www.soberania.info
 
Artículo
Caracas / Venezuela - Viernes 9/05/03
 


No es para reirse
Mónica Benfenati* / La Neta - 09/05/03

El "Toronto Star" recoge algunos de los comentarios del autor y crítico Neoyorquino Mark Crispin Miller, acerca de los errores verbales de G.W.

Algunos de los favoritos:

• La gran mayoría de nuestras importaciones vienen del exterior

• Si no somos exitosos, corremos el riesgo de fallar

• El futuro será mejor mañana

Probablemente quiso hacer un chiste, escribió el Star. "Pero no ahora".

El autor de "Boxed In" escribe: "La cultura de la televisión cree que Bush no es un imbécil, no es una marioneta. Yo creo que Bush tiene una personalidad de psicópata y él es incapaz de ser empático. Tiene un sentido inmoderado de su propio poder y es un manipulador muy hábil. Y con todo el disimulo de su aparente idiotez, la gente no advierte muchas cosas".

La opinión de Miller (que un presidente no electo [SIC] pudiese sufrir de un desorden de personalidad reconocido clínicamente) es más fuerte que llamarle el idiota de la villa global. "El no tiene problemas cuando habla espontáneamente de forma punitiva, cuando habla de violencia o de tomar revancha. Cuando se pavonea y saca el pecho, su gramática y sintaxis son correctas." Y continúa "Solamente cuando salta al campo de la compasión, del idealismo o del altruísmo es cuando comete estas equivocaciones que dan risa". Bush incluso tiene problemas cuando repite clichés que buscan dar ánimo.

"Hazme quedar como tonto, qué vergüenza «qué vergüenza» de ti". Una larga e incómoda pausa. "Hazme quedar como tonto (no se puede hacer eso nuevamente!)" Mientras el resto del mundo se ríe, Miller vió algo más siniestro. Lo que está revelando es que Bush no puede decir "Me avergüenzo de mí" ni para salvar su vida. Esa es una idea completamente ajena a él. Este hombre está absolutamente orgulloso de su propia inflexibilidad y rigidez, acota Miller. Y continúa: Cuando Bush dice "Yo sé lo duro que es conseguir el pan para sus familias" no lo dice porque sea estúpido sino "porque a él no le importa la gente que no tiene cómo llevar comida a su mesa". Cuando Bush está visualizando "una política exterior manejada por extranjeros" Miller arguye que es porque él no puede enfocarse en asuntos que no tienen significado alguno para él. "Cuando trata de hablar acerca de los valores que importan a su país, o acerca de la democracia, sencillamente no puede hacerlo".

De acuerdo con Miller, esa es la razón por la que G.W. es supervisado tan de cerca por sus asesores. "No es porque pudiese decir alguna estupidez sino porque podría excederse en el lenguaje de violencia y castigo, el cual maneja excelentemente" dice el Star. "Es un hombre lleno de ira, un hombre hostil". "Es parecido a Nixon. De ahí que cada movimiento de Bush haga parte de una coreografía. Ellos [sus asesores] no quieren que él esté cerca de aquellos que protestan porque podría perder su compostura", dice Miller, y en opinión de este experto en medios de comunicación "sería un grave error pedirle que interpretara su personaje risueño/chistoso".

LA DEPRESIÓN PUEDE SER PELIGROSAMENTE DEPRIMENTE

Confrontados por un hombre que escuchará solamente a unos pocos "lobos con piel de oveja" incitando a una guerra mundial, ¿cómo no sentirnos deprimidos? No es sorprendente que lo estemos. Setenta por ciento de los pastores en los EEUU están constantemente combatiendo la depresión. En la actualidad, cerca de 3 millones de canadienses sufren de depresión severa. (si multiplicamos esta cifra por 4 ó 5, obtendremos un número aproximado para los EEUU). No podemos culpar a G.W. por esto. O porque el factor de suicidio sea la tercera causa de muerte entre personas de 15 a 24 años de edad. Sin embargo, siendo el hombre responsable de perpetrar un golpe mundial; George no está ayudando! ([National Institute of Mental Health ­ Instituto Nacional de Salud Mental). Si no se considera correcto hacer estas preguntas, qué tan "correcto" es lanzar 800 misiles y miles de bombas sobre una población urbana que vive atrapada, padeciendo los estragos del hambre y la enfermedad a los que ha sido deliberadamente sometida?

CHOCA COLA?

Otro gran indicio de los despliegues de demencia de Dubya proviene de aquellas fotografías en las que aparece tragándose una Coca Cola dietética junto a otros adictos al Aspartame, como el Alcalde de Chicago, Richard Daley. Sus caras rojas como remolachas pueden denotar su vergüenza porque Bush ha secuestrado a América, o por un envenenamiento con Aspartame.[Chicago Sun Times, Sept. 27, 2002). De acuerdo con Carol Guilford, experta en Aspartame, el episodio de "pretzel presidencial" fue probablemente un ataque por ingestión de Aspartame. Bush, así como Carter, Al Gore y millones de americanos es adicto al estímulo de la cafeína.

Algunos de los 92 síntomas de envenenamiento con Aspartame según la FDA [Departamento de Drogas y Alimentos en los EEUU] son: "Dificultad para tragar, desmayos e inconsciencia". Las lesiones faciales que le quitaron a Bush, resultado del "sol excesivo" son otro signo del envenenamiento con Aspartame, al igual que su reciente cirugía de rodilla: El aspartame disminuye el líquido sinovial que lubrica las articulaciones. ¿Bebería usted de 6 a 8 latas de formaldehído al día? Se sabe que el metanol que hay en el Aspartame se convierte en formaldehído en los tejidos. Tal y como lo escribió Guilford al capitán naval Elanor Marino, medico del presidente (Feb. 21, 2002): 10 por ciento de una lata de 200 mg. de una bebida de dieta es puro metanol que es alcohol de madera!.

El metanol es un veneno de un poder acumulativo tal, que el límite que la EPA establece para el agua potable es de 7.8 MG por día. Para los adictos como Bush, la ingesta de metanol puede exceder 32 veces el límite recomendado por la EPAŠ Y más importante aún: los casos de investigaciones clínicas demuestran que entre otros síntomas, la ingestión de Aspartame da cómo resultado "neblina mental", sensación de "irrealidad", mala memoria, confusión, ansiedad, irritabilidad, depresión, manía y un discurso ininteligible (Neurology 1994)

Los formaldehídos no constribuyen a mejorar el daño cerebral asociado con el abuso del alcohol. James Turner, un abogado que trabaja en protección del consumidor y autor de "The Chemical Feast" (El Banquete Químico) sostiene que una investigación de la FDA en Octubre de 1980 descubrió que el formaldehído que se produce a causa del Aspartame abre unos hoyos microscópicos y activa tumores en el cerebro. Ese descubrimiento prohibió la distribución del Aspartame como alimento. Tres meses más tarde el CEO de Searle, Donald Rumsfeld declaró que el personal de ventas de las grandes compañías farmacéuticas lograría la rápida aprobación del Aspartame. Al mes siguiente, el comisionado de la FDA fue reemplazado por el Dr. Arthur Hayes. En Noviembre de 1983 la FDA aprobó el Aspartame en bebidas refrescantes. Hayes, quien fue fuertemente cuestionado por aceptar sobornos de las firmas corporativas, se fue a trabajar para la firma de relaciones públicas de Searle. El abogado de Searle, Robert Shapiro, acuñó la marca NutraSweet; Monsanto compró a Searle y Rumsfeld recibió 12 millones por su ayuda. Shapiro es en la actualidad el líder de Monsanto. Esta misma "puerta giratoria" funciona para los fabricantes de armas y para la mafia del petróleo.

La gran interrogante es: ¿Por qué Dick no le ha advertido a George que la bebida de dieta que engulle está carcomiendo su cerebro y volviéndolo loco? ¿Loco? ¿Estoy llamando loco al Presidente Electo de los locos Estados Acalorados? Yo no. Como periodista, solamente puedo señalar la atemorizante evidencia que se encuentra en las publicaciones médicas acerca del comportamiento de G.W. De hecho, a este "buen chico" deberían practicarle un examen cerebral antes de permitirle comandar un ejército más poderoso que la fuerza combinada de 11 naciones.

Si George W.Bush no está loco, verdaderamente está actuando como tal.

* Stu Miller, The Stuart M. Miller Co - Compartido por Mamadoc - Traducido por Lira Londoño
Editado por Mónica Benfenati - Abril 2003


................................................

Lea también:

• ¿Está loco el presidente?


 
Arriba
Portada
 
www.soberania.info
Contacto: opinion@soberania.info