www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


El teatro bufo de la guerra con Colombia
Pablo Hernández Parra* / Soberania.org - 02/09/09

Un nuevo show: los procónsules del imperio y cachorros del Pentágono con sus amos

Desde hace casi diez años existe el Plan Colombia y desde entonces los militares norteamericanos han tenido acceso a las más diversas bases militares colombianas; algunas de ellas construidas y operadas directamente por EE.UU, como es el caso de la Base Aérea de Tres Esquinas ("CT. ERNESTO ESGUERRA CUBIDES"), cuya tarea principal consiste en el apoyo en tierra de unidades del Ejército y la Policía, y participa en la lucha contra el narcotráfico y las operaciones contra la guerrilla en las zonas fronterizas con Perú y Brasil. También opera el radar de la zona del Caribe del Programa QBRN, "Red de Radar de la Cuenca del Caribe". [1]

Desde esa época el  gobierno venezolano no sólo ha tenido conocimiento de estas bases y el uso norteamericano de ellas, sino que uno de los ideólogos del gobierno, William E. Izarra, declaraba en esa época: “Las Tres Esquinas es la base militar colombiana convertida en el corazón del Plan Colombia. Allí se preparan más de 3.000 efectivos del Ejército colombiano para iniciar las operaciones militares. Al plan se le presenta como un conjunto de acciones bilaterales para la paz, la prosperidad y el fortalecimiento del Estado colombiano. Esa es la cara operativa y táctica que siempre envuelve la verdadera intención del centro del poder mundial, pero lo estratégico sigue siendo el control y dominio de los Estados Unidos sobre el continente latinoamericano. [2] Para esos años se conocía perfectamente la ubicación de esas bases tal como aparecen ubicadas en el siguiente mapa de la época [3] :

Hoy Colombia ratifica ese acuerdo: “Las bases son las de Malambo, Atlántico; Palanquero, en el Magdalena Medio; Apiay, en el Meta; las bases navales de Cartagena y el Pacífico; y ahora, el centro de entrenamiento de Tolemaida y la base del Ejército de Larandia, en el Caquetá… (...) Se trata de profundizar unas relaciones que han venido siendo exitosas con el acceso a bases militares colombianas. No son bases norteamericanas, son colombianas, pero brindamos la posibilidad de que accedan a nuestras instalaciones”, dijo el general Padilla.”
[4]

Ante este acuerdo, del perfecto conocimiento del Sr. Chávez, éste  ni corto ni perezoso arma -con permiso del amo- todo un escándalo, y llama a sus fanáticos a la defensa de suelo patrio una vez más en peligro de ser mancillado por “la planta insolente del extranjero”. Se trata, una vez más, de la típica maniobra de distracción que acostumbra este gobierno con el apoyo de la "izquierda” socialdemócrata y de la “oposición democrática para ocultar los verdaderos fines de una política dirigida no contra Colombia, ni EE.UU, sino contra el pueblo venezolano y especialmente contra sus trabajadores.


Bravuconadas

En junio del presente año, Venezuela según las estadísticas del gobierno norteamericano se convirtió en el segundo exportador de petróleo a los EE.UU. [5]



Esta cifra viene a ratificar lo que ya todo el país conoce: Este gobierno es el principal aliado energético de EE.UU en América Latina, y el Sr. Chávez pese a todas sus bravuconadas y frases grandilocuentes, es sencillamente junto con Uribe los principales procónsules de los norteamericanos en América Latina. Hoy Venezuela y este gobierno están atados no sólo al capital y al mercado norteamericano, sino a todo el capital internacional ante el cual ha empeñado el futuro del país, al colocar la producción petrolera como garantía de pago de empréstitos contratados hoy, para pagar la creciente deuda interna y externa.

La dependencia y alianza de este gobierno con el capital petrolero se expresa no sólo en las
empresas mixtas, en la firma de los convenios de doble tributación y en la entrega de la soberanía al firmar contratos donde el Estado venezolano queda sometido a los tribunales internacionales, como los firmados recientemente con Rusia y Brasil, sino que EE.UU. es el principal proveedor de las divisas que financian al “socialismo del siglo XXI”, tal como se demuestra el cuadro siguiente [6] :



244.302 Millones de dólares ha sido el monto total de los pagos hechos por EE.UU al Estado y gobierno venezolano fruto del negocio petrolero, y es precisamente ese monto el soporte financiero de toda la llamada “revolución socialista  bolivariana” que, como vemos, depende prácticamente de los dólares norteamericanos y de los préstamos de otros países capitalistas como China, Rusia, Japón o Brasil.

