados.

Estados Unidos y Gran Bretaña -su principal socio estratégico en Europa-  con la invasión y ocupación de IrakAfganistán, se han asegurado temporalmente y a un precio cada vez más alto el control del mayor yacimiento de hidrocarburos: Medio Oriente y Asia Central.

De esta manera el capitalismo estadounidense logró   frenar la crisis terminal de su sistema económico; apuntalando el dólar como moneda mundial para seguir desarrollando su nivel de vida derrochador a expensas de la miseria mundial, pero sobre todo, seguir controlando la economía de Europa, Japón, China y el sureste asiático a través del control de precio y la producción de la principal mercancía de la economía del capital: los hidrocarburos.

Venezuela es hoy a nivel mundial la más grande reserva de petróleo extraíble con las tecnologías actuales.

De concretarse los experimentos exitosos de Chevron Texaco y la Universidad de Stanford, sobre el uso del gas en la extracción de los petróleos pesados, las reservas extraíbles de la faja petrolífera del Orinoco se multiplicarían por 3.5 veces, lo que significaría que las  reservas de Venezuela ascenderían a más de 300 mil millones de barriles de petróleo, más que todas las reservas totales de la OPEP.

La importancia estratégica de Venezuela



El domingo 16 de mayo una marcha multitudinaria congregó al movimiento bolivariano venezolano contra el  imperialismo y el golpe de Estado.

En los próximos 50 años Venezuela será el único país con petróleo para exportar en el hemisferio occidental, a 5 días de transporte del principal mercado mundial de hidrocarburos (EEUU, México y Canadá) y a una distancia similar del Mercosur.

Por esa razón principal Venezuela reviste para Washington más  importancia estratégica que el Medio Oriente, por situarse en su patio trasero y por estar dentro de una geopolítica de conquista  contenida en el Plan Colombia,  con cuya implementación  regional piensa apoderase de los  recursos naturales y energéticos que su  economía necesitará en los próximos 40 años.

Y esto se explica dentro de un cuadro de supervivencia marcado por necesidades concretas.

Estados Unidos produce el 73% de la energía total que consume , y a su vez consume mundialmente:

. El 33% de los hidrocarburos

. 1 de cada 4 barriles de petróleo

. 40 de cada 100 litros de gasolina

. 1 de cada 3 derivados de hidrocarburos

. 1 de cada 5 de los destilados

El déficit del 25% de su consumo energético equivale a unos 12 millones de barriles diarios de petróleo y gas, que tiene que importar , desde todos los lugares del mundo, pero especialmente desde Latinoamérica.

Estos 12 millones de barriles diarios de hidrocarburos deficitarios, que se convertirán de 25 a 30 millones diarios en el 2020,  es la razón estratégica central que guía las invasiones armadas  de EEUU por todo el planeta.

La invención de la doctrina del "eje del mal" con que la Casa Blanca  justificó las invasiones de Irak y Afganistán se explica  en el hecho de que  el 90% de las reservas mundiales de petróleo y gas están en manos de países musulmanes de la OPEP, de Rusia, y de regiones musulmanas de la antigua Unión Soviética.

Y lo más grave para Washington: la gran reserva segura y barata que tenían en su patio trasero, se les complicó y luego se les escapó de las manos con el advenimiento  de Hugo Chávez y su movimiento bolivariano en el gobierno de Venezuela.

Petróleo y supervivencia imperial



Casi dos centenares de paramilitares acusados de tramar un revuelta
armada contra el gobierno de Venezuela, en la primera semana de mayo, permanecen detenidos y a la espera de un juicio.

Recuperar el petróleo venezolano mediante el derrocamiento o el asesinato de Hugo Chávez no es para EEUU una causa ideológica sino una cuestión  lógica de negocios y supervivencia imperial .

El plan de  intervención extranjera -al estilo Haití- que Washington está operando como metodología "novedosa" para derrocar a Chávez con una "fuerza multinacional de Paz" , con la complicidad de la ONU y de gobiernos europeos, se explica en la siguiente razón:


Estados Unidos e Inglaterra pueden resistir por un tiempo una interrupción en el suministro de hidrocarburos. Son países productores y tienen reservas estratégicas almacenadas, pero, el resto de las economías mundiales, incluyendo Europa, Japón y China son totalmente vulnerables a un corte de energía.

Estados Unidos, Japón y la Unión Europea consumen mundialmente:

. 67 de cada 100 litros de gasolina

. 56 de cada 100 litros de derivados

. 41 de cada 100 litros de fuel oil

. 60 de cada 100 litros de otros destilados

. 44,5 del gas mundial

. 50% del petróleo mundial

. Comercializan el 65% del petróleo del mundo

Hoy las grandes potencias mundiales, las grandes economías y las grandes corporaciones multinacionales, tienen un déficit cercano a los 40 millones de barriles diarios de hidrocarburos y en el transcurso de esta generación para el 2020 éste déficit sobrepasará los 100 millones de barriles diarios, porque sencillamente ninguno de esos países tienen reservas petrolíferas en sus territorios que le alcancen más allá del 2015.

Europa y Estados Unidos están aquejados por el mismo síndrome: el déficit de hidrocarburos , un elemento esencial para su supervivencia y sin el cual  sus infraestructuras industriales, económicas y militares se desmoronarían en pocas décadas.

Esto emparenta y junta a los viejos imperios   europeos con el nuevo imperio unipolar norteamericano en una cruzada permanente: invadir países para apoderarse del elemento vital para su existencia futura.

Esto explica la "sociedad" natural existente -más allá de los discursos "opositores" europeos en la ONU - entre el capitalismo norteamericano y el europeo en las invasiones militares ejecutadas por el Pentágon o, pero aprovechadas económicamente, en primer lugar por los consorcios norteamericanos, y secundariamente por las corporaciones europeas que participan del botín de guerra , como ahora lo están haciendo con la "reconstrucción de Irak".

Tras el 11-S , y con distintas características,  Europa y Estados Unidos se asociaron -a través de la ONU y de la OTAN-  para invadir y ocupar Afganistán y luego Irak.

La mecánica funcional siempre es la misma: EEUU invade militarmente , y Europa (por medio de la ONU y de la OTAN) asume el rol de "legitimadora" a través de una "Fuerza multinacional de Paz" , que hoy le está retaceando a EEUU en Irak,  con la intención de sacarle más participación para  sus bancos y transnacionales en el negocio del petróleo y de la "reconstrucción".


En esta lógica -estadística y harto repetida- se fundamenta lo que muchos ven como la salida más probable de la conspiración golpista contra el gobierno de Venezuela: la intervención extranjera.

Con Chávez y su gobierno, elegidos democráticamente y con un alto nivel de adhesión popular, no pueden esgrimir la doctrina del "eje del mal" aplicada contra Saddam en Irak,  o contra los talibanes en Afganistán, sino que deben implementarla en un nuevo modelo adaptado al patio trasero.

La campaña desestabilizadora contra Chávez abreva en tres ejes principales de ataque: las actitudes "dictatoriales" del presidente, la "violación de derechos humanos" de su gobierno, y su "vinculación" con la guerrilla y el narcotráfico colombiano .

Sobre ese presupuesto operativo  trabajó -y lo sigue haciendo-  la estrategia mediática golpista urdida por la conexión cubano-americana-sectores oligarcas de Venezuela , cuyas líneas matrices parten -como siempre- de la CIA y del Departamento de Estado norteamericano.



Durante su último  encuentro con corresponsales extranjeros, Chávez dio nombres y fotos de los paramilitares detenidos, y habló de una "conspiración internacional" contra el gobierno
de Venezuela.

El cuarto golpe

La intervención extranjera es el cuarto golpe que se avecina en Venezuela, después de tres intentonas fallidas para derrocar a Chávez.

Sustituye en el tiempo al
golpe mediático abortado del 11 de abril de 2002, al golpe petrolero de fines de 2003,  y al  revocatorio presidencial del 2004, que lleva en sus entrañas un golpe institucional para derrocar a Chávez.

La operación con el revocatorio ya fue neutralizada, y no puede ser utilizada con el objetivo que fue concebida.

