Caracas / Venezuela -  
 
    "think-thank" petroleros
    José Suárez Núñez* / Tal Cual (Venezuela) - 07/11/11
   
  Una consigna: un país petrolero no debe hablar de producir menos petróleo, para poder disuadir los desarrollos de diversificación de la energía.  
     

Delinean cómo debe comportarse un próximo gobierno de transición en materia petrolera, energética y sobre las misiones. Evalúan las condiciones actuales de la industria del crudo nacional y el rol de las autoridades

   

En los últimos cinco años se han proliferado los "thinktank" (tanques de ideas) y por lo menos se han constituido unos 11 que se concentran en la discusión de los asuntos petroleros, a los que se unen, además, ingenieros petroleros, geólogos, economistas, abogados y otros profesionales. Los participantes son relevantes especialistas, que invitan a planificadores y grandes "gurús" de la vida económica. Las reuniones son habitualmente semanales, donde participan básicamente jubilados de Pdvsa o expulsados arbitrariamente, de las distintas especialidades del negocio y sin proponérselo están creando una valiosa memoria del itinerario del chavismo en la industria petrolera, como arma financiera para crear el socialismo en Venezuela. Algo así como la chequera del proyecto.

Hay una preocupación por las refinerías y los gasoductos y oleoductos, y podría suceder una tragedia no deseada. Las tres primeras refinerías de Amuay, Cardón y Puerto La Cruz, las construyeron Exxon, Shell y Gulf, respectívamente, hace 70 años (en la década de los años 40 del siglo pasado). Se observa que en los últimos tres años
las refinerías han originado grandes problemas. La primera razón de sus incendios y fallas, es la enemistad del gobierno para autorizar y aplicar los presupuestos de mantenimiento, a tiempo y profundidad. La segunda es que las refinerías están ancianas y también los metales sufren de agotamiento físico. Necesitan pararlas totalmente y revisarlas de nuevo. Los oleoductos y gasoductos al igual que las refinerías tienen sus fechas de paradas programadas. Nunca se ha anunciado la entrada de un "cochino" (un cepillo grande que limpia las paredes internas de las tuberías de la basura e impurezas que deja el paso continuo del transporte de gas y petróleo), en más de 6.000 kilómetros de tuberías.

Las impurezas van reduciendo el espesor de las tuberías. Es posible que se hayan alertado autoridades petroleras, porque han reducido la presión a casi la mitad de su capacidad del bombeo del gas y los combustibles, para evitar una ruptura de las tuberías. En el gobierno de transición visto por los "thinkthank" petroleros se considera que el petróleo es "un proyecto de Estado", que no puede dirigirlo únicamente el poder Ejecutivo", y esa situación obliga el resurgir de los tres poderes tradicionales.

Debe existir una empresa petrolera del Estado, Pdvsa, u otra nueva y podrían existir varias. La tributación petrolera debe ser en relación al aumento o la caída de los precios petroleros. Han observado detenidamente el modelo brasileño. Una consigna: un país petrolero no debe hablar de producir menos petróleo, para poder disuadir los desarrollos de diversificación de la energía. En primer lugar señalan que deben reformarse los artículos 301 y 303 de la Constitución para que el petróleo sea una industria abierta a la inversión privada nacional y extranjera, aumentar la producción petrolera y no pasar décadas produciendo 3 millones de barriles diarios, con las mayores reservas del mundo. Recomiendan darle apoyo en serio al sector conexo (los llamados contratistas).

Eliminar la nomenclatura de las misiones y su partidización que financia Petróleos de Venezuela, pero dejarlos como fondos autónomos, blindados institucionalmente para manejar la
renta petrolera y para ello será necesario modificar el artículo 311 y 321 de la Constitución Nacional. Las misiones deben ser racionalizadas y transferidas a un Fondo de Capital Social. Discuten también la eliminación del control de cambios, pago de la deuda para dirigirse a una economía sana, que los salarios sean basados en la productividad y no políticos como dádiva presidencial, y discutidos con las organizaciones sindicales.

Deben permanecer las transferencias financieras directas de la beca escolar, programas de cuidado diarios, madres del barrio y otros programas de apoyo al sector de menos ingresos deben seguir, pero con asignaciones claras y no politizadas. Será importante una revolución judicial para darle garantías a la propiedad y los procesos judiciales y desmontar el marco institucional punitivo y estatizador, a través de una agenda legislativa. Hay que vender empresas estatales, con criterios de optimización del desempeño, para sincerar el rol del Estado como proveedor de bienes públicos.

   
   
Share |
 
[*] Link: http://www.petrofinanzas.com

   
  Artículos relacionados:
 

Sobre los ingresos de PDVSA y sus
aportes al Fisco y al Gobierno 99-10

Diego J. González Cruz* / Soberania.org - 04/11/11

¿Deben quitarle al Gobierno la renta petrolera?
José Suárez Núñez* / Petrofinanzas (Venezuela) - 31/10/11

Jorge Giordani cuestiona burocracia
y rentismo del Estado

Ernesto J. Tovar* / El Universal (Venezuela) - 29/10/11

  Más artículos...
 
     
www.soberania.org - Contacto: soberania.org@gmail.com / 2002 - 2011