www.soberania.info
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Douglas Bravo: Chávez negoció el referendo
Richard Becerra Jiménez / Semanario La Razón No. 491 (Venezuela) - 06/06/04

Douglas Bravo alerta sobre inminente ocupación militar estaounidense

"Si Chávez o la Coordinadora gana el referendo es evidente que habrá perdido la soberanía de la nación y del pueblo", indica Douglas Bravo. FOTO AGÜERO

En opinión del legendario ex guerrillero Douglas Bravo, líder del movimiento Tercer Camino, la alocución del Presidente de la República, Hugo Chávez, la noche del día 3 de junio, horas después que el rector del Consejo Nacional Electoral, Jorge Rodríguez, ofreciera las cifras preliminares sobre los reparos que activarán la convocatoria del referendo revocatorio presidencial, no era esperada por la masa que respalda al primer mandatario y al proceso bolivariano a la cual se le ha dicho por largo tiempo que se estaba llevando a cabo una revolución, según analizó.

Señala Bravo que una de las primeras interpretaciones que requieren el discurso del Presidente fue el hecho de haberle otorgado prioridad a la democracia representativa en lugar de la participativa. "El otro elemento a evaluar es el fenómeno de poner a hablar al actor principal (el Presidente) desde una pantalla que nunca es lo mismo que tenerlo de cerca. Y esto crea una distancia. Otro punto es que ahora no es el capitalismo el enemigo sino (George W.) Bush. De tal manera que si Bush sale derrotado en las elecciones de noviembre y gana (John) Kerry, ese enemigo desaparece y vendría otro escenario. Cosa que es mentira porque Bush o Kerry son representantes del imperio capitalista, del corporativismo petrolero-militar que es la cuestión más agresiva que ha habido en el planeta Tierra en toda su historia".

Prosigue nuestro entrevistado y advierte que todo parece indicar la existencia de un pacto acordado previo al anuncio del referendo revocatorio: "Por la historia, recordamos que las luchas sociales de la Guerra Federal terminaron en el Pacto de Coche y fue negativo para los campesinos y el resto del país; y que las luchas sociales, políticas y espirituales del pueblo durante la caída de la dictadura de Pérez Jiménez quedaron secuestradas por el Pacto de Punto Fijo. Asimismo, cuando el pueblo se rebeló el 11 de Abril (de 2002), después de la caída del gobierno, todo terminó en un pacto. Y eso es lo mismo que anda pensando ahorita el pueblo que está defendiendo al oficialismo. Hay la existencia de un pacto para frenar y capturar al proceso revolucionaro, y eso constituye algo enteramente negativo. Frente a eso, se debe llamar a la resistencia integral al imperio no sólo militar sino también económica, cultural, espiritual, religiosa, étnica y ecológica. Y ese pacto es negativo para esa resistencia. Todo el mundo sabe que Estados Unidos necesita resolver el problema energético para poder seguir siendo imperio, y que requiere no sólo petróleo sino gas y bio-diversidad para el futuro, y Venezuela tiene esas tres cualidades. Estados Unidos va a venir para acá militarmente porque su doctrina militar ha variado. Ayer decía que se debía controlar, a través de contratos y negocios con los gobiernos, las fuentes energéticas; ahora dice abiertamente que es necesaria la posesión militar de esas fuentes. Allí está entonces la razón para una doctrina militar que debemos elaborar los venezolanos para hacerle frente a esa agresión por parte del imperio. Y ese pacto es un freno a la resistencia contra al imperio".

- ¿Quiénes son los actores de ese pacto?

