www.soberania.info
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Sr. Presidente:
¿de cuándo acá EE.UU. es aliado estratégico de Venezuela?
Gerónimo Antón / Aporrea.org (Venezuela) - 10/08/04

¿No dizque andamos en la fase anti-imperialista?

"Esperamos que reflexionen los que lo asesoran porque nosotros no entendemos cómo un país como éste, aliado estratégico, socio estratégico, ha sido sometido a la presión". Esto lo afirmó el presidente Chávez en un acto donde inauguró la exploración de gas por parte de la Chevron-Texaco en la Plataforma Deltana, en referencia a George Bush. En ese acto el Presidente dijo que de resultar triunfador John Kerry "también esperamos que se inicie una nueva etapa en las relaciones francas, sinceras, de afecto, de cooperación". En general, planteó que aspiraba a que se produjera una mejora en las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos, independientemente de quien ganara las elecciones en ese país.

Nosotros, después de leer estas declaraciones nos preguntamos: Por fin, ¿en qué quedamos?

El 29 de febrero pasado Chávez afirmó en un mitin en el Jardín Botánico que el proceso revolucionario había entrado en su fase antiimperialista. Desde aquel momento ha lanzado sapos y culebras contra Bush. Pero de pronto, por obra y gracia de no sabemos quién, el odiado imperialismo se convierte en socio estratégico, en aliado de Venezuela.

Desde que Chávez decretara la fase antiimperialista, George Bush se había convertido en el blanco preferido del presidente venezolano. De hecho, había abierto un puente de diálogo con Kerry -aunque este también mostró sus dientes, tirándole algunos dardos a Chávez como para que no creyera que él era muy distinto del republicano-. Ahora, en un giro aparentemente sorpresivo deja abierta la puerta a la negociación con Bush en caso de que éste gane las elecciones de noviembre, pero también le lanza una flor a Kerry, por si acaso.

Entonces, ¿es que acaso terminó la "fase antiimperialista"? Ahora resulta que podemos tener "relaciones francas, sinceras, de afecto, de cooperación", con nuestro "socio y aliado estratégico", el imperialismo yanki. ¿Qué sucedió para que las cosas cambiaran?

Desde nuestro punto de vista, creemos que no ha pasado nada importante que haya cambiado las cosas. El imperialismo sigue siendo el imperialismo, y no se traga a Chávez de ninguna forma. Para Estados Unidos, sea Bush o sea Kerry, no existen aliados, amigos o socios estratégicos. Para el imperialismo sólo hay intereses. Y Venezuela, sus riquezas, su petróleo, son de sumo interés para los Estados Unidos, no así Chávez, del que quieren desembarazarse de cualquier manera.

La vena conciliadora del chavismo

Estas declaraciones de Chávez no son casuales, ni mucho menos una jugada maestra de alta política, con la que se pretendería engañar al imperialismo. En realidad, reflejan la disposición -ya mostrada en otros momentos por Chávez- de llegar a acuerdos con el imperialismo, y con sus socios menores de la burguesía nacional. Esa actitud blandengue de nuestro Presidente de poner la otra mejilla.

Las palabras con las que comenzamos este artículo son continuación del Cristo y la insistencia en pedir perdón a los golpistas, mostrada al regreso a Miraflores después del golpe de abril de 2002. Son la zaga de las mesas de negociación propuestas por el gobierno después del paro-sabotaje petrolero, y que concluyeron con los acuerdos de mayo del 2003 que posibilitaron el fraude en los "reafirmazos" y el referendo. Son parte de esa actitud de "perdona-vidas" -santificada por la venerable imagen de la Virgen- mediante la cual se aceptó el fraude en los reparos, a pesar de la gran cantidad de evidencias que ponían al descubierto las marramucias de los golpistas. Empalman directamente con los bloques de la Plataforma Deltana entregados a varias empresas transnacionales para la exploración y explotación de gas; con los 880 millones de bolívares reintegrados a los exportadores por concepto de impuestos, y otras "pequeñas" concesiones otorgadas a la burguesía venezolana y al imperialismo.

La política de Chávez después del referendo: reconciliación con los golpistas

Esos "puentecitos" que se le brindan al imperialismo son, desde nuestro punto de vista, parte de una política del gobierno de Chávez de cara a un eventual triunfo en el referendo del 15 de agosto. Como todo hace suponer, ese día el NO debe ganar holgadamente. Se siente y se ve en la calle. Las encuestas elaboradas por empresas gringas lo confirman. El bajo perfil de la Coordinadora lo evidencia.

En los últimos días, de manera muy clara, el gobierno ha comenzado una campaña que hace eje en ganarse a los empresarios para la situación que se crearía en el país después de un probable y rotundo triunfo del NO en el referendo. En lugar de profundizarse el proceso revolucionario, ampliando las conquistas democráticas logradas hasta ahora, y golpeando severamente al empresariado golpista, el gobierno de Chávez prepara el terreno para una nueva negociación con la burguesía y el imperialismo. Su discurso hace énfasis en la "reconciliación nacional", en el "diálogo" y el "acuerdo", nada más y nada menos que con los mismos que han dado golpes, saboteado a PDVSA, cometido fraudes y asesinado impunemente a miles de venezolanos humildes. Y esto que decimos no es un invento. Está a la vista de todo el que quiera ver.

Esta situación se materializa en varios encuentros regionales con empresarios, no sólo pequeños y medianos, también de los grandes. El último de estos eventos se realizó el pasado jueves en Puerto La Cruz, al cual asistieron más de 250 capitalistas, ligados a empresas como Pepsi y Coca Cola, Polar, Makro, así como empresas contratistas petroleras, y otras de menor tamaño. Luego, el sábado pasado, como parte de la campaña por el referendo, Chávez reintegró en acto público a empresarios exportadores los impuestos retenidos por el Estado. Esto, no se había hecho anteriormente, ahora a esta concesión se le quiso dar la mayor publicidad posible, convirtiéndose en un mensaje claro de las intenciones futuras del Presidente con respecto al empresariado. Otro ejemplo de lo que decimos es la creación de un Fondo de Garantías de 52 millones de dólares que el gobierno pone a la disposición de la burguesía venezolana para la adquisición de préstamos en la banca privada.

Todo lo anterior se expresó de forma muy clara el pasado domingo a través de Venezolana de Televisión. Mientras se desarrollaba la gigantesca movilización popular que culminó en la Avenida Bolívar. Mientras el pueblo manifestaba su repudio al imperialismo y a los golpistas en pancartas y consignas, los dirigentes políticos ligados a los partidos gubernamentales repetían hasta el cansancio la necesidad de la reconciliación nacional después del 15 de agosto; el diálogo con los empresarios y otras sandeces inspiradas en la conciliación de clases.

Mucho cuidado Sr. Presidente con nuevos acuerdos y negociaciones con golpistas. El pueblo no se ha sacrificado a lo largo de los últimos 3 años para que ahora se repita la situación de Nicaragua, en la que la negociación y la conciliación de clases de los sandinistas trajo de vuelta al poder a la burguesía mediante elecciones, después que el imperialismo desgastara al gobierno metiéndolo en la trampa de una supuesta reconciliación nacional.

* Email: geronimoanton@yahoo.com

..................................................................

Artículos relacionados:

Uribe y Chávez: ¿procónsules del imperio?
Lusbi Portillo* / Soberania.info - 04/08/04

Colombianos y venezolanos: Hijos de Caín y Abel suscribieron un memorando para la construcción de un gasoducto
Hebert López* / Semanario Las Verdades de Miguel No. 19 (Venezuela) - 09/08/04


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada