www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Democracia tutelada
Humberto Decarli* / El Mundo (Venezuela) - 15/12/07

Una de las conclusiones más evidente inferidas del reciente resultado del referéndum sobre la reforma constitucional es la fragilidad institucional. Me refiero a las horas de angustia creadas por la tardanza en anunciar los resultados cuando había terminado el proceso y todo el mundo los conocía.

Un árbitro totalmente parcializado generaba desconfianza y el retardo así lo confirmó. La suspicacia expresada en el silencio era palmaria dada la tradición de martingalas en este rubro desde el año de 1958.

Muchos analistas han sostenido que el alto mando presionó al presidente para reconocer su derrota y suena lógico. En Latinoamérica el rol de los uniformados es el de ser los máximos decisores y constituyen un factor determinante en la toma de decisiones. No es nada desacertado pensar en esta hipótesis sobre todo si tomamos en consideración los acontecimientos acaecidos el 11 de abril.

En tal oportunidad se produjo el derrocamiento del Presidente Chávez sin resistencia alguna. Pero los múltiples grupos alrededor del poder tomado demostraron incapacidad de comprender la realidad. Entonces, en una negociación burocrática y sin poner un solo muerto, la cúpula castrense repuso al Jefe del Estado defenestrado por ser el mayor garante de gobernabilidad.

Asimismo, atisbamos cómo se ha promovido la militarización del Estado venezolano. En los ministerios, institutos autónomos, empresas públicas, la Asamblea Nacional y demás entidades, los oficiales activos y retirados constituyen los cuadros gerenciales. Se llega al colmo, como lo indica el último informe de Provea, de incluir uniformados activos dentro de la jurisdicción penal y la Dirección Ejecutiva de la Magistratura. Además, hay un civil detenido en la cárcel de La Pica bajo jurisdicción castrense.

La Fuerza Armada ha actuado, como lo pretendía constitucionalizar el proyecto de reforma, policialmente. Las masacres de Llano Alto en Apure y la Paragua en Bolívar así lo ratifican. Adicionalmente, asignaturas bélicas se han incluido como obligatoria en los pensa de estudio de secundaria.

La conducta de una oposición oportunista ha insistido en defender la Constitución Bolivariana anteriormente rechazada. Igualmente un movimiento estudiantil, sin agenda y sin opinión respecto a una materia muy inmediata como la educación, pretende convalidar una democracia y una libertad en los términos más etéreos.

Como corolario de esta trama se aspira a unificar a la oposición alrededor de un general, Raúl Baduel, hasta hace poco tiempo ministro de la defensa. Sería la guinda de la torta para estrangular el cuadro político venezolano como otrora lo quisieron realizar con Arias Cárdenas.

Como conclusión de los hechos ocurridos en el pasado reciente en el país, estamos en presencia de un esquema de poder supeditado al tutelaje de los administradores de la violencia del Estado. Así es aceptado, tanto por el oficialismo como quienes lo adversan convencionalmente, para dar su aprobación a la democracia formal creada por las cúpulas reemplazantes de la gestión perezjimenista.

El poder en el mundo contemporáneo representa el máximo valor como fue la religión en el medioevo y la economía en la modernidad. Es un esquema de dominación aderezado por torneos electorales buscando legitimación. Pensar, como Fukuyama, que la democracia representativa es el máximo estadio de la humanidad es renunciar al más caro anhelo de la gente, el progreso, los sueños y la utopía.

 

 

[*] Humberto Decarli / E-mail: hachede@cantv.net



Artículos del autor:

Reacción ante la intolerancia
Humberto Decarli* / El Mundo (Venezuela) - 02/06/07

Militarismo y cambio social
Humberto Decarli R.* / Soberania.org - 23/03/06

El mito democrático de las
Fuerzas Armadas Venezolanas

Humberto Decarli R.* / Soberania.org - 28/09/06

Más artículos...

 



Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada
 
Contacto: soberania.org@gmail.com