- Yo me imagino que (Jimmy) Carter jugó un papel muy importante, porque él, independientemente de su fundación, es un representante del imperio, al igual que (César) Gaviria. Y ambos representan, junto con Bush, al Plan Colombia que es la fuerza militar que viene a agredir a Venezuela. Por eso cuando se habla de revocatorio, porque ciertamente el pueblo estaba esperando varias salidas, el primer escenario era ese: aceptar el referendo; el segundo: llamar a elecciones generales; tercero: impugnar las decisiones del Consejo Nacional Electoral ante el Tribunal Supremo de Justicia; y cuarto: la revolución bolivariana en marcha en su etapa de lucha antimperialista. Se tomó la que ya conocemos, y con la misma, independientemente que no se haya protestado, el pueblo no quedó satisfecho. Y es por algo elemental: si el revocatorio lo gana la Coordinadora (Democrática) o el gobierno, de todas maneras van a seguir firmándose los acuerdos y tratados de petróleo y gas a favor de las multinacionales, y eso es lo negativo para Venezuela. Con cualquiera que triunfe, ganará el Departamento de Estado. Es decir, que si gana la Coordinadora o el gobierno, es evidente que habrá perdido la soberanía de la nación y del pueblo. Por eso el pueblo esperaba que se le hablara de proseguir la revolución bolivariana en la etapa antiimperialista. El pacto tiene dentro de sus particularidades que lleva a los trabajadores, empleados, campesinos y a la población en general, a una paz social que limita automáticamente la lucha por las revindicaciones económicas, políticas y espirituales de la gente, pero al mismo tiempo, y algo peor todavía, es la paz social que necesita el imperio para poder pacíficamente llevarse nuestras materias primas y energéticas y tener su presencia militar acá.

- ¿Qué obtendrá a su beneficio el presidente Chávez con este pacto?

- Se debe tomar en cuenta que en cinco años ha habido ciertamente un discurso antimperialista, antioligárquico que empuja a las masas a sentirse actores de una revolución. Pero, al mismo tiempo, en cinco años ha habido una ejecutoria plena y total capitalista, con leyes neoliberales y decretos y ejecutorias neoliberales como lo son los acuerdos de gas y petróleo y biodiversidad. De manera que hay una tremenda contradicción entre la palabra y la ejecutoria, entre el discurso y los hechos. Y esa contradicción, tarde o temprano, tenderá a romperse porque hay que reconocer, y quiero subrayar eso, el noventa por ciento de la gente que defiende al gobierno es patriota y revolucionaria. Pero, desgraciadamente ese noventa por ciento no ejerce ninguna función real de poder, simpatizan con la revolución pero no deciden para nada. La decisión del gobierno está en manos de una minoría representada por (Tobías) Nóbrega, Alí Rodríguez, (Jorge) Giordani y todos los neoliberales, y es un grupo que no pasa del diez por ciento. Sin embargo, tiene en sus manos a Pdvsa, al Ministerio de Minas, al de Finanzas, y las palancas fundamentales del poder que se ejercen desde el PPT. Porque este partido es la alianza que va con Bernardo Álvarez desde Washington hasta acá y que lleva a cabo todos estos acuerdos negativos contra la soberanía venezolana. A la larga ese mismo pueblo que respalda a la revolución bolivariana se dará cuenta que no hay tal proceso sino una ejecutoria como ha sido denunciada por los propios hombres de la revolución bolivariana, tales como Francisco Mieres, (Víctor) Poleo, (Elie) Habalián, el profesor (Paulino) Núñez, Luis Britto García, todos representantes de la corriente bolivariana y que, sin embargo, consideran que la ejecutoria en esas materias fundamentales son la expresión real del neoliberalismo, de la globalización. Y son contratos peligrosísimos porque hacer concesiones de petróleo a cuarenta años y en gas a treinta y cinco pero renovables y que equivaldrían a setenta, comprometen la existencia del total de lo que tenemos en esos recursos naturales. El gobierno actual está manejado por un sector neoliberal, capitalista, de conciliación con el imperio norteamericano, y por eso hay que decir una frase que es muy común: "mientras haya gobierno bolivariano de esta naturaleza no habrá revolución bolivariana". Y la prueba de ello es que el 13 de Abril, cuando se puso en práctica la revolución bolivariana, era precisamente porque no había gobierno bolivariano. Y hay que recordar esta frase de Bolívar, la cual discutía en la clandestinidad con muchos hombres que ahora están en el gobierno: "Una vez forjado el pacto con el fuerte es eterna la gratitud del débil". Por eso hay que decir también esa frase del pueblo: "La mejor palabra es la conducta". No es lo que tú digas sino lo que haces.