Ante este hecho evidente, las agencias norteamericanas en conchupancia directa con el Sr. Chávez y su gobierno de cachorros del Pentágono -y claro está con el Sr. Uribe-, anuncian el fulano acuerdo de establecer siete bases militares en Colombia, en una maniobra típicamente distraccioncita y con miras a inyectarle una dosis de “nacionalismo y antimperialismo” a la ya gastada propaganda oficial, precisamente cuando las manifestaciones populares,
especialmente de los trabajadores por sus derechos y reivindicaciones han superado las mil cien en el presente año, y el futuro anuncia un incremento de éstas, con la consecuente pérdida de apoyo al gobierno, creando las condiciones para una nueva crisis de gobernabilidad ante el evidente agotamiento del modelo bonapartista del Sr. Chávez.


Trapos rojos

La oposición, fiel a su papel de aliado y cómplice del gobierno en el mecanismo de dominación, embiste a todos los trapos rojos y provocaciones que el gobierno les monta; no participa, ni apoya ninguna verdadera manifestación de trabajadores o popular, y se presta para ser el globo de ensayo de la represión que se ha desatado en el país contra los trabajadores. Protesta contra la L.O.E, pero sindicatos controlados por ellos firmaron el contrato de los trabajadores educacionales donde precisamente está contenido el verdadero objetivo de la ley de educación.

Si analizamos con detenimiento, todas las manifestaciones de la oposición son planificadas por el gobierno: nunca veremos a la oposición, en especial a sus dirigentes, en las manifestaciones espontáneas de los trabajadores; siempre sus manifestaciones son en “respuesta” a las provocaciones oficiales. La marcha contra la ley de educación fue un ejemplo típico de esta alianza macabra oposición-gobierno, y ha sido el mecanismo de ensayo que hoy le permite a la fiscal ratificar una vez más la verdadera política represiva del gobierno: 


“La Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, advirtió que pedirá el enjuiciamiento de todas aquellas personas que alteren la tranquilidad y la paz pública en el país, afirmación que realizó a propósito de los hechos violentos ocurridos en la marcha que convocó el fin de semana pasado la oposición para manifestar contra la Ley Orgánica de Educación…(...) Anunció que el Ministerio Público no va a permitir que esto continúe. Quienes alteren la tranquilidad y la paz pública para producir inestabilidad de las instituciones, desestabilizar el Gobierno, que atenten contra el sistema democrático, vamos a solicitarle su enjuiciamiento, incluso, no sólo de los autores materiales, sino también de los intelectuales", reiteró Ortega Díaz…(...) Aseguró que dichas conductas encajan perfectamente en el delito de rebelión civil, el cual de acuerdo con el artículo 143 del Código Penal, establece que serán castigados con prisión de 12 a 24 años, los que se alcen públicamente en actitud hostil, contra el Gobierno legítimamente constituido o elegido, para deponerlo o impedirle tomar posesión del mando…(...) Entonces, estas conductas pudiesen estar encuadradas perfectamente en el tipo penal. Yo quisiera que aquellas personas que se alzan en actitud hostil contra el gobierno legítimamente constituido, sepan cuáles son las consecuencias", señaló la Ortega Díaz".


La represión y violencia del gobierno en Puerto Cabello, Curiepe, El Clavo, Timotes, Antímano; la policía comunal que oficializa la alianza entre policías y delincuencia para el control de los barrios populares y es la concreción practica de la Ley Sapo -rechazada en el pasado-; el desarrollo y multiplicación de grupos de exterminios policiales y parapoliciales en Anzoátegui, Monagas, Caracas, Aragua, Lara, Yaracuy, etc.; son situaciones ante las cuales la oposición y sus medios de comunicación callan miserablemente y sólo son tomados en cuenta en sus páginas rojas, noticieros amarillistas, y no como graves problemas políticos ante los cuales se deba manifestar. Las amenazas y anuncios de la Sra. Fiscal ya sabemos contra quienes van dirigidos: Contra los trabajadores, en especial los de PDVSA y Guayana, y contra toda manifestación de la población por sus derechos y reivindicaciones.


