www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Acumulación de capital en la globalización
Roberto Viera* / Soberania.org - 19/07/07

Decía Georg Lukacs que la acumulación del capital en el siglo XX se había realizado  como plusvalía relativa. Esto es, la innovación y la tecnología producían la ganancia para los capitales mundiales. Para 1967-73 se formó un cuello de botella para el desenvolvimiento económico con la caída de la libra esterlina y el final del respaldo de la moneda por el oro.

A partir de allí, en medio de una competencia feroz con ganancias limitadas, se enfocan los detentadores de  capital en tres áreas, primero, la alta tecnología, la cual es reconocida como fuente de ganancias, la computación y las comunicaciones. Una segunda area de acumulación de masas de capital, es la mano de obra barata de los países en desarrollo, práctica de acumulación de masas inmensas de capital, originalmente dispersa por todo el mundo, pero que a partir de 1990
se ha focalizado en China con sus 1.300 millones de habitantes, con la mayor tasa de beneficios para las empresas capitalistas, sin sindicatos y con autoridades que solo oyen a los jefes del partido, y no toman en cuenta  los trabajadores.  El tercer área de acumulación de capital es la industria petrolera que produce brutales ganancias planetarias en base a los altos precios del petróleo y el gas.

A partir de 1974, las empresas petroleras se empiezan a beneficiar con el aumento de los precios del petróleo. Mientras las demás industrias estaban en una lucha competitiva feroz, las empresas petroleras triplicaron y cuadruplicaron sus ingresos. Esto hizo al área petrolera líder del empresariado norteamericano. La OPEP estaba en un 55% de la producción mundial y llega a un 43% en 2005, lugar que es ocupado por explotaciones controladas por las mayores compañías petroleras o sea las maquilladas siete hermanas. También la mitad de la producción de la OPEP es extraída por estas maquilladas siete hermanas.

En 1998, los precios petroleros llegaron a un punto bajo, es decir, a 12,28 dólares el barril de crudo. El volumen total del petróleo expresado en dólares  llegó a 292 giga dólares, que representaban el 1% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial. Sin embargo para el 2005 este volumen llegó a 1.326 gigadólares lo cual representa el 3% del  Producto Interno Bruto  Mundial que estuvo en 44.688 gigadólares.

El costo de producción del barril de petróleo está por debajo de los 10 dólares. Esto significa que la ganancia ya está llegando a más de siete veces el costo de producción. Si comparamos estas cifras con otras industrias como la automovilística o la electrónica, que producen un 8%  o 10 % de ganancia, estamos ante una ganancia brutal producida por la industria petrolera con un 600% de líquido.

El gas que representa un 20% de la producción de energía mundial, también es objeto de este crecimiento del precio. Para el año 1998, el gas se vendía a 2,03 dólares el millar de pies cúbicos mientras que llegó a 7,51 dólares para el año 2005. Esto se vio representado en 168 gigadólares en 1998 y en 751 gigadólares en 2005. En términos del Producto Interno Bruto mundial esto representa 0,6% para 1998 y del 1,6% para el año 2005. El gas se posiciona con una ganancia líquida del 300%

Estas fabulosas ganancias del segmento petrolero, lo sitúan como principal área de acumulación de capital, planetariamente hablando, la ganancia de mas del 600% asociada a la industria petrolera y del gas comparado con el 8 o 10 % que presentan las empresas exitosas de otros segmentos de la producción es un factor 40 a 60 veces más. Esto pone a los magnates petroleros a liderar el mundo mercantil. Ellos son los que invierten en las bolsas de valores y de cuyo favor están pendientes muchos de los otros actores económicos.  La mitad de las primeras 10 corporaciones de la revista Fortune para el año 2006 son petroleras. Y de las 12 corporaciones con mayores ganancias 8 son petroleras.

La Exxon-Mobil en 2006 triplica en ganancias declaradas a la primera empresa no petrolera del mundo, Wal-Mart, y la hermana Shell la duplica en el mismo período.

No es casualidad que el gobierno de  los Estados Unidos de América tiene entre sus integrantes al Vicepresidente Sr. Dick Cheney, principal ejecutivo de  Halliburton  la mayor suministradora de servicios para la extracción de petróleo. La secretaria de Estado Condoleezza Rice, fue directora durante diez años de la empresa Chevron. El mismo presidente Bush fue gobernador del estado de Texas, estado que hasta 1970 regulaba los precios mundiales del petróleo mediante la “Texas Railroad Commissión”. Y también él y su familia son magnates petroleros y se ufanan de ser amigos de la familia Bin Laden de Arabia Saudita. El hecho que los principales integrantes del gobierno pertenezcan a la industria de los hidrocarburos, muestra un desequilibrio que debe ser tomado en cuenta. Es el liderazgo mundial de la industria petrolera norteamericana. Además es un liderazgo tan fuerte que no le importa quedar en evidencia ante los otros actores de la economía local  ni le importa la opinión de la comunidad internacional. Olímpicamente el presidente Bush abandona los acuerdos anticontaminación de Kyoto.

Esta acumulación de capital se realiza en el área de los antivalores correspondientes a la venta de un producto por encima de su valor propio. Y corresponde a acciones de rapiña, de dominación basada en la fuerza bruta, las intrigas, el espionaje y la guerra. La historia de los últimos 20 años es muy clara al respecto y puede ser entendida si se parte de la certeza del interés del bloque petrolero en aumentar los precios del petróleo.

En 1991, el presidente Bush, padre del actual presidente, facilita la acción de Saddam Husseim de iniciar operaciones de guerra contra el reino de Kuwait. Están documentadas declaraciones de la embajada norteamericana en Bagdad, en las cuales decían que ellos no intervienen en asuntos internos de los árabes.  De esta manera Irak ataca a Kuwait el miembro indisciplinado de la OPEP. Kuwait tradicionalmente fue el país que producía más de la cuota y momentáneamente obtienen un aumento del precio del petróleo. El bloque petrolero de las siete hermanas maquilladas obtiene la supremacía mundial con el aumento de los precios del petróleo.

Desde que Hubbard predijo y se cumplió, que la producción petrolera norteamericana alcanzaría un máximo en 1970, y a partir de allí comenzaría a declinar, los operadores petroleros se han dedicado a jugar al aumento de los precios del petróleo. Hubbard predijo un máximo para la producción mundial de petróleo para el año 1995, lo cual ha sido reestimado por los sabios de la economía petrolera para el año 2010. Es decir que irremediablemente para el año 2010 va a empezar a declinar la producción petrolera mundial.

Las compañías petroleras, sus bancos asociados, las empresas conexas en la industria química, sus inversiones en la electrónica, la aviación, se han visto abultadas con los dólares que provienen de los altos precios petroleros. Este bloque de poder mundial ha estado invirtiendo en tecnología petrolera y de cualquier otra clase, que los ha colocado en la cúpula del poder mundial. Si embargo, han dejado un mundo más contaminado en todos los sentidos. Hay un calentamiento global. Y el presidente Bush, petrolero él, impide las medidas que podrían evitar esos males.

A partir de 1998, el principal agente las compañías petroleras para lograr el aumento de los precios del petróleo, fue el Sr. Hugo Chávez, quien logró integrar a los recortes de la producción a Rusia, el principal productor de petróleo. También le dio el último abrazo a Saddam Husseim para que este recortara la producción de petróleo. Saddam estaba renuente a recortar la producción petrolera desde la invasión a Kuwait. El presidente Saddam rechazó  la actitud del presidente Bush padre de primero apoyar la invasión a  Kuwait y luego armar la guerra para sacarlo.

De esta manera la empresa Chevron, principal beneficiaria de la guerra de Afganistán, que obtuvo los permisos para construir un oleoducto hasta el mar Báltico, empresa que recibió concesiones en Irak. Chevron que tuvo por directora durante  10 años a la secretaria de Estado Condoleezza Rice, la empresa que recibió los encargos de Venezuela y Colombia para construir el oleoducto que irá a través de Colombia hacia el pacifico y la empresa Chevron que esta organizando el consorcio para construir el
gasoducto que va de Venezuela a Brasil y Argentina, que el presidente Chávez la nombró socia de PDVSA y le otorgó concesiones en el Delta del Orinoco, que se beneficia con los altos precios del petróleo. Hasta en la explotación del carbón en Venezuela ha recibido concesiones.  Esta empresa que cuenta con el apoyo del tren ejecutivo de Washington, ha aumentado sus ingresos brutos declarados de 147 giga dólares en 2005 a 189 giga dólares en 2006 y ha subido al puesto 6 entre las 500 corporaciones mas grandes del mundo.

Las compañías petroleras
promueven la instalación de dictaduras en los países de la OPEP. Estas compañías entonces pueden hacer contratos a largo plazo con estas dictaduras sin que los pobladores participen en las decisiones. En Libia y Argelia hay un sistema estable que ayuda a mantener las cuotas de producción. De esta manera, se sigue repitiendo lo que ya existió en los albores del sistema mercantil, el Estado, sus intrigas y sus guerras, siguen siendo los agentes de la acumulación masiva de capital.



(*) Roberto Viera - Email: directoyconcreto@yahoo.com / web: http://www.sobrevive.i8.com/

 

 

Artículos relacionados:

Esclavismo del siglo XXI
Roberto Viera* / Soberania.org - 22/06/07

Concentración y poder
Roberto Viera* / Soberania.org - 17/01/07

La banda de los cuatro
Roberto Viera* / Soberania.org - 16/01/07






Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada
 
Contacto: soberania.org@gmail.com