- ¿Desde cuándo se viene fraguando ese pacto que usted denuncia?, ¿acaso se llegó a él en la cena que días atrás tuvieron Chávez y Carter?

- En realidad, no te lo podría decir. Lo único que se sabe es quiénes son los actores y todo se debe a una cosa: la guerra de Iraq que está perdiendo Estados Unidos, la crisis en Afganistán, y la judío-palestino, obliga a ese país a venir acá en la búsqueda de energía y biodiversidad de cualquier manera y chantajea con eso. Para ello tiene preparado el Plan Colombia para invadir a Venezuela cuando sea necesario y hay que estar preparado muy pronto porque después de las elecciones de noviembre, gane quien gane, Estados Unidos hará presencia aquí a través del Plan Colombia. Por eso hay que alertar a la juventud venezolana, mujeres y hombres, sobre eso que viene encima contra nosotros. Y no viene porque Chávez esté aquí, sino por la razón por la cual fueron a Iraq; y van después para Irán y Venezuela. El imperio se desmoronará si no asalta militarmente las fuentes de energía que hay en el mundo. Por ello hay que preparar la resistencia integral contra el imperio, la cual podría ampliarse a una resistencia de América Latina. Es clave el problema de la resistencia ahorita, a toda la gente, nulos, jóvenes, mayores hay que irlos preparando para esa gran resistencia. Y no es que el pueblo quiera la guerra sirio que van a hacerle la guerra.

- ¿Ésa invasión se dará en forma militar pero también política?


- Claro, ellos no van a llegar diciendo que vienen por petróleo, argumentarán con una mentira tal y como lo hicieron en Afganistán e Iraq. Aquí ya la tienen preparada: el narcotráfico y la guerrilla.

UNA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA VERDADERA

- Chávez suele atribuir su fracaso al imperialismo yanqui y a la llamada oligarquía nacional, pero diversos analistas se le atribuyen a su propia incapacidad, a su incoherencia política e ideológica y a su indefinición y dualidad política ¿Cuáles cree que son realmente las causas?

- Esta crisis se da porque Venezuela viene arrastrando un proceso desde hace veinte años, y ahora está en su punto más alto. Se da también, y con rapidez, porqué hay dos actores que se están disputando el poder y lamentablemente son factores que en el fondo no tienen profundas divergencias ideológicas y me refiero al tema económico. La Coordinadora Democrática representa el pasado, a AD, a Copei, a la violación de los derechos humanos y al saqueo del país en cuarenta años, y el pueblo no puede tolerar que vengan ellos. Ni tampoco puede permitir que esta camarilla del PPT y compañía siga gobernando habiendo tantos patriotas en el país. Ellos dos son actores cuya única diferencia es quien está y no en el gobierno, pero coinciden en cosas fundamentales. Y es triste reconocer, y lo digo con franqueza, que desde 1957 hasta nuestros días la revolución venezolana se presentó siempre como una alternativa frente a las fuerzas pro norteamericanas y de derecha; pero ahora no tiene una presencia como alternativa porque las únicas dos fuerzas que están compitiendo en este instante son la de la derecha del gobierno y la derecha de la Coordinadora, dos fuerzas pro norteamericanas. Y hace falta la presencia del verdadero proyecto revolucionario y bolivariano que no puede estar encarnado con esos ministros que están allí haciendo los tratados de petróleo. Y en esa fuerza estarán los militares patriotas, aquí la presencia militar es indispensable y hay algo por reconocer, que guarda parecido con el año 1960, cuando se produjeron los sucesos insurreccionales contra Rómulo Betancourt. La oficialidad venezolana era mayoritariamente antinorteamericana, antigringa, anti Pentágono, como ahora. Y eso le preocupa a Estados Unidos que quisiera ver a Venezuela metida de lleno defendiendo el Plan Colombia y no lo puede lograr porque tiene esos oficiales como en los años sesenta, es decir, antigringos, y eso es enteramente positivo.

-¿A qué se debe que desde hace más de dos años el gobierno ha dicho que le solicitará a la embajada de Estados Unidos que le entregue los espacios físicos que ocupa en Fuerte Tiuna y aún siguen así?

- Estados Unidos está acostumbrado, como imperio que es, a tener bases militares en todas partes. Y cuando son bases ocupa esos espacios y convierten en impenetrables esas zonas por parte de la soberanía venezolana. Y no son solamente en Conejo Blanco sino también en la Gran Sabana en donde se está sacando el uranio, allí es impenetrable para cualquier oficial o venezolano. Eso pertenece prác-ticamenteíal territorio norteamericano y frente a eso hay que protestar. No podemos retornar al pasado, el futuro es el que nos corresponde de la revolución bolivariana verdadera.

-¿Toda la oposición a Chávez es de derecha y está bajo la influencia y orientación política de Estados Unidos?

- No, no es así. Así como hay muchos revolucionarios en el gobierno, que son la mayoría, pero no están mandando, en la Coordinadora, y no lo digo a nivel de jefatura, sino a nivel de la masa pobre de los cerros que ha ido a acompañar a los ricos, a ese sector de los pobres y de la clase media hay qué reservarles un espacio en el frente patriótico revolucionario, y ciertamente ellos no merecen estar al lado de ese grupo de hombres que gobernó durante cuarenta años. Y muchos de ellos, particularmente los militares de Altamira son de contenido fascista. A esa juventud no les corresponde ir a lado de esa gente, como tampoco a la gente buena de los cerros, a los círculos bolivarianos, a los indígenas y a los militares patriotas.

- ¿Qué opinión le merece la oposición agrupada en el llamado Bloque Democrático?

- Entiendo que es el ala fascista de la Coordinadora Democrática. Esos sectores están debidamente respaldados por las fuerzas más negras.

- ¿El Bloque le ha hecho mucho daño a la oposición?


- Los propios sectores de la Coordinadora tratan de deshacerse de estos grupos porque le constituyen un peligro hasta para sus propios planes burgueses.

GANE LA OPOSICIÓN O EL OFICIALISMO, PELIGRA LA SOBERANÍA

- ¿Chávez tiene temor a perder el referendo revocatorio?, ¿él va inseguro a esa cita electoral?

- Nosotros no tomamos mucho en cuenta cuando se dan esas circunstancias porque detrás está el fondo del problema. Estados Unidos está enteramente satisfecho, convencido que si gana el oficialismo o la Coordinadora, sus negocios petroleros y de energía van. Por el contrario, Estados Unidos estaría preocupado si va la revolución bolivariana porque ésta le pondría freno a la venta de la soberanía y cortaría ese proceso de entrega que tenemos hacia ese país desde hace un siglo y pico. Se trata de hacer una revolución no sólo contra el imperio sino contra el sistema capitalista y crear una nueva civilización. Se trata de salvar al planeta del desastre ecológico y Venezuela va por ese camino, por ejemplo, los planes industriales están arrasando las mejores selvas que tenemos, de una verdadera noción de los derechos humanos y algo fundamental como es la creación de una sola nación en América Latina, que desaparezcan las fronteras y que haya respeto a la biodiversidad y pluralidad religiosa y cultural. Si no nos enfrentarnos así a Estados Unidos, vendrá otro imperio a gobernar. Yo creo que en América Latina se están dando las condiciones para que renazca con fuerza ese elemento y Venezuela está en un punto positivo para iniciar esa gran resistencia al imperio. Imagínate a los negros, mestizos, blancos, las culturas del Caribe, de la Amazonia unidas con sus propios valores para enfrentar al imperio, para defender nuestras propias cosas. Esa es la verdadera revolución que va a iniciar para el mundo entero la nueva civilización.

- ¿Cuál es su posición y la del Movimiento "Tercer Camino" ante el referendo? ¿Llamarán a votar a favor del "Si", del "No" o se abstendrán?

- Se podrá deducir por lo que he dicho. Si gana la oposición o el oficialismo, habrá acuerdos contra la soberanía del pueblo. De manera que nosotros no podemos estar llamando a votar por nadie. Nosotros ni siquiera nos hemos inscrito en el Consejo Nacional Electoral, jamás, yo no he votado nunca. Pero, no solamente somos nosotros, es la mayoría del pueblo. Eso se llama disidencia electoral, es yecir, quienes no se inscriben porque son radicales, los que se inscriben pero no votan, y los que votan pero lo hacen nulo. Por eso cualquier gobierno que venga o de los anteriores son ilegítimos, no tienen la legitimidad del pueblo: cualquiera, Caldera, el otro, y el otro.

- ¿Qué lectura podría tener la decisión del CNE admitiendo que sí están las firmas para convocar el revocatorio presidencial?

- Eso forma parte del pacto al cual se llegó. Todo el mundo sabe que las Fuerzas Armadas y la gente que fue a recibir el discurso, estaban en desacuerdo. Y lo seguirán estando por más que traten de convencerlos. La gente ya sabe que los procesos electorales constituyen una mediatización de la conciencia del pueblo. Porque los aparatos de difusión, de comunicación ejercen imágenes subliminales para influir y desviar la verdadera conducta de la gente.

- ¿Es posible construir una oposición nacionalista, democrática y progresista con un perfil diferente a la Coordinadora Democrática y al chavismo?

- La Coordinadora se metió en el golpe y en la huelga porque son gente que tiene la filosofía política de derecha, y están en plena correspondencia con las multinacionales y multilaterales. Son la expresión del consenso de Washington, pero el ala derecha del gobierno tiene la misma expresión. No se trata de tener una oposición democrática como esa sino una que le haga oposición a los dos sectores neoliberales que debe ser esa corriente revolucionaria bolivariana que represente la tercera fuerza de la revolución que es el proyecto emancipador, el cual tomará su camino.

- ¿Estamos ante el fracaso de la llamada "revolución" bolivariana? ¿Qué hacer en el momento actual?

- Hay dos vías para adelantar las revoluciones. La primera es partiendo del hecho de una línea ideológica revolucionaria, explicar por qué no hay revolución ahorita. Con la Ley de Hidrocarburos, la de Privatización de las Aguas, de Seguridad Social, nos damos cuenta que las leyes son neoliberales. El segundo elemento es la lucha social porque sin esta no hay revolución. En lugar de salir a la calle un millón de personas para marchar ese número de personas debería tomar las haciendas de los latifundistas que están en la frontera con Colombia y que tienen en sus haciendas a los paramilitares, y que participaron en la conspiración del 11 de Abril; que ese millón de personas se apoderen de los centros estratégicos de Pdvsa para defenderla porque va a venir la invasión gringa. Y esa misma masa inerte, que no participa, debería ir a tomar las siete gobernaciones que supuestamente están en manos de la derecha y que, de paso, son petroleras tales como Anzoátegui, Zulia, Monagas, Apure, Bolívar. No puede haber revoluciones sin hechos sociales ni constituyentes.

HAY SECTORES CHAVISTAS NO CORRUPTOS

- ¿A qué se debe que después de cinco años con Chávez la situación económica del venezolano esté igual o peor que antes, si el actual gobierno ha contado con inmensos recursos económicos derivados de la actividad petrolera y, además, contó al principio con mucho respaldo popular y un enorme apoyo en las Fuerzas Armadas?

- La Cuarta República tiene una plena alianza con la Quinta República en cuanto al tema de la corrupción, están identificados en los ministerios para el saqueo de la nación. Tampoco hay proyectos organizados, son espasmódicos, no hay planes a largo plazo para resolver el problema de la soberanía alimentaria. Por ejemplo, tanto hablar de los campesinos y el pequeño productor y el Ministerio de Agricultura le entregó el ochenta por ciento de los recursos a la agroindustria la cual participó en la conspiración del 11 de Abril y en la huelga de diciembre.

- ¿Podía Chávez hacer una revolución y refundar la República acompañado de Miquilena y José Vicente Rangel, ejes principales de su acción política?

- Para llegar al poder en cualquier parte del mundo hay que hacer pactos. Recuerda la frase de Bolívar. Es trágico. Luis Miquilena tiene fuerza en el Tribunal Supremo, en la Fiscalía y en los ministerios en donde tiene sus piezas. Esas cosas no se resuelven sino con la participación activa para ir a la gran confrontación de valores del imperio.

- ¿Cree que existan sectores del chavismo que no estén tocados por la corrupción?


- Los campesinos chavistas, los obreros, indígenas y marginados que siguen al proceso, esos no están tocados por la corrupción sino los que los dirigen a ellos que es algo distinto. Una élite militar está tocada por la corrupción pero el grueso de la oficialidad no.

- ¿El actual régimen saldrá por la vía electoral o por otra vía?


- Hay muchos escenarios en Venezuela. Uno de ellos es la presencia militar norteamericana. Y si Chávez fuese un hombre que va a enfrentar de verdad al imperio y que no haga pactos con el petróleo y que tenga que destituir a su gabinete neoliberal, Chávez tendría que formar parte de la resistencia al imperio. Tendría que renunciar a la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela para pasar a formar parte de la resistencia latinoamericana y del Caribe contra el imperio. Estarían allí también los piqueteros de Argentina, los Sin Tierra de Brasil, los zapatistas de México, los campesinos de Centroamérica, la indianidad de Bolivia, Perú y Ecuador.


La nueva Pdvsa está a merced del imperio

- ¿Por qué Pdvsa no tiene una política nacionalista si quien la preside, Alí Rodríguez, fue un alto dirigente de la lucha armada y su mano derecha en el partido Ruptura?

- Porque la nueva Pdvsa no dejó la política de Giusti. Entraron nuevos hombres pero con la vieja política de Giusti. Y hay un ejemplo: Giusti decía que se debían producir cinco millones de barriles diarios. "Ese es nuestro plan", decía él cuando Caldera y ahora lo está repitiendo Alí Rodríguez todos los días. La política rentista ha predominado en Venezuela y se incrementó inmensamente en los cuarenta años del pacto de Punto Fijo. Esa política rentista está afianzada ahorita en este gobierno con Alí Rodríguez y él pertenece a esa escuela del rentismo. Por eso nadie puede hablar del rescate de Pdvsa, porque no se ha hecho. Se colocó a una gente que sigue la línea filosófica y económica de Giusti, es decir, del imperio. Y eso debe quedar claro para la juventud venezolana y el mundo entero. Con la Ley de Privatización de las Aguas (Ley de Hacienda Pública Estatal), que denunció Luis Britto García, con la cual se privatizará el Orinoco, el Caroní y el Lago de Maracaibo, y entregarán todas las materias primas que están en el subsuelo y, además, darle control a empresas y fuerzas militares extranjeras de nuestro territorio. Todo está contemplado en una geoestrategia y geopolítica de la hegemonía norteamericana.

- ¿Por qué movimientos como el
"Congreso Petrolero de Maracay" no tienen apoyo de la "revolución" bolivariana?

- En ese congreso se aprobó una plataforma que se llama, en primer lugar, Constituyente Petrolera. Yo estuve allí. Este es un instrumento popular donde deben participar no sólo los gerentes sino obreros y técnicos, empleados y las comunidades que están alrededor de las instalaciones petroleras. Si se da, le quita el control que ejerce el PPT sobre la renta petrolera y pasaría a ser administrado por el pueblo. Es por eso que el PPT no acepta las resoluciones que se acordaron en ese congreso.


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada