www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Chevron y el "socialismo bolivariano":
Creencias a prueba de la realidad

Rafael Uzcátegui* / Soberania.org - 26/11/07

Es muy interesante observar como la gente necesita, desesperadamente, tener sus esquemas mentales bien delimitados para explicarse el mundo en el que viven. El caso de la religión es el más paradigmático. Ante la incertidumbre de la existencia, cristianos y similares optaron por entender el universo como una obra y gracia de la divinidad, utilizando los esquemas binarios para describirlo todo: fieles-pecadores, herejes-creyentes, malo-bueno… Dios y el diablo. Sencillo y cuadriculado.

La política "de izquierdas" es otra religión, indiscutible a estas alturas, con sus verdades inamovibles, sus sacrificios en pos del paraíso y su infinita necesidad de creer en que el mundo está, realmente, dividido a rajatabla entre los contrarios: la "derecha", los malos, los otros, y la "izquierda", nosotros, los buenos. Lo anterior calza a la perfección para esa gran mayoría que, con dichas muletas, pretende "conocer" lo que pasa en Venezuela. Bajo esta lógica Chávez y los suyos, ahora en el gobierno, serían los buenos. El resto, la oposición "escuálida" –adjetivo que detesto-, los motivados por una irrefrenable ansia de maldad.

Hay una frase que dice que si la realidad no calza en los moldes de la ideología, qué malo para la realidad. Muchos de los creyentes en el socialismo del Siglo XXI, en sus arengas, se cuidan de no introducir elementos que puedan contradecir la retórica de la épica nacida unos cuantos años atrás en Sabaneta. Pretenden tapar el sol con el dedo de la propaganda. Y a pesar de todas las evidencias en contra, los ungidos continúan testarudamente afirmando que el paraíso terrenal ha hecho su capital en Caracas.

El 8 de noviembre pasado, a propósito de lo anterior, se publicó en varios medios de comunicación del país declaraciones de Alí Moshiri con respecto a los intereses que representa dentro del automentado "Socialismo del Siglo XXI": "Nuestras actividades en Venezuela se están moviendo extremadamente bien (…) vinimos aquí con la intención de trabajar". Moshiri no es la cabeza visible de un proyecto editorial izquierdista francés, con tentáculos y cheques en Venezuela. Tampoco es un artista de cine de Hollywood "concienciado".

Moshiri es, desde hace varios años, presidente de la división de Exploración y producción de Chevron para Latinoamérica. Hay sobradas evidencias del nivel de camaradería que ha logrado este funcionario con el gobierno de Miraflores, como aquellos avisos que, a página completa, recordaban que en medio del llamado
"paro petrolero", los afectos y fidelidades de la compañía originaria de Houston estaban del lado de la "revolución". O como la concreción de aquella utopía de hacer socios comerciales al presidente venezolano y colombiano, cristalizado en el gasoducto transguajiro, que ha limado asperezas entre ambos.

El campeonato geopolítico actual es diferente al jugado por el mundo durante la Guerra Fría. La pelota, el flujo sin frenos de capitales, se patea en todas las canchas, amén de las camisetas… o de las ideologías locales. Mientras el mercado mundial permanezca aceitado, valen poco las extravagancias internas de cada país, siempre y cuando esto no interfiera con el rol de cada uno en la arquitectura del comercio planetario. "Creo que la
industria del gas nunca arrancó en Venezuela después de la nacionalización (…) el gobierno del presidente Chávez es el primero en desarrollar el gas", expresa el alto vocero de Chevron, acerca del negocio en el cual ellos ahora son socios.

En 1999, la promulgación de la Constitución Bolivariana, nacida en un proceso constituyente capitaneado por el propio Hugo Chávez, daba igual rango a los capitales locales y extranjeros presentes en el país.
En aquella oportunidad, este detalle quedó eclipsado por la retahíla de derechos sociales consagrados por el nuevo texto constitucional. En un nuevo episodio de la jugada, ocho años después, la promulgación de una jornada laboral de seis horas maquilla el hecho de que, con rango constitucional, las empresas extranjeras serán socias del Estado venezolano bajo la figura de las "empresas mixtas". Grande Maradona. Desde hace 2 años, Chevron participa en varias, de las cuales Moshiri afirmó que "su resultado ha sido muy positivo".

Un amigo me recordaba a Carl Sagan parafraseándolo: "no puedes convencer a un creyente de nada porque sus creencias no están basadas en evidencias, están basadas en una enraizada necesidad de creer". Lo que es injustificable en otras latitudes, en Venezuela sencillamente se ignora. Mal por la realidad. Por su lado, Chevron se preocupa por el horizonte del socialismo bolivariano, pensando planes para su sostenibilidad: "El país debe buscar un equilibrio entre ambos recursos –el petróleo y el gas- para el momento en que alguno de los dos comience a declinar. ¿Estamos detrás? La respuesta es sí".

 

[*] Rafael Uzcátegui es coordinador de medios de la ONG en Derechos Humanos Provea (www.derechos.org.ve) y miembro de la redacción de El Libertario (www.nodo50.org/ellibertario) / E-mail: uzcategui.rafael@gmail.com

 

 


 


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada
 
Contacto: soberania.org@gmail.com