Hoy EEUU ya no  trata de imponer un golpe mediático, un golpe petrolero, o un golpe institucional por medio del revocatorio, sino de generar en Venezuela un contexto de anarquía armada y de guerra civil  (tal como sucedió en Haití).

Un derrocamiento militar de Chávez en estos momentos es inviable para Washington por la ola de protestas y de presiones internacionales que levantaría,  y por el alto grado de polarización existente en la sociedad venezolana.

Por otra parte, el golpe militar tradicional combinado con una acción de desestabilización mediática , ya se aplicó y fracasó en Venezuela  en abril del 2002. Una operación de estas características colocaría a Bush en una situación  tan o más complicada que la que atraviesa en Irak.

Hoy el accionar del Departamento de Estado norteamericano está claramente orientado a crear - por medio de métodos desestabilizadores -  las condiciones económicas , políticas, y sociales para la intervención de una  fuerza multinacional, como la que se practicó en Haití.

Hay un punto de partida que es la desestabilización económica, dentro de la cual - y como lo señaló recientemente un funcionario venezolano - EEUU podría dejar le de comprar por un tiempo petróleo a Venezuela y seguir profundizando el boicot económico internacional contra el gobierno de Hugo Chávez .

En este contexto puede operar - como de hecho lo está haciendo - el proceso de desestabilización política por medio de la rebelión callejera - inducida por elementos parapoliciales o grupos infiltrados - que generen el caos social (la famosa Guarimba) en el principal país petrolero de Latinoamérica. (En este marco hay que analizar la presencia en Venezuela del grupo de paramilitares detenidos por el gobierno, y cuya misión  pudo estar orientada a servir de factor inductor de un cuadro de violencia armada trasladada desde los cuarteles a las calles).

El paso siguiente, con Venezuela sumida en el caos , es hacer un  llamamiento internacional a fin de  "parar el derramamiento de sangre" , con la OEA, la ONU, y la correspondiente "fuerza multinacional de paz"   encabezada en primer término por los marines estadounidenses.

Con Venezuela en un proceso de anarquía creciente, y con Chávez "aislado internacionalmente" (como pide el hermano de Bush), una operación de entretejido internacional para invadir Venezuela con la ONU y una "fuerza multinacional de paz", resulta factible y operativa para Washington y el Departamento de Estado norteamericano.

Con la "intervención extranjera" EEUU busca tercerizar el golpe de Estado contra Chávez,  delegando - formalmente - el derrocamiento del gobierno constitucional en una fuerza militar multinacional - controlada por USA - que venga a poner "paz y orden"  en Venezuela.

Ese es el "producto final" del proceso de desestabilización que está en marcha contra Chávez y que nunca se detuvo.

La República Bolivariana es una "gigantesca Haití" en el tablero de invasión de los halcones del Departamento de Estado y del Pentágono.

Y nadie puede garantizar que de ese proyecto, aparte de las potencias europeas, no participen - a nivel de legitimadores de la invasión - algunos países latinoamericanos en los que hoy Chávez "confía".

Hay que observar atentamente a Haití, ese es el modelo paradigmático a ser aplicado - con las modificaciones del caso - en territorio venezolano.

El Imperio compra conciencias, armas, militares, políticos, periodistas, presidentes, y el rédito económico de una invasión  a Venezuela justifica por lejos la "inversión en dólares" que hoy están realizando la CIA y sus usinas empresariales en Venezuela y en Latinoamérica.

Venezuela posee en la actualidad, según cifras de la propia PDVSA, un potencial de reservas probables que se elevan a 380.000 millones de barriles de petróleo , superiores a cualquier país de la OPEP.

Esa, y no otra, es la razón  principal por la cual Venezuela, junto con Irán y Siria, conforma la trilogía de países que Washington considera de "prioridad estratégica" ocupar militarmente en el corto plazo.

................................................

Fuente:   los datos y estadísticas sobre petróleo citados en esta nota corresponden a un extenso informe titulado: El Plan de Negocios de PDVSA: un plan privatizador, publicado en el periódico Soberanía.info, y firmado por Pablo Hernández.


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada