www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


PDVSA saboteada
VenEconomía* / Soberania.org - 17/07/06


En el momento de redactar este VenEconomía Opina se producía un incendio de proporciones nunca antes vista en la Refinería Amuay, ubicada en el noroeste de Venezuela. Esta refinería de Amuay, conjuntamente con la de Cardón y Bajo Grande, forma parte del Complejo Refinador Paraguaná (CRP), es el más grande del mundo, habría sido afectada por 17 incendios de importancia en lo que va de 2006, según informes no confirmados que circulan por internet. Además es el segundo accidente que se registra en menos de cinco días.


El 11 de julio luego de un incidente durante las operaciones rutinarias de sustitución de una válvula de control, el Gobierno alertó sobre un posible sabotaje a la empresa, sin mencionar de dónde podría provenir ese aberrante acto.

VenEconomía está de acuerdo con esa tesis de sabotaje que anuncia el Gobierno. Es más, se puede afirmar que ese sabotaje se concretó y se viene registrando sistemáticamente luego de que en el año 2003, el Gobierno despidiera de forma injusta e ilegal a cerca de 20.000 trabajadores de PDVSA. Este masivo despido erradicó de la industria petrolera a técnicos, profesionales y gerencia que sí sabían llevar de manera segura y confiable a la empresa.

En esa "vieja" PDVSA esta alta frecuencia de accidentes era algo impensable e imperdonable. En esa PDVSA, ya inexistente, los técnicos y la gerencia llegaban a sus cargos por sus méritos y experiencia. Uno de los retos más importantes de quienes trabajaban en ella consistía en sumar los días, meses, e incluso años, que pasaban sin producirse un accidente laboral, tanto a nivel individual como colectivo. Esos logros se publicitaban en carteles informativos que podían leer empleados y visitantes.

La seguridad entonces era valorada como una de las cualidades que aseguraba el éxito de la empresa estatal y que permitieron que se colocara entre las mejores empresas petroleras estatales del mundo.

Hoy no es raro que pase un día sin que en la "nueva" PDVSA se registre un accidente de cualquier índole. Son estos, lamentablemente frecuentes, accidentes los que dan pie para afirmar que el cierre de las estaciones de servicio de
Citgo se debe principalmente a la incapacidad de la estatal de producir gasolina con los estándares de calidad que exigen las normas internacionales.

El sabotaje, señores de PDVSA, está en la falta de mantenimiento, en la desinversión y en la impericia humana que gravita en sus operaciones. El sabotaje fue haber politizado a una industria que debe manejarse con criterios técnicos, basados en la tecnología y en la productividad.

 



[*] VenEconomía Opina



 


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada
 
Contacto: soberania.org@gmail.com