www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Homenaje a Rafael De León
Andrés Matas Axpe* / Correo del Caroní (Venezuela) - 22/01/06

El ingeniero que amó los ríos


Llegó a los 91 años con una mente clara, y con ganas de trabajar por su nación. En este momento en que se olvida tan fácilmente la labor de otros, es importante rendir homenaje a uno de los pioneros en la construcción y la ingeniería aplicada a grandes obras como puentes y represas.



El 9 de enero falleció en Caracas, a la edad de 91 años, el Dr. Rafael De León, uno de los grandes pioneros de la ingeniería venezolana y de la construcción de la Venezuela moderna del siglo XX. Por ello, en esta época de desmemorias, su recuerdo merece una semblanza para todo el país, por los trabajos que desarrolló y las instituciones que creó y, muy especialmente, de los guayaneses, por su carácter visionario de lo que es la región hoy en día.

Sólo reseñar su currículum quita el aliento. Se graduó de ingeniero civil en 1936, a escasos meses del fin del oscurantismo gomecista, en tiempos en que el título otorgado era Doctor en Ciencias Físicas y Matemáticas. Recién graduado, entró a formar parte, como miembro fundador, junto al Dr. Gabaldón, de la legendaria División de Malariología, del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social (MSAS), que a la postre erradicaría la malaria en el país por muchos años, para verla volver a renacer en esta decadencia en que hemos caído desde finales del siglo anterior.

Un año después de graduado fue becado por el MSAS para realizar Estudios Superiores en Ingeniería Sanitaria en las universidades de Purdue y Harvard, de donde regresó en 1939 para incorporarse a la campaña antipalúdica en Carabobo, Anzoátegui y Bolívar. Poco después, en 1942 fue fundador del Instituto Nacional de Obras Sanitarias (INOS) y en 1943 comienza una larga trayectoria como docente en la que dictaría muchas materias a lo largo de su carrera, creando varias cátedras y fundando laboratorios de hidráulica en la UCV y en la UCAB.

A las instituciones en que fue miembro fundador hay que agregar: la Comisión de Estudios del Caroní (1954) y Cadafe (1958). Y los cargos que ocupó a lo largo de su trayectoria van desde decanatos de ingeniería, hasta ministro de Obras Públicas (1960) y embajador en Suiza (1962).

Pero por encima de los cargos está su trabajo de todos los días y sus numerosas publicaciones. Difícilmente exista alguien que conozca los ríos de Guayana como él los conoció. Su acercamiento a la región provino originalmente de sus labores antipalúdicas, pero en 1953 fue llamado por el entonces mayor Rafael Alfonzo Ravard, a formar parte de un pequeño núcleo que se formaba para iniciar el desarrollo de Caroní, en un episodio que merece comentarse.


Ambos personajes estaban viviendo un período de rebeldía y exclusión. El Dr. De León había renunciado a su cargo de decano de Ingeniería de la UCV a raíz de la intervención de la universidad por el gobierno de Pérez Jiménez en 1951 y se dedicaba por ese entonces a la actividad privada. Por su parte, el mayor Alfonzo Ravard se encontraba en rebeldía dentro del Ejército desde el asesinato del General Delgado Chalbaud a quien conocía y admiraba, y su trágica muerte lo llenaba de indignación y de sospechas. Pero Pérez Jiménez encontró una salida al ofrecerle al mayor, a sabiendas de su pasión por el tema, que se encargara de formar una comisión para desarrollar el sur del país. Alfonzo Ravard puso sus condiciones, entre las que se encontraban autonomía plena para seleccionar a su equipo y libertad de acción. Enseguida llamó al Dr. De León, quien le dijo que estaba en la lista negra después de su renuncia. El mayor le contestó que no importaba y que nadie cuestionaría su nombramiento.

Así empezó una fructífera liga que iniciaría el programa de Guayana, que probablemente sea uno de los planes de desarrollo regional más exitosos que se hayan producido en el mundo. A aquel pequeño núcleo se añadirían otros próceres como el Dr. Roberto Álamo y el ingeniero Rodolfo Tellería y luego otros que no voy a nombrar por temor a olvidarme de muchos.

El Dr. De León fue el ingeniero jefe de la construcción de la pionera central Macagua I, que dio origen a los proyectos del Caroní y al desarrollo industrial de Guayana. Apenas dos años después de la creación formal de la Comisión de Estudios del Caroní, en 1956, se arrancó la construcción de la central y en 1959 ya estaban sus seis unidades operando, en la que fue en su momento la mayor central eléctrica del país.

Por esos años se entregó al trabajo en Guayana como el segundo de a bordo de Alfonso Ravard, trabajando con la Orinoco Mining y la Iron Mines, promoviendo la vieja Sidor con la Innocenti y el primer núcleo de reducción de aluminio con la Reynolds, a la vez que fue fundador de Cadafe en 1958. Hasta que en 1960 fue llamado a formar parte del gabinete del primer gobierno de la democracia.


Puentes e infraestructuras

Como ministro de Obras Públicas, por un par de años, arrancó o continuó obras fundamentales como el puente sobre el lago de Maracaibo, el puente Angostura, el puente Internacional Colombo-Venezolano en el estado Táchira, el puente sobre el río Apure en San Fernando y muchas otras. Eran años en los que a pesar de los bajos precios petroleros (recién se fundaba la OPEP), se encontraba cómo financiar grandes obras de infraestructura.

Pero después de su paso por la política, que culminó como embajador en Suiza y ministro Plenipotenciario en Austria, regresó a CVG en 1964, para continuar su gran labor a favor de los guayaneses. En esta época fue el principal promotor y director del programa de pinos de Uverito y también dirigió el incompleto proyecto del caño Mánamo e isla de Guara, el cual tuvo consecuencias ambientales negativas al no completarse. Ya las intrigas comenzaban a afectar los proyectos en el país. Se sembraba la semilla de la Venezuela en la que nos hemos convertido.

Acompañó al general Alfonso en toda su gestión al frente de la CVG, siendo presidente encargado en numerosas ocasiones. En 1973 fue el coordinador del Grupo CVG-MOP-Instituto Nacional de Canalizaciones, encargado de elaborar el Plan de Estudios del Orinoco y sus Afluentes. Allí continuaría estudiando los ríos del sur, cosa que hizo hasta su muerte.

Después de la salida del general Alfonzo Ravard en 1975, el Dr. De León continuó colaborando con Guayana como asesor de la presidencia de CVG y en muchos proyectos de la región. Entre ellos, trabajó en el desarrollo de Bauxiven, donde fue responsable de la ubicación del Puerto Gumilla. También fue uno de los pioneros de la idea de construir núcleos urbanos en el sur del país, concretamente en la cuenca del Caura y del Cuchivero; y dejó numerosos escritos sobre aprovechamientos hidroeléctricos, puertos y navegación en el Orinoco, así como sobre el enlace con la red fluvial suramericana. Siempre teniendo como centro el progreso de Guayana. Los que ahora hablan del desarrollo del eje Orinoco-Apure deberían leer sus trabajos.

En estos últimos 30 años de labor ha seguido trabajando incansable en sus estudios sobre la hidrología de la región y del país. Desde 1988 fue miembro de número de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, donde ocupó la primera vicepresidencia. Quisiera reseñar un par de eventos que dan una buena imagen de quien fue el Dr. de León. En el año 2000, con más de 85 años de edad, publicó el libro: Método directo para el cálculo del golpe de ariete, donde presenta una metodología simplificada para calcular dicho fenómeno hidráulico. Es un trabajo, a pesar de su pretensión de simple, lleno de ecuaciones diferenciales y cálculos difíciles de imaginar en un hombre de su edad.




Mapa: Recursos Hidroeléctricos de Venezuela- (El Orinoco aprovechado y recorrido -1976)

Siempre se mantuvo trabajando, hasta apenas un mes de su muerte, tal vez ese fue el secreto de su longevidad. En una entrevista, a sus 88 años le confesó a la periodista "Todavía tengo planes de largo plazo". A finales del pasado mes de noviembre, y este es el segundo evento que quiero reseñar, preparó y dictó una charla para todos los profesionales de la División de Ingeniería Básica de Edelca, sobre las posibilidades de construir un aprovechamiento hidroeléctrico en el sitio del Infierno, en el Orinoco. Allí, mucho más que hablar sobre ese proyecto en particular, derramó sus luces sobre los ríos de Guayana y sobre las costas del país.




Mapa: Esquema Red Ferroviaria de Venezueal- (El Orinoco aprovechado y recorrido -1976)

Poco después sufrió una enfermedad pulmonar que terminaría con su provechosa vida. El Dr. De León fue un hombre excepcional que entregó su vida al país y su ejemplo merece ser recordado y seguido por las generaciones actuales y futuras. Hombre de aquella estirpe que sacó a Venezuela de las montoneras y los caudillos mediante el conocimiento científico y el trabajo sistemático. Paz al alma del Dr. De León. La historia le reconocerá todo lo que hizo por la ciencia y por su país.

       

 

[*] Andrés Matas Axpe - Email: matasaxpe@yahoo.com






Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada
 
Contacto: soberania.org@gmail.com