www.soberania.info
 
Artículo
Caracas / Venezuela - Martes 8/04/03
 
 

El Conflicto en Colombia: Los Fundamentos
Yifat Susskind / Madre.org - 04/04/03




Durante la última década, Colombia se ha transformado en el destinatario principal de la ayuda militar de los Estados Unidos en la región y, al mismo tiempo, en el peor violador de derechos humanos. Al igual que en los años 80 en Centroamérica, los Estados Unidos. están apoyando estrategias militares represivas en Colombia para combatir a las guerrillas, calmar el malestar popular y facilitar la explotación de recursos nacionales por parte de compañías estadounidenses.*


Una Visión General del Conflicto


Colombia es potencialmente un país muy rico en petróleo, oro, plata y carbón. Pero su riqueza está concentrada en pocas manos y la mayoría de la población vive en la miseria, situación que ha conducido a la confrontación violenta a lo largo del siglo. La actual guerra es consecuencia de los conflictos por los recursos, especialmente por la tierra.

A mediados de los años sesenta, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) nacieron como un movimiento campesino demandando la redistribución de la tierra y reforma social.

En los noventa, el conflicto cambió de un enfrentamiento entre los militares y las FARC a uno más complejo, un conflicto con tres frentes: las FARC intentando derrocar el gobierno y controlar el Estado; el gobierno luchando por conservar poder; y los violentos grupos paramilitares funcionando simbióticamente con los militares para proteger los intereses de las poderosas élites.


El Gobierno

A lo largo de la historia el Gobierno Colombiano ha rechazado ocuparse de las condiciones desesperadas de la mayoría pobre, optando por criminalizar a toda la oposición política y social.

Colombia durante mucho tiempo ha sido controlada por élites organizadas en dos partidos predominantes – guiando su designación por el “modelo de democracia" de América Latina impuesto por los Estados Unidos.

Desde 1946 el gobierno ha utilizado al ejército y, más recientemente a los paramilitares para matar o silenciar críticas. Los blancos de esta violencia han sido grupos que van desde guerrillas armadas hasta organizaciones laborales, activistas de derechos humanos, movimientos populares, organizaciones indígenas, partidos políticos opositores, movimientos campesinos, intelectuales y líderes religiosos, grupos de jóvenes y de estudiantes y organizaciones comunitarias.


Las FARC

Las FARC es una poderosa guerrilla formada por 18,000 miembros que controlan extensos territorios en Colombia. Sus demandas giran alrededor de temas como asistencia social, desarrollo económico, reforma agraria y judicial y la reorganización del ejército. En oposición a las políticas económicas conducidas por los Estados Unidos., las FARC ha llamado al congelamiento de la privatización de los activos del Estado, subsidiando los sectores de energía y de agricultura y protegiendo negocios locales contra la competencia extranjera.

La plataforma política general de las FARC es dudosa. Algunos progresistas acusan que la organización no tiene ningún programa coherente más que perpetuar su propia existencia.

Aunque las FARC tienen un fuerte apoyo en algunas áreas, carecen de credibilidad debido a sus tácticas brutales, incluyendo masacres de civiles. En 1999, tres activistas estadounidenses, incluyendo a Ingrid Washinawatok, parte del personal de MADRE, fueron torturadas/os y asesinadas/os por los combatientes de las FARC.

Las FARC tienen una historia de opresión a los movimientos sociales independientes y de utilizar los secuestros y el tráfico de drogas para generar ingresos.

Los Paramilitares

Los 19 grupos paramilitares en Colombia están bajo el comando central de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Estas fuerzas utilizan violencia extrema para proteger los intereses de varias élites, incluyendo corporaciones estadounidenses, grandes terratenientes y traficantes de drogas.

Dado que los paramilitares no están vinculados formalmente con el Estado, el gobierno no asume la responsabilidad por su violencia. Sin embargo, los paramilitares funcionan con la aprobación tácita y a veces con el apoyo abierto del éjercito. Human Rights Watch indica que la mitad de las 18 brigadas del ejército poseen claros vínculos con los paramilitares.

Amnistía Internacional estima que los paramilitares son responsables del 75% de los abusos a los derechos humanos en Colombia. Las masacres por parte de los paramilitares, como la matanza de 40 campesinos en Alto Naya en Abril del 2001, ocurren a menudo en las áreas controladas por el ejército.

Según el líder de las AUC, Carlos Canstaño, el 70% de los recursos de las AUC provienen del tráfico de drogas.


¿Cómo el Conflicto ha impactado en las Mujeres y Familias Colombianas?

En vez de luchar uno contra otro directamente, los grupos armados en Colombia generalmente atacan a civiles sospechosos de estar del lado de su enemigo.

Según Amnistía Internacional más de 5.000 personas fueron asesinadas en ejecuciones sumarias y masacres, y más de 200.000 fueron violentamente desplazadas en el 2001. La violencia contra mujeres, especialmente violación y servidumbre forzada, es sistemática y está creciendo.

Todas las partes del conflicto están acusadas de graves violaciones a los derechos humanos, siendo los paramilitares los peores agresores.

Colombia posee la tercer población desplazada más grande del mundo, después de Sudán y Angola. Las mujeres y niñas/os indígenas rurales y Afro-Colombianas/os son las principales víctimas del desplazamiento.

Según el Gobierno Colombiano el 71% de la gente forzada a abandonar sus hogares fueron desplazadas por paramilitares y alrededor del 14% por las guerrillas.

Las mujeres representan más del 55% de la población desplazada, y más de la mitad de las familias desplazadas son dirigidas por mujeres. Debido a que los roles sociales de las mujeres giran alrededor del hogar, las mujeres tienden a llevar la carga más pesada cuando desplazan a una familia y a experimentar la más severa destrucción de su identidad social. Por otra parte, el abuso sexual de mujeres y muchachas desplazadas está aumentando.

La mayoría de las familias desplazadas terminan en tugurios urbanos hacinados y empobrecidos. Casi el 60% de las mujeres desplazadas no tienen ningún trabajo o fuente de ingreso.


¿Cuál ha sido el rol de los Estados Unidos en el Conflicto Colombiano?

El aumento de los paramilitares en Colombia se puede vincular directamente a los Estados Unidos. Según documentos proporcionados por el Departamento de Estado, que eran documentos confidenciales y ahora son públicos, una misión especial de fuerzas estadounidenses a Bogotá en 1962 aconsejó a militares colombianos utilizar "el terror paramilitar" contra los “partidarios comunistas" (definidos como cualquier persona que desafió el status quo).

Durante la Administración Kennedy, los Estados Unidos comenzaron a dar armas y a entrenar a los militares colombianos. Esta política marcó el inicio de la "Doctrina de Seguridad Nacional" que los Estados Unidos inculcaron eventualmente en América Latina. La estrategia utiliza a militares para emprender la guerra contra la población civil como medio para salvaguardar los intereses de la élite.

La ayuda militar de los Estados Unidos a Colombia ha aumentado seis veces desde 1997. Cerca de 300 miembros del personal militar de los Estados Unidos están hoy en Colombia cotidianamente, casi la misma cantidad que en los años 80 en Centroamérica.


¿Qué relación tiene el Tráfico de Drogas con el Conflicto?

En oposición a las acusaciones de muchos encargados de las políticas de los Estados Unidos, las drogas no son la causa principal de la violencia en Colombia. Sin embargo, el tráfico de drogas ha brindado una excusa para la "guerra contra la droga” de los Estados Unidos, un reemplazo para la "amenaza del comunismo" de la era de la Guerra Fría para justificar la intervención de los Estados Unidos en Colombia.

La “guerra contra la droga” iniciada en los años 80, ha sido un favor a los políticos que desean aparecer como "opositores a las drogas", pero no ha podido reducir el uso de drogas ni tampoco su distribución. Se sabe que los programas de prevención y tratamiento para adictos son más efectivos que la estrategia de fumigación prohibición de posesión de drogas de los Estados Unidos.

Por ejemplo, 60.000 hectáreas de la coca Colombiana (materia prima para la cocaína) fueron fumigadas en 1999, pero el número total de hectáreas cultivadas se incrementó un 60% ese mismo año.

Todos los sectores armados en Colombia, incluso el gobierno, se benefician con el tráfico de drogas. Pero la “guerra contra la droga" de Estados Unidos se concentra solamente en territorios controlados por las FARC en el sur e ignoran en gran parte la región del norte controlada por los paramilitares.

Como Noam Chomsky ha señalado en una entrevista con MADRE, “¿Qué derecho tienen los E.E.U.U. de hacer cualquier cosa en Colombia? Hay más Colombianos que mueren por tabaco que americanos que mueren por heroína. Entonces, ¿Colombia tiene derecho de bombardear Carolina del Norte?"


El Plan Colombia

Actualmente el punto central de la "guerra contra la droga" es el Plan Colombia, una ayuda de 1.3 billones de dólares que convierte a Colombia en el tercer destinatario más grande de ayuda militar de los Estados Unidos a nivel mundial, después de Israel y Egipto.

El 80% de los recursos del Plan Colombia es para ayuda militar y policial designada para ser utilizada contra el tráfico de drogas. Pero el ejército colombiano utiliza el entrenamiento y equipo estadounidense destinado a combatir el narcotráfico para realizar operaciones contra las FARC, no distinguiendo entre la guerra contra la droga y las operaciones contrainsurgentes del Estado puramente académicas.

El Plan Colombia exaspera el conflicto del país proveyendo masivas cantidades de armas y financiamiento a los militares.

El Cambio de Política de Bush

En Enero 2002, el Departamento de Estado anunció un nuevo esfuerzo contrainsurgente que permitiría que el gobierno colombiano utilizara la ayuda de los Estados Unidos directamente para operaciones contra las FARC. Con ese fin, George Bush solicitó 538 millones de dólares adicionales en el presupuesto de operaciones extranjeras de 2003 para Colombia.

Esta tendencia representa un peligroso incremento de la intromisión estadounidense en el conflicto Colombiano. Además fortaleció el apoyo para las partes más reaccionarias en Colombia, las cuales favorecen negociaciones de resolución del conflicto a través de fuerzas militares antes que negociaciones diplomáticas.

De hecho, Colombia estalló en guerra como tal cuando el presidente Pastrana interrumpió unilateralmente las negociaciones de paz con las FARC en Febrero del 2002. Con el apoyo de los Estados Unidos, los militares colombianos bombardearon la zona desmilitarizada de las FARC en el sur, que es el hogar de más de 100.000 personas. El conflicto en Colombia continúa siendo violento.

¿Cómo afectó a Colombia la respuesta de los Estados Unidos a los ataques del 11 de Septiembre?

Desde el 11 de Septiembre algunos miembros de la administración Bush han pugnado por terminar con el pretexto de la guerra contra la droga y adoptar la estrategia más abierta de contra insurgencia descrita más arriba. Algunos funcionaros encargados de las políticas favorecen la focalización estadounidense en el Norte de Colombia, donde existen reservas de petróleo que podrían ayudar a disminuir la dependencia de los Estados Unidos en Arabia Saudita.

El ultimatum “están con nosotros o con los terroristas" dado por Bush a los gobiernos de todo el mundo fue interpretado por el gobierno Colombiano como una licencia para mantener la ofensiva contra las FARC e incrementar el uso de su fuerza militar.

A mediados de Septiembre, la Administración Bush insistió en revocar las condiciones de los derechos humanos sobre la ayuda militar para sus aliados en la "guerra contra el terrorismo". Consecuentemente, las protecciones a los derechos humanos conseguidos con tanto esfuerzo en Colombia se perdieron. Por ejemplo, un nuevo "programa antiterrorista" concede a las fuerzas militares colombianas el derecho de detener a gente joven de 16 años sin proceso. El programa también permite que el gobierno declare un Estado de Emergencia bajo el cual se suspendan los derechos constitucionales.


Las “Organizaciones Terroristas” Colombianas

En Septiembre del 2001, las FARC y las AUC fueron designadas por el Departamento de Estado de los Estados Unidos como organizaciones terroristas.

Sin embargo, las AUC son favorables a políticas e intereses económicos de los Estados Unidos en Colombia y trabajan junto al ejército colombiano, un aliado de los Estados Unidos. Por otra parte, las FARC han desafiado constantemente al programa de Washington de reformas económicas neoliberales y atacado los intereses de los Estados Unidos.

Mientras que la brutalidad de las AUC avergüenza a Washington, las FARC son percibidas como una amenaza para los intereses de los Estados Unidos en Colombia.

Las aparentes designaciones manipuladas del "terrorismo" pueden por lo tanto ser selectivamente invocadas para combatir a las FARC, pero tienen poco impacto en el tratamiento por parte de Washington de las AUC.


Neoliberalismo en Colombia: Echando más leña al fuego

Las causas del conflicto en Colombia – pobreza y desigualdad – se han exacerbado desde el advenimiento de las reformas económicas neoliberales conducidas por los Estados Unidos en 1990.


Bajo políticas neoliberales, incluyendo la supresión del salario, el mantenimiento de la deuda y los recortes en el presupuesto del sector público:

— La pobreza absoluta ha aumentado un 11% y actualmente el 56% de las colombianas y colombianos sobreviven con menos de 42 dólares mensuales. El porcentaje aumenta hasta el 86% en áreas rurales.

— 140.000 empleos se han perdido en el sector agrícola y 700.000 hectáreas de tierra han dejado de ser cultivadas.

— El desempleo ha aumentado de un 9% a un 21% (la tasa de desempleo más alta en América Latina), alcanzando un 75% en algunas áreas.


Actualmente, el 1% de las colombianas y colombianos controlan el 45% de la riqueza del país. El 10% inferior posee un 0,38%. La situación puede empeorar bajo la zona de libre comercio de América Latina.


DERECHOS de las CORPORACIONES VS. DERECHOS HUMANOS:
LA ZONA DE LIBRE COMERCIO DE LAS AMERICAS


Si se aprueba el ALCA - Alianza de Libre comercio de las Américas convertirá a toda América Latina (excepto Cuba) en una gran zona de libre comercio, principalmente en beneficio de las corporaciones estadounidenses. Las regulaciones sobre la inversión extranjera serían mínimas, y los gobiernos tendrían que tratar a inversionistas extranjeros de la misma manera que a los negocios locales. Dado que las corporaciones multinacionales superan en competencia a la mayoría de los negocios locales, la política impide esfuerzos de promoción de una industria sostenible en países pobres. El ALCA incluso permitiría que las corporaciones demandaran a los gobiernos por hacerles cumplir ciertos estándares de trabajo y de medio ambiente. Con provisiones de mayor envergadura que el NAFTA, el ALCA seguramente exacerbará la desigualdad, el desempleo, las condiciones de trabajo inhumanas y las crisis económicas en países pobres. El ALCA está a favor de las corporaciones y representa un desastre para el común de la gente en América Latina y en los Estados Unidos.

" La reforma de la Tierra, al revés”

En los noventa, el Fondo Monetario Internacional ordenó que el Gobierno Colombiano interrumpa el subsidio al sector agrícola (aunque los Estados Unidos y Europa mantengan esta práctica lucrativa para su propia conveniencia)

Sin subsidios, las pequeñas campesinas y campesinos no pudieron competir contra el negocio agrícola a gran escala y cientos de miles han sido expulsadas/os de sus tierras.

Las campesinas y campesinos desplazados generalmente tienen cuatro opciones:

Integrar las filas de las guerrillas y de los paramilitares;

— Mudarse a la selva para cultivar coca (la única cosecha que promete beneficios);

— Transformarse en obreras/os en grandes plantaciones o en fábricas urbanas generalmente con bajo salario y condiciones de trabajo inhumanas;

— Migrar a zonas urbanas y ser parte de la “economía informal”.

Nótese que las mismas políticas neoliberales que concentran la propiedad de la tierra en manos de unos pocos también crean las condiciones que perpetúan el conflicto armado y alimentan el tráfico de drogas. Por el contrario, el desplazamiento forzado de cientos de miles de colombianas y colombianos cada año por el conflicto armado crea mano de obra para las fábricas y las plantaciones creadas por las políticas neoliberales.


Transformando al Mundo en un lugar seguro para Occidental Petroleum

Colombia es el 10º distribuidor más grande de petróleo a los Estados Unidos. Dada la masiva dependencia de los Estados Unidos por el petróleo, su falta de políticas para controlar el consumo o para desarrollar recursos energéticos alternativos y la amenaza potencial al acceso continúo del petróleo de Medio Oriente, las fuentes de petróleo de América Latina han comenzado a ser más importantes para los Estados Unidos.

Los aumentos en el presupuesto de operaciones extranjeras para el 2003 para Colombia se han presentado bajo la bandera de la "lucha contra el terrorismo". Pero las asignaciones tienen más que ver con la protección de intereses de los Estados Unidos por el petróleo. Estas asignaciones incluyen 98 millones de dólares para asegurar el acceso militar al oleoducto de 480 millas Caño Limón en el Noreste de Colombia, que pertenece a la empresa estadounidense Occidental Petroleum. Las FARC, que se oponen a la explotación extranjera del petróleo, tuvieron éxito en cerrar el oleoducto durante la mayor parte del 2001.

El petróleo es la exportación más lucrativa de Colombia, proveyendo 4,5 billones de dólares al año. Paramilitares que dicen estar al servicio de compañías petroleras han asesinado a Pueblos Indígenas enteros que se han opuesto a la explotación petrolífera en sus tierras. Decenas de miles de Colombianas/os Indígenas han sido desplazadas/os de sus tierras ancestrales, las cuales actualmente son controladas por compañías petroleras incluyendo Occidental y British-Petroleum.


¿Cómo podemos apoyar la Paz y la Justicia en Colombia?

MADRE está trabajando en colaboración con dos organizaciones de base comunitaria de mujeres en Colombia para ofrecer apoyo a mujeres y familias que han sido desplazadas de sus hogares por los conflictos armados.

MADRE demanda en los Estados Unidos una política más justas sobre Colombia. Creemos que en vez de alimentar la guerra en Colombia los Estados Unidos deberían actuar como parte de la comunidad internacional para apoyar una negociación que resuelva el conflicto, la pobreza y la desigualdad desde la raíz de la crisis en Colombia.

LIMPAL es una organización de derechos humanos de mujeres que permite que mujeres que han sido desplazadas de sus hogares provean alternativas a sus familias a través de proyectos generadores de ingresos y reconstituyan sus “hogares” para sus hijas y hijos y para ellas mismas. A través de LIMPAL las mujeres se reúnen a compartir experiencias y brindarse apoyo mutuamente, desafiando el aislamiento y colapso social producto del desplazamiento. Las Mujeres de LIMPAL organizan programas comunitarios de alerta a situaciones de violencia doméstica y callejera, redes sociales de seguridad entre las familias desplazadas, y capacitan sobre sus derechos constitucionales y sus derechos humanos. El trabajo de defensa y promoción de LIMPAL atrae la atención internacional sobre las crisis de familias desplazadas y crea roles de liderazgo de mujeres en el proceso de paz de Colombia.

Taller de Vida ofrece importantes servicios a afro-colombianas y a mujeres indígenas, niñas y niños y jóvenes desplazados, incluyendo: asesoramiento terapeútico para ayudarlos a recuperarse de los efectos de la violencia y el desplazamiento; educación de recuperación para ayudar a niñas y niños desplazados, apoyo escolar; un programa de arte que combina terapia artística con proyectos generadores de ingresos para mujeres; un proyecto de producción de video que permita a las mujeres y hombres jóvenes documentar y elaborar sus experiencias y programas de deportes extra-escolares, de arte y de teatro para niñas y niños.

* La información de este resumen está basada en “Guerrillas, Oil and Corporate Profits, a ‘Guatemala Solution’ for Colombia?" Boletín Informativo de la Red en Solidaridad con la gente de Guatemala, Primavera 2002.


 
Arriba
Portada
 
www.soberania.info
Contacto: opinion@soberania.info