www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


La historia juzgará la privatización de Pequiven
Leocenis García* / Semanario La Razón (Venezuela) - 03/07/05

Habrá que poner en las paredes que Venezuela es un bazar, para que la saqueen los marrulleros. Bajo esa suntuosa retórica de izquierda simulada Chávez ha sido impulsado por los asaltantes que lo rodean a firmar la privatización de Pequiven con el desmembramiento de ésta de Pdvsa, para forma la Corporación Venezolana de Petroquímica. Que tuvo su génesis en ese llamado Mapa Estratégico que en su punto 284 planteaba: "Vamos a separar a Pequiven de PDVSA, porque PDVSA es petróleo." Tal imprecisión deja la inferencia de que si Pequiven no es petróleo, entonces cuál es la concepción de petróleo que tiene Chevron Texaco, Shell, Repsol YPF, Exxon Mobil, BP, Petrobrás, Pemex, Ecopetrol, Cnooc, Sinopec, las cuales están conformadas más o menos de la misma forma, por divisiones de exploración, producción, refinación, petroquímica y comercialización, en general.

Seguidamente entre los argumentos que paulatinamente fueron dando estos cuatreros planteaban que "Pdvsa pisaba a Pequiven y no la dejaba despegar". Ahora, cómo es que la quebrada IVP se recuperó cuando Pdvsa la adoptó como Pequiven en 1987, y le otorgó aún mayor importancia cuando, con el nombre de "PDVSA Química" la reconoció como hermana de "PDVSA Petróleo y Gas" en una propuesta de reorganización de 1997, que no se concretó, por encima de "Exploración y Producción", "Manufactura y Mercadeo" y "Servicios".

Se pasaron la decencia por las axilas

Lo que se ha hecho una vez que se pasaron la decencia por las axilas, fue decretar oficialmente la privatización, habida cuenta que en la mayoría de las empresas donde Pequiven está asociada, ella es el socio minoritario a diferencia del capital extranjero. El primer paso para la enajenación de los activos de Pequiven es desmantelarla de Pdvsa. Fue el mismo Saúl Ameliach el que firmó el proyecto entre Exxon Mobil y Pequiven. Demás está decir que el modelo de los árabes amigos de la política Bush a diferencia de lo que se hacen en otra partes separa la Petroquímica del Petróleo, y lo coloca dentro de un ente llamado "Industrias Básicas". Y Exxon Mobil y Sabic asociadas operan dos plantas petroquímicas en Arabia Saudita: La planta YANPET en Yanbu y la planta KEMYA en Al Jubail. Toda una vulgar copia de la privatización árabe de la petroquímica, cobijada en el bramidillo de la revolución.

Saúl Ameliach en el acto más descarado que conocerá la historia del raterismo en Venezuela, acordó una transacción con Hidroagri donde Pequiven terminó haciendo un desembolso de 25.000 millones de bolívares a una empresa que ni siquiera tenía transporte y tuvo que subcontratar para lo fines contratados a una empresa llamada Norsk Hidro y Sitsa.

Hidroagri, según el auditor de Pequiven no sólo subcontrató empresas para cumplir con su misión, sino que la negociación se autorizó sin licitación, y se incurrieron en acciones fraudulentas. Nuevamente en el 2004 se planteó otra curiosa emergencia, y el Coordinador de Logística de Pequiven Jorge Montero le pidió a Ameliach: La autorización para iniciar una serie de contracciones por la vía de adjudicación directa para servicios asociados a la logística de descarga, mezclas, ensacado y distribución de fertilizantes importados. Y finalmente contratar con empresas que no estaban inscritas en el registro nacional de Contratistas.

Legalizar la Privatización

Lo que se está haciendo en definitiva, es sencillamente que amparados en los artículos 302 y 303 de la CRB, que plantean que no pudiéndose privatizar Pdvsa sí sus filiales. Se está concretizado en ese acuerdo con la empresa brasilera Brasken, lo que en el pasado se conoció en el proyecto de ley sobre la materia, introducido ante el Congreso con fecha 18-06-1996, en el artículo 3° como que: "Las acciones representativas del capital social de Petroquímica de Venezuela, S.A. (Pequiven), podrán ser enajenadas y gravadas a terceros y serán de libre suscripción, tanto por personas jurídicas como por particulares, nacionales o extranjeros " . Y en el artículo 4° se señalaba que Pequiven: "Podrá enajenar y gravar bienes y acciones de su propiedad en empresas filiales, cualquiera que sea el porcentaje accionario que posea, y en empresas mixtas de carácter privado, donde Petroquímica de Venezuela, S.A. tenga cincuenta por ciento o menos del capital social de dichas empresas". Cuando se lee con un mínimo de juicio el artículo 303 de la constitución cualquier hábil lector se dará cuenta cómo se opera la privatización en Venezuela mientras se hacen gargarismos de nacionalismo.

Por eso ya cuando Pequiven declaró la emergencia de transición, lo primero que hizo fue liquidar a Palmaven, precisamente la filial de Pdvsa ligada a través de más de 120 empresas mixtas a la negocio agrícola en Venezuela; de esta empresas, de los créditos, de las inversiones hechas por Venezuela a través de Pdvsa, no hay una sola auditoria que no diga dónde están millones de bolívares desaparecidos en medio de la mayor de las rapacidades. Si la Industria Petroquímica en el mundo factura tres veces el monto que factura la Industria Petrolera, ¿Cómo es que Pdvsa se desprende de esa gran "Oportunidad de Negocio"? ¿Cómo se le arranca a PDVSA la oportunidad de multiplicar sus ganancias y contribuir con ese dinero a los desarrollos sociales?

Urea

Ahora se ha traído de Morón al Tablazo: Urea, para montar ese sañudo show mediático, la misma urea que no sólo sirve para fertilizar arroz, maíz, sorgo o caña sino la misma cocaína. Hasta ahora Venezuela ha tenido que importar urea para cubrir la demanda nacional. Mientras cada vez más son mayores los contrabandos a Colombia. De todas maneras la historia da vueltas, y cuando el pueblo se canse de escuchar el preciosismo del verbo, faltarán postes para colgar a quienes hoy privatizan las empresas del Estado.


(*) Leocenis García - Email: leocenis@yahoo.es


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada