www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Las tres mentiras de Hugo Chávez para llegar al poder
Jorge Ramos* / La Prensa Gráfica (El Salvador) - 24/06/07

La realidad es que Chávez no entregó el poder a los cinco años. Cambió la Constitución para reelegirse. Su actual mandato durará hasta 2013 y ha amenazado con volver a cambiar las leyes para eternizarse en la presidencia.

Mientras revisaba unos videos de archivo, me encontré una vieja entrevista que le hice en Caracas a Hugo Chávez un día antes de las elecciones presidenciales del 6 de diciembre de 1998 en Venezuela. Y me quedó muy claro que Chávez nos mintió tres veces —a mí y a millones de venezolanos— con tal de llegar al poder.


Que no sería dictador

Primera mentira: Durante la entrevista le dije a Chávez que había muchas personas que no lo consideraban un demócrata por haber intentado en 1992 un golpe de Estado contra un presidente legítimamente elegido (Carlos Andrés Pérez). “Yo no soy un dictador”, me dijo. Y luego le pregunté:

–“¿Usted está dispuesto a entregar el poder después de cinco años?”

–“Claro que estoy dispuesto a entregarlo”, contestó, “yo he dicho que incluso antes... si, por ejemplo, a los dos años yo soy un fiasco, un fracaso, o cometo un delito o un hecho de corrupción, o algo que justifique mi salida del poder, yo estaría dispuesto a hacerlo”.

La realidad es que Chávez no entregó el poder a los cinco años. Cambió la Constitución para reelegirse. Su actual mandato durará hasta 2013 y ha amenazado con volver a cambiar las leyes para eternizarse en la presidencia.


No nacionalizaría empresas

Segunda mentira: Chávez me aseguró en esa entrevista que él no pensaba nacionalizar ninguna empresa privada. “No, absolutamente nada”, me dijo, “incluso nosotros estamos dispuestos a darles aún más a las que hay, a los capitales privados internacionales, para que vengan a invertir... Yo no soy el diablo”.

La realidad es que Chávez rompió también esa promesa de campaña. Dos ejemplos bastan. Nacionalizó la mayor corporación de telecomunicaciones del país, la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (CANTV). Además le quitó a seis empresas extranjeras —British Petroleum, Exxon Mobil, Conoco Phillips, Chevron Texaco, Statoil (de Noruega) y Total (de Francia)— el control de sus proyectos de la faja petrolífera del Orinoco.

Chávez, el populista, no parece comprender que la falta de competencia genera
burocracias corruptas e ineficientes. El presidente de Venezuela se puede dar el lujo de nacionalizar esas empresas... por ahora; el precio del barril de petróleo se ha multiplicado varias veces desde que se atornilló al poder. Pero su administración de la abundancia deja mucho que desear. Venezuela sufre la más alta inflación del continente, la cual afecta, sobre todo, a los venezolanos más pobres.


Respetaría a medios de comunicación

Tercera mentira: Cuando le pregunté a Chávez si “nacionalizaría algún medio de comunicación, algún medio privado”, volvió a mentir. “No”, respondió. “basta con el medio del Estado. El Estado tiene el Canal 8, Venezolana de Televisión... (con) los demás canales yo tengo las mejores relaciones... deben seguir siendo privados. Más bien, estamos interesados en que se amplíen y se profundicen”.

La triste realidad es otra. Chávez no le renovó su licencia de transmisión a Radio Caracas Televisión (RCTV), uno de los medios más críticos al sistema autoritario, monopolizador del poder, que rige en Venezuela.

Chávez nos mintió a todos tres veces. ¿Por qué lo hizo? Sin duda, para apaciguar a los electores que temían que Chávez se convirtiera en el aprendiz de dictador que ahora es. Mintió para llegar al poder.

Otra teoría es que Chávez cambió radicalmente luego de perder el poder por 47 horas en un intento de golpe de Estado en su contra en 2002. Pero, aún así, no se vale traicionar en la presidencia lo que prometiste en la campaña.

Si Chávez hubiera dicho en esa primera elección que, de llegar a la presidencia, trataría de reelegirse indefinidamente, nacionalizaría las principales empresas del país y cerraría canales privados de televisión, no habría ganado.


Promesas de candidatos

Es cierto, en todos los países hay historias de candidatos que prometen una cosa en campaña y que hacen otra muy distinta en la presidencia. Pero hay pocos ejemplos, como el de Venezuela, en los que existe tanta diferencia entre lo prometido (una democracia con libertad de expresión y respeto a la propiedad privada) y lo que se hace en la presidencia —un régimen seudosocialista que controla casi todos los poderes del país.

En esa entrevista Chávez también me aseguró tajantemente que Cuba “sí es una dictadura”. Son sus palabras textuales. ¿Se lo habrá dicho también en su cara a Fidel y a sus amigos de Cuba? Si Chávez sabe que Cuba “es una dictadura”, entonces ¿por qué quiere que Venezuela se parezca a Cuba? ¿Quiere también una dictadura para Venezuela?

Para quienes sospechen de la veracidad de estas declaraciones de Chávez ese 5 de diciembre de 1998 los invito a que las vean en internet en el siguiente link:

Mintió tres veces...


Se aprenden muchas cosas de los videos viejos. Y una es que Chávez mintió, mintió y mintió para treparse al poder.

Posdata: He solicitado varias veces otra entrevista con Chávez, pero ni siquiera me ha respondido. Estoy listo para cuando él esté listo.

 

[*] E-mail: jorgeramos@univision.net@laprensa.com.sv / Link: http://www.laprensagrafica.com//opinion/807207.asp



 


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada
 
Contacto: soberania.org@gmail.com