www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Una Reforma electroshock
Pueblo y conciencia* / Soberania.org - 03/09/07


¿A qué obedece la intermitente sesión de electroshock a la que el gobierno somete al país? Ahora es una reforma a su medida, a  la carta, entera, indivisible, con muchos cantos de sirenas.  ¿Otra de las “ocurrencias” del “ídolo dirigente”?, ¿Por qué se entuba la dinámica social para mantener en vilo al país, debatiendo cada sesión de electroshock emanada aparentemente desde: “anoche se me ocurrió...", "he pensado...", "he ordenado...", "quiero que se haga...", etc., etc., etc.?

¿Es que  este país es como un paciente psicótico -padecimiento fuera de control coherente, es decir locura-, que requiere bárbaras sesiones de electroshock -ya en desuso en la  psiquiatría- para que no llegue a desatarse de las amarras con las que se le ha capturado desde hace más de 500 años?

Consideremos algunas ideas previas. Hasta ahora el diagnóstico ha apuntado al
insano estado mental de un ciudadano de este país, hipertrofiado en sus funciones, que ha llegado a asumirse como el indiscutible dueño del destino colectivo e interprete de lo que decodificó como "permiso para un mandato eterno, supremo e incuestionable". Si nos paseamos  porque la tesis pueda ser a la inversa, ¡¡es el imaginario colectivo del país el que está enfermo!!.  

Chávez, como buen ejecutor de su misión, lo ha entendido: él ha capitalizado todas las dolencias y frustraciones  que han dejado las múltiples formas de invasiones a las que el país se ha visto sometido, desde las  impuestas a sangre y fuego por la corona española, hasta las que le robaron la lógica del pensamiento y su coherencia para entender los resultados de su historia. Chávez se montó sobre el sobreatropello que dejó al país sediento de rumbo, huérfano y con todas las necesidades por cubrir, esperando su redentor cristiano prometido y nunca encontrado; es por eso que  en cada espejismo mira la saciedad de su carencia y allí  se rinde y se somete, como el niño huérfano que cree en las promesas de quien le ofrece un hogar, cuando realmente  es llevado a vender su cuerpo para alimentar el malévolo ingreso de un traficante.

Chávez, cumpliendo con su misión, ha despertado la concreción de todas las batallas y epopeyas de un carente y delirante ejército imaginario que necesitaba ser conducido a lograr alguna victoria, porque  todas las anteriores sólo fueron triunfantes espejismos, donde el pueblo vencedor debía hacer la transacción psíquica de aceptar como un triunfo el seguir en las mismas condiciones por las que fue a la guerra, mientras el sector dirigente tomaba el botín que engordaba sus arcas. Chávez, un ciudadano de este país, de abajo, del pueblo y de lenguaje ladino, tocó la carencia y desplegó la promesa de concretar los triunfos fallidos y  ha conducido todas “sus batallas” con afiebrado delirio a quienes necesitan del mismo.


¿Para dónde vamos?

Este pueblo, a pesar de la confiscación de sus victorias concretadas en reales derrotas de sus aspiraciones, aún esta sediento del verdadero  resultado de sus batallas. El imaginario colectivo puede soltar las amarras y alcanzar coherencia, lo cual podría volverse muy  peligroso para otros intereses que no son los de este pueblo y, bajo la certeza de que “tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe”, hay que resolver el asunto antes de que esto suceda. ¿Cómo Chávez se ha planteado resolverlo?

Con la que  pudiera ser su última y real batalla: una reforma con camisa de fuerza para que la constitución, que ya en esencia era ajena a los intereses colectivos puesto que no ha concretado en hechos lo que  prometía,  le permita
atornillar los intereses del capital corporativo petrolero internacional y quedarse para continuar custodiándolos. Esa es la verdadera razón de que esta nueva trampa urgente se le inocule al país.


¿Por qué y para qué?

La discusión  no puede centrarse sólo en lo evidente: perpetuarse con todo el poder de un neo-Gómez aplicador de electroshock y  anestesia. La pregunta pudieran ser: ¿por qué y para qué? La respuesta es que le llegó la hora  de completar su misión con su mejor instrumento: el electroshock emocional contundente, el arma silenciosa de su verdadera guerra, la que ha emprendido y llevado a cabo contra este pueblo para imponer y consolidar la entrega energética al verdadero y real imperio. En ella  ha desdibujado todo: la legalidad,  la historia y la lógica hacia quién y porqué se lucha; en esto le ha sido muy eficaz todas las formas de electroshock. Su reforma y la estrategia para imponerla estaría entre las más efectivas si no desnudamos lo que en ella esconde, entre lo que debemos tener como alerta  está lo que edulcora en el  Artículo 113:

"...Cuando se trate de explotación de recursos naturales o de cualquier otro bien del dominio de la Nación de carácter estratégico, o de la prestación de servicios públicos vitales, el Estado podrá reservarse la explotación o ejecución de los mismos, directamente o mediante empresas de su propiedad, sin perjuicio de establecer empresas de propiedad social directa, empresas mixtas y/o unidades de producción socialistas, que aseguren la soberanía económica y social, respeten el control del Estado, y cumplan con las cargas sociales que se le impongan, todo ello conforme a los términos que desarrollen las leyes respectivas de cada sector de la economía.  En los demás casos de explotación de bienes de la nación, o de prestación de servicios públicos, el Estado, mediante ley, seleccionará el mecanismo o sistema de producción y ejecución de los mismos, pudiendo otorgar concesiones por tiempo determinado, asegurando siempre la existencia de  contraprestaciones o contrapartidas adecuadas al interés público, y el establecimiento de cargas sociales directas en los beneficios".

Esto no es otra cosa que la consolidación legal de la entrega energética que viene realizando al capital corporativo petrolero internacional, el resto de su propuesta de composición político territorial y de fuerza, contiene las vías para lo que le permitiría completar y resguardar su misión frente al poder mundial: toda Venezuela regalada al interés trasnacional.

 

 

[*] Grupo de estudio y trabajo “PUEBLO Y CONCIENCIA”





 


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada
 
Contacto: soberania.org@gmail.com