“Provea advertía que 2.200 personas tenían procesos abiertos en los tribunales por protestar. Su coordinador general, Marino Alvarado, señaló que de esa cantidad, 120 son trabajadores, y alertó que la cifra puede aumentar aún más en el futuro… (...) De los 120 afectados que contabiliza Provea, cerca de 30 trabajadores son de la industria petrolera, mientras que otros 25 son de Sidor… (...) La criminalización de la protesta se ha convertido en una 'política de Estado', indicó el representante de Provea”
. [7]


La anterior cifra incluye a cientos de campesinos(as), luchadores sociales, indígenas de Perijá, representantes sindicales y un sinnúmero de personas hoy sometidas a juicios por ejercer el derecho a la huelga, manifestar y reclamar legítimamente sus derechos y reivindicaciones. Son más de 2.000 hombres y mujeres trabajadores de este pueblo hoy sometidos a la justicia del capital, en cuyos casos jamás la oposición levantó su voz de protesta. Hoy reclaman que el empleado de Ledezma no sea trasladado a Yare, porque no se le garantiza su seguridad. Pero cuando los obreros de Anaco, de Puerto Cabello o Guayana han ido a parar a las cárceles, el silencio y la complicidad ha sido la mejor respuesta de la oposición. La explicación de esta alianza política es clara, gobierno y oposición como defensores de los mismos intereses del orden establecidos se unen y comparten los mismos fines cuando se trata de controlar y reprimir a sus enemigos históricos: los trabajadores y el pueblo excluido sin vivienda, ni trabajo, ni servicios.

Esta conducta es sencillamente la confirmación del verdadero papel del Estado y gobierno venezolano, ellos están ahí, son mantenidos y sostenidos para que cumplan su principal misión: administrar los negocios colectivos de la burguesía, en nuestro caso se trata de la distribución de la
Renta Petrolera entre los diversos sectores de la burguesía, garantizándole a ésta la paz y seguridad para sus negocios mediante la “administración legitima de la violencia”, esencia de todo Estado en cualquier país del mundo.

Esta política corresponde a todo Estado cuando los de abajo incrementan sus luchas y protestas;  y ya lo señalaba el Sr. Izarra, cuando hace diez años analizando el Plan Colombia decía:


”Además del escalamiento de la guerra interna, la otra estrategia del Plan corresponde a una militarización de la vida civil con ideas de seguridad y orden. Con ello, se busca deslegitimar toda manifestación de los movimientos populares y de los trabajadores que resisten a las agresiones del modelo de desarrollo caracterizado por la exclusión y el empobrecimiento de las mayorías”
. [8]


Estas palabras explican con suficiente claridad lo que hoy sucede en Venezuela. Ante el incremento de la protesta popular y ante la necesidad de garantizar la paz y seguridad a la inversión extranjera, este gobierno, como todo gobierno capitalista, sabe muy bien cuál es su papel esencial. Estamos en presencia de la profundización de una escalada de violencia del capital a través de su gobierno de turno como bien lo dice la Sra. Fiscal contra “Quienes alteren la tranquilidad y la paz pública para producir inestabilidad de las instituciones, desestabilizar el Gobierno, que atenten contra el sistema democrático, vamos a solicitarle su enjuiciamiento, incluso, no sólo de los autores materiales, sino también de los intelectuales".


¿Cuánto vale el show?

Las bases militares no le agregan nada nuevo a los planes de dominación y control del capitalismo norteamericano en America Latina. La IV Flota de EE.UU. que hoy surca libremente por el Caribe y el Atlántico Sur representa un mayor poder de fuego que cualquiera de los ejércitos de América Latina, incluyendo el ejército cubano. El uso de las bases militares y los acuerdos Colombia-EE.UU., son conocidos desde hace años desde el Plan  Colombia y luego  transformado en Plan Patriota. Las bases y ejercicios militares de EE.UU con múltiples países del continente, es un hecho cotidiano en las relaciones del imperio con su patio trasero, como para que a estas alturas se desate una histérica campaña cuyo único y claro fin es ocultar los lazos cada vez más estrechos entre el gobierno del Sr. Chávez con el capital internacional, especialmente norteamericano, y sobre todo levantar de nuevo el "fantasma del imperialismo y el enemigo exterior" para incrementar dentro del país la criminalización de la protesta, la represión y el enjuiciamiento de todo aquel que manifieste o disienta de la represiva y entreguista política del gobierno.

De que EE.UU quiere el petróleo, la energía, el agua y los recursos del continente eso ya lo sabemos y todos los gobiernos de America Latina, sin excepción, cumplen fielmente con ese pedido norteamericano. Las bravuconadas y griterías del Sr. Chávez son sólo parte del mismo show mediático del cual la
burocracia cubana es experta, como el cuento  del bloqueo para explicar el porqué después de 50 años de revolución el pueblo cubano pasa hambre -y no sufre más gracias la importación de alimentos desde el imperial EE.UU. y las remesas en verdes dólares del "gusano" exilio cubano. Total, Sr. Chávez, como le dijo su colega peruano en funciones de entrega: ¡De qué preocupa el Sr. Chávez porque EE.UU se apodere del petróleo, si EEUU es su principal socio y cliente!

Una vez más gobierno y oposición logran encerrar a los trabajadores y al pueblo en la vieja trampa divisionistas entre un gobierno del capital y la burguesía que acusa a la oposición y sus gobiernos anteriores -que representan los mismos intereses- de ser los causantes de los males que aquejan al país, mientras que la oposición como representantes políticos del capital acusan al Sr. Chávez y su supuesto “comunismo” de ser la causa de la miseria, pobreza, desempleo y exclusión que sufre la mayoría de la población. De esta manera se encierra al trabajador en el eterno circulo vicioso de gobierno y oposición que representan las dos caras de la burguesía y el capitalismo, y el sistema de explotación y dominación en el cual se asienta este círculo vicioso aparece libre de culpa; y lo que es peor, siempre aparece como la única alternativa que se le ofrece al trabajador.

Romper ese círculo vicioso, combatir a los dos representantes políticos de la burguesía: gobierno y oposición y enarbolar un programa de transformación que ponga en primer lugar los intereses y necesidades de las mayorías, es la única opción de victoria que tienen los trabajadores; de lo contrario repetiremos una vez más la ya conocida historia de una democracia que es sustituida por una dictadura y está de nuevo por una democracia, y en todas ellas banqueros, compañías petroleras, transnacionales, importadores, terratenientes, siguen detentando el verdadero poder, eligiendo presidentes “demócratas” o imponiendo sus caudillos militares. Hay que romper el bipartidismo gobierno-oposición y construir una alternativa de las clases oprimidas enfrentadas resueltamente al sistema y su Estado, cualquiera otra opción es seguir atados al yugo y esclavitud del capital.

 

..........................................

Notas:

[1] Fuente: www.globalsecurity.org/military/facility/tres-esquinas
[2] Las Tres Esquinas, William E. Izarra,  Viernes, 15 de septiembre de 2000.
[3] Fuente: www.globalsecurity.org/military/facility/tres-esquinas
[4] Fuene: http://www.semana.com,  4 Agosto 2009)”.
[5] Fuente: www.eia.doe.gov/pub/oil_gas/petroleum/data_publications/
[6] Fuente: http://www.census.gov/foreign-trade/www/ - Tomado de http://capitalmarket.com.ve/
[7] Fuente: http://www.analitica.com/va/sintesis/nacionales/3022373.asp
[8] Las Tres Esquinas, William E. Izarra,  Viernes, 15 de septiembre de 2000.

 

 

[*] Pablo Hernández Parra / E-mail: phparra@yahoo.es

 

Artículos anteriores del autor:

4-F: Un golpe permitido
Pablo Hernández Parra* / Soberania.org - 29/07/09

Honduras:
Un nuevo ejemplo de la "doctrina shock"

Pablo Hernández Parra* / Soberania.org - 03/07/09

La miserable política laboral del
Estado venezolano en PDVSA

Pablo Hernández Parra* / Soberania.org - 12/06/09

Más artículos...

 

 

 

¡El verdadero Golpe de PDVSA!



Precio del ejemplar al detal: Bs. 60.000


Pedidos al mayor:
Pablo Hernández Parra / Telf.: 0414-877.59.90

 




Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada
   
www.soberania.org - Contacto: soberania.org@gmail.com