www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Petrocaribe y planes de PDVSA
se mueven por rumbos diferentes

José Pinto* / Soberania.org - 14/09/05

Petrocaribe , la mejor iniciativa promovida por el presidente venezolano Hugo Rafael Chávez Frías en los últimos años, no parece aun haber sido asimilada por sus creadores. Esta integración de los países caribeños agobiados por el saqueo de sus recursos y la carga inmensa de su deuda externa es una nueva esperanza de sus pueblos para enfrentar a mediano y largo plazo la crisis que se va acentuando con la disminución de las reservas del principal combustible energético de la humanidad, los hidrocarburos, y que afectará a todos los pueblos que conforman el planeta, con ventajas, por supuesto, para aquellos que viven en los países más desarrollados.

El crecimiento voraz del consumo por parte del Imperio y los nuevos gigantes industriales como China y la India, hacen pronosticar el fin de la era del petróleo barato a mediados de este siglo XXI, lo cual traerá catastróficas consecuencias económicas, políticas y sociales a nivel mundial, acentuándose aun más en los países del tercer mundo (América Central, América del Caribe, América del Sur, África, Palestina, Malasia, Indonesia, etc., etc.).

Sin considerar el consumo de combustibles fósiles en el arte de la guerra imperialista, el mundo calienta sus hogares y negocios, hace funcionar sus fábricas, enciende sus vehículos de transporte e ilumina las ciudades con los combustibles fósiles. Nos comunicamos a grandes distancias con electricidad generada por los combustibles fósiles, nuestros alimentos crecen con la ayuda de los subproductos de los combustibles y producimos gran parte de nuestros vestidos y aplicaciones del hogar con productos petroquímicos, cuya materia prima proviene de esos combustibles. Casi todos los aspectos de nuestra moderna existencia están hechos, potenciados o afectados por los combustibles fósiles.

Todos esos factores de dependencia mencionados, la madures de los yacimientos de hidrocarburos y la poca probabilidad de descubrir nuevos reservorios petroleros gigantes, hacen predecir el fin de la era del petróleo y energía baratos para mediados de este siglo, lo que ha hecho que los pueblos del caribe no se hayan escapado a esa preocupación mundial y hayan aceptado la iniciativa del presidente Hugo Rafael Chávez Frías de unirse en un solo brazo para enfrentar esta etapa de transición energética, la cual es imposible detener. Así el 29 de junio del 2005 nace Petrocaribe, la cual quedó conformada por: Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Cuba, Dominica, Grenada, Guyana, Jamaica, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Venezuela.

Entre los objetivos de este nuevo y plausible emprendimiento, se han contemplado acuerdos de estrecha colaboración entre los países que conforman esta unión y también la planificación e integración de su política energética, la cual incluye desde la exploración, la extracción, el transporte y la refinación de hidrocarburos como también el desarrollo de la petroquímica, la comercialización, capacitación y asistencia tecnológica mutua y la creación de compañías estatales de energía donde no existan. Lo más importante de estos acuerdos y que miran hacia el futuro son las metas de investigación y desarrollo de fuentes alternativas de energía renovable, lo que de seguro nos permitirá transitar con paso firme el difícil puente hacia una nueva economía post petrolera y librarnos de una entrega mancillante al imperio.

Lo que aun no parece ir de la mano con esta tremenda iniciativa de integración es la política actual del Ministerio de Energía y Petróleo, tal vez porque Petrocaribe todavía es como un bebé recién nacido y no se ha asimilado aun su crecimiento. La política energética del Ministerio de Energía y Petróleo pareciera ir por otros rumbos, los planes de crecimiento anunciados por PDVSA el 19 de agosto del 2005 como base de un desarrollo tecnológico y cultural parecieran estar atados solamente al agotamiento de los recursos de hidrocarburos, seguimos adecuando la entrega de bloques de exploración en las plataformas marinas y por adelantado gran parte de sus recursos, conformando empresas mixtas a como de lugar y entregando campos de gran potencial de producción tanto al oriente como al occidente venezolano a las empresas transnacionales norteamericanas, condenando además la producción de la Orimulsión, importante recurso energético para la generación de electricidad barata y limpia, para que bajo costosas tecnologías pagadas mayormente por nosotros el Imperio pueda aprovecharse prácticamente de todo el petróleo de la Faja Petrolífera del Orinoco como crudo mejorado. Con el efecto de desconocer el crecimiento de Petrocaribe como arrastre están los otros pueblos del mencionado acuerdo, siguiendo el ejemplo de su hermano mayor, en su caso ellos no estarán entregando petróleo por que no lo tienen, pero si, arrastrados por la misma inercia solo están preocupados por solventar su crisis actual y cuyos causales no tenemos que adivinar: su carencia económica, de petróleo y energía. El problema estriba en que si estos pueblos hermanos del caribe no están concientes de los acuerdos firmados, su principal mentor terminará por entregar los recursos que juró compartir con ellos y quedarán nuevamente enfrentados al igual que nosotros, en total intemperie a los designios del capitalismo imperial.

Es en esta lucha por alcanzar el umbral de una nueva economía post petrolera en que tanto los países sumamente pobres que integran a Petrocaribe, como los países mejor posicionados económicamente del bloque sur americano, deben unificar esfuerzos a fin de desarrollar estrategias que le permitan reapoderarse de sus recursos y planificar con su mejor plantel de científicos provenientes de los institutos de investigación, de las universidades y de la industria, el desarrollo de las mejores tecnologías para su utilización racional y la búsqueda de nuevas fuentes de energía limpias y renovables que nos aseguren la entrada feliz a ese nuevo orden económico mundial post petrolero, el cual deberá sustentar el sistema productivo humano en el planeta.


(*) José Pinto - Email: guariche1000@yahoo.com




Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada