www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Sobre Socialismo
Roberto Leal Méndez * / Soberania.org - 24/10/05

Hace pocos días, llegó a mi correo una información que más que una crítica o denuncia, me parece una evidencia más de la inconsistencia ideológica, política y moral de un gobierno que se ha rodeado de un verdadero lumpen político que disimulado tras el ropaje de la revolución y del socialismo, no hace otra cosa que vender nuestro país al mejor postor transnacional.

Confieso que me siento tentado a seguir aportando evidencias para reforzar los planteamientos de la amiga Susana (quien escribe el correo ya mencionado), sin embargo, sin ser especialista o erudito en la materia, prefiero abordar el tema del socialismo, que al parecer el Sr. José Quinteros (en respuesta al correo de Susana) maneja muy bien. Tal vez el Sr. Quinteros tiene razón y Susana, yo, y quién sabe cuantos seres humanos en el mundo incluyendo a Marx (figura decisiva para la consolidación de las ideas socialistas) y a Engels, estábamos equivocad@s cuando relacionábamos socialismo con un nuevo ser humano y con un nuevo proceder, al respecto, el Ché nos dice lo siguiente:


".no puede existir el socialismo si en las conciencias no se opera un cambio que provoque una nueva actitud fraternal frente a la humanidad, tanto de índole individual, en la sociedad en que se construye o está construido el socialismo, como de índole mundial en relación a todos los pueblos que sufren la opresión imperialista."
(Discurso de Argel - Seminario Económico de Solidaridad Afro-Asiática - Febrero, 1965).

En el mismo discurso el Ché afirma lo siguiente: ".los países socialistas tienen el deber moral de liquidar su complicidad tácita con los países explotadores del occidente."


Parece que para Quinteros, los planteamientos del Ché no tienen validez o cabida en el caso venezolano, ya que de otro modo, no se explica que un gobierno revolucionario y socialista ampare y beneficie a delincuentes de la talla de Luís Van Dam y compañía. Por cierto, si Quinteros está en lo correcto y el socialismo comprende un área mixta donde "se comparte con el sector privado la explotación de medios de producción", podemos concluir felizmente que aquí en Venezuela (al menos en PDVSA) se instaló el socialismo por lo menos desde el 1º de Enero de 1976, fecha en la que se nacionaliza el petróleo y se institucionaliza el tristemente famoso Artículo 5 de la Ley que Reserva al Estado la Industria y el Comercio de los Hidrocarburos, que no fue otra cosa que la instauración en nuestro país de las empresas mixtas, y cosa sorprendente, los impulsadores de este muy socialista Art. 5 fueron Fedecámaras (Pedro Tinoco) y los humanistas de Agropet.

A parte de las tres áreas que en aspecto económico toca el socialismo que refiere el amigo Quinteros, ¿No existe un área que trate sobre el internacionalismo y la solidaridad entre los pueblos? Dejemos que el Ché nos diga algo al respecto:


".No hay fronteras en esta lucha a muerte, no podemos permanecer indiferentes frente a lo que ocurre en cualquier parte del mundo. El ejercicio del internacionalismo proletario es no sólo un deber de los pueblos que luchan por asegurar un futuro mejor; además, es una necesidad insoslayable."
Y entonces ¿Cómo es que somos suplidores seguros y confiables de petróleo para la máquina guerrerista de EEUU con el que masacran a los pueblos, como es el caso de Afganistán e Irak? ". Si el enemigo imperialista, norteamericano o cualquier otro, desarrolla su acción contra los pueblos subdesarrollados y los países socialistas, una lógica elemental determina la necesidad de la alianza de los pueblos subdesarrollados y los países socialistas."


Sigamos con el socialismo. Seguramente Susana coincidirá conmigo en que, según lo que creí entender, uno de los fundamentos u objetivos del socialismo era la supresión de la propiedad privada sobre los medios fundamentales de producción. Al respecto, Paúl Boccara nos dice:


". La forma privada de la propiedad de los medios de producción entra en conflicto agudo y directo con la socialización lde las fuerzas productivas materiales, no de modo periódico, sino de modo crónico. esta socialización necesitará cada vez más la expansión de las facultades de todos los individuos como productores libres, el socialismo y el socialismo y el comunismo"


Parece pues que todo lo que en una oportunidad estudiamos o leímos sobre el materialismo histórico de Marx o sobre el socialismo carece de validez a la luz del nuevo Socialismo del Siglo XXI. ¿Me equivoco también al afirmar que este estado no es en absoluto de la clase trabajadora y que muy por el contrario, es un estado capitalista, del capital, de la clase propietaria? Según nos dice Rosa Luxemburgo (1870 - 1919)


".Una de las bases científicas del socialismo se apoya en tres hechos principales del desarrollo del capitalismo, uno de ellos, la creciente anarquía de la economía capitalista, que la arrastra a su ruina inevitable".


Si aceptamos lo anterior, podemos deducir que a la luz del socialismo científico, la revolución socialista es una necesidad histórica y es un contrasentido pretender arribar al necesario socialismo conviviendo y sustentando al insaciable capital, tratando de regularlo o de reformarlo vía legislativa, porque en este caso no estaríamos impulsando el socialismo, sino la reforma del capitalismo, y de esta manera, no suprimiremos el sistema de trabajo asalariado, sólo conseguiremos atenuar la explotación, en otras palabras, se minimizarán los abusos del capitalismo pero de ningún modo lo erradicaremos.


En todo caso, perece que el socialismo a que se refiere Quinteros es al socialismo europeo, al socialismo chileno que ampara la privatización del agua, o al socialismo revisionista de Eduardo Bernstein (1850 - 1932) para quien el socialismo en un momento de su vida se concretaba haciendo rico al pobre. Esta visión del socialismo que plantea Quinteros, se parece más al parlamentarismo burgués practicado por Kart Kausty (1854-1938) que denota una veneración al estado así como una "fe supersticiosa" al burocratismo; se parece también a las teorías del Alemán-Mexicano Heinz Dieterich (gran gurú del Socialismo del Siglo XXI), que dicho sea de paso, carecen de novedad y de originalidad, ya que si analizamos sus planteamientos sobre la propiedad privada dentro del nuevo socialismo, podemos concluir que no son más que refritos teóricos-reformistas u oportunistas que ya plantearon alrededor de los años 1900 Kausty, Honrad Schmidt, Eduardo Bernstein o los Profesores Wagner Schmoller y Bretano fundadores de la Asociación para las Reformas Sociales. Si alguna enseñanza nos dejó Marx, es que no podemos limitarnos a conquistar el poder del Estado, entendiendo esto como pasar a nuevas manos el caduco aparato estatal, sino que debemos destruir este viejo aparato y sustituirlo por otro nuevo.

Ya para concluir, confieso que a primera vista no sé de qué fuentes del conocimiento pudo beber el amigo Quinteros sobre el socialismo para con tanta autoridad, arrogarse la tarea de aclararle a Susana y a otras personas qué es el socialismo, por los fundamentos que expone supongo que su sapiencia sobre el tema la adquirió en las sesudas disquisiciones de nuestros actuales héroes bolivarianos que se han paseado por la Tercera V ía de Tony Blair y Bill Clinton, por el Capitalismo con rostro humano, para aterrizar en el nuevo Socialismo del Siglo XXI que le vende energía barata al Brasil (además de otorgar ventajosos contratos y concesiones en Guayana y en la Faja del Orinoco a las "cooperativas obreras" Odebrecht y Petrobrás mientras que el hermano Lula muy revolucionariamente, entrega la Amazonía al capital "cogestionario" privado, a la vez que hace gala de un internacionalismo proletario (que haría enmudecer al mismísimo Ché Guevara) y aporta efectivos policiales o militares para contribuir con la "instauración de la paz" en Haiti, (pueblo al que invadió -entre otras fechas- en 1915 y la ocupó por 19 años) luego que los marines de nuestros "necesarios" socios comerciales de EEUU, preñados no sólo de buena fe, sino de infinitísimo humanistarismo, "custodiaron" al Presidente Aristide desde el mismo Palacio o casa de Gobierno hasta el remoto Congo Africano para "salvaguardar su integridad física".

La verdad, amiga Susana, que nuestro Simón José Antonio tuvo visionaria razón cuando sentencia que "Por la ignorancia nos han dominado más que por la fuerza" . Verdaderamente.



(*)
Roberto Leal Méndez / E-mail: charneca2002@hotmail.com




Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada
 
Contacto: soberania.org@gmail.com