Caracas / Venezuela -  
 
    Venezuela: El origen fraudulento de las Misiones Sociales
    Pablo Hernández Parra* / Soberania.org - 17/02/12
   
  Más allá del discurso, es innegable que las misiones han sido el principal instrumento propagandístico para captar votos, pero sobretodo son una forma muy efectiva de control social, basada en el reparto indiscriminado de dinero para comprar lealtades.  
     
Un ejemplo de política electoral y fraudulenta
   

Estamos ante una nueva campaña electoral. Desde abril del 2011, los actores de la farsa: gobierno y oposición la califican como la “Madre de todas las batallas”. Como ya es costumbre para semejantes “batallas” el gobierno recurre a su gran arma caza votos: Las misiones y programas sociales. Nuevamente la Renta Petrolera será utilizada como herramienta electoral.

Desde el año pasado con la creación de la llamada Gran Misión Vivienda
[1], el gobierno con menos dinero que en los doce años anteriores, promete construir 7,5 veces más viviendas y en la mitad del tiempo. Pero además de este señuelo, como lo fueron  la reducción de la Jornada de trabajo y el “Acelerar la redistribución de los recursos de Venezuela para beneficiar a los pobres” enarbolados con motivo de la Reforma Constitucional del 2007; el combo electoral del 2012 incluye los programas “En Amor Mayor", "Hijos de Venezuela" y la "Gran Misión Saber y Trabajo”, programas con los que se propone repartir unos  BsF 430 mensuales entre los favorecidos por este Kino, claro está mientras dure el carnaval electoral. Este programa totalmente asistencialista y demagógico es presentado, una vez más, por los técnicos y personeros del régimen como una estrategia eficaz  que “tendrá una incidencia directa en reducir la pobreza extrema”, como afirmó el “Mago de las Estadística del INE”, Sr. Elias Eljuri.

No es casual que la bandera principal del gobierno del Sr. Chávez sean las famosas misiones sociales, las cuales han sido presentadas indistintamente, bien como un ejemplo de “inclusión social”, o como una muestra de “humanismo y amor hacia los pobres” nacidas del espíritu desprendido del presidente y muestra del carácter socialista de la “revolución”  bolivariana que estaría ocurriendo en Venezuela.  No obstante, más allá del discurso, es innegable que las misiones han sido el principal instrumento propagandístico para captar votos, pero sobretodo son una forma muy efectiva de control social, basada en el reparto indiscriminado de dinero para comprar lealtades. En una de sus clásicas confesiones públicas, el propio presidente expuso con lujo de detalles el verdadero carácter electoral y populista de las medidas.


Hagamos un poco de historia

El Referéndum Revocatorio de agosto del 2004, ha sido la consulta electoral que por primera vez en la historia del país hubo de ser extendida hasta las 12 de la medianoche del 15 de agosto. Los resultados fueron dados a conocer la madrugada del 16 y pusieron en tela de juicio la cacareada invencibilidad de Chávez y sobre todo su  “altísima popularidad” que, según las encuestas oficiales, había llegado al 80%. Estos resultados del Referéndum, unidos a los de octubre de ese año, originaron  una revisión de toda la política del gobierno, cuyos entretelones fueron expuestos por el propio Chávez en el  Taller de Alto Nivel “EL NUEVO MAPA ESTRATÉGICO” realizado los días  12 y 13 de Noviembre de 2004 en Fuerte Tiuna. Dicho evento congregó a la plana mayor del gobierno a todos los niveles: nacionales y regionales, políticos, militares, económicos, etc. El objetivo, según Chávez  “buscando elaborar un instrumento general acerca de lo que llamó la nueva etapa la que hemos entrado” (sic).[2]

Dada la importancia de esta pieza histórica, reproduciremos algunas partes de la intervención del Presidente, donde narra con lujo de detalles las razones que lo llevaron a él y a su gobierno a instaurar, con el apoyo del gobierno de Cuba, las famosas Misiones Sociales.


¿Por qué nacen las Misiones Sociales?

En primer lugar, fruto de la desconfianza, dudas y vacilaciones que el propio Chavez había percibido y experimentado  a lo largo de esos dos años -2002-2004- cuando muchos de sus supuestos colaboradores “revolucionarios” habían abandonado el barco o sobre los cuales recaía alguna sospecha de coquetear con el “enemigo”.

Desde el mismo  inicio de la reunión, Chávez al mejor estilo de Bush, luego del 11 de septiembre, increpó y amenazó a sus funcionarios en los siguientes  términos: 


“… voy a hacer una exigencia. Aunque no puedo destituir a alcaldes ni a gobernadores, sí puedo hacer otras cosas ¿no? Quiero que sepan que en esta nueva etapa el que está conmigo, está conmigo, el que no está conmigo está contra mí. Así dijo Cristo un día y yo lo repito aquí. No acepto medias tintas: que yo tenga un pie por allá y un pie por acá, ya es tiempo de que dejemos eso atrás… El que no se sienta verdaderamente consustanciado con este proyecto revolucionario, dígalo, sea gobernador, sea alcalde o lo que sea y asuma las consecuencias, pues. Asuma las consecuencias, dé la cara y dígalo.”



¿Por qué amenazaba Chávez?

“Es así como uno pierde la confianza. Cuando me dan información falsa yo pierdo confianza. Uno pierde confianza en los equipos, porque si se me presentan reportes inexactos, datos falsos, si se me ocultan cosas, si se me notifican medias verdades, ¡y eso ha ocurrido!, ¿cuántas otras cosas no serán falsas?”


¿Y cuáles  fueron los hechos que exacerbaron   el reconcomio y la suspicacia del presidente hacia su equipo de gobierno?: Los resultados electorales de agosto y octubre del 2004, que pese al triunfo oficialista en ambos procesos, evidenciaron un crecimiento de la llamada oposición.


“…Conviene estudiar los resultados de las elecciones regionales del 31 de octubre con espíritu crítico y autocrítico... ¿Cómo subestimar por ejemplo que en algunas regiones la diferencia entre la victoria y la derrota fueron unos pocos miles de votos y que esta circunstancia ocurra a pesar de los más estúpidos errores cometidos por los dirigentes de la vieja política?... Nosotros no podemos darnos el lujo de permitir que esta oligarquía mantenga cautivo a un cuarenta por ciento (40%) de nuestra población, no, eso es demasiada gente. Demasiada gente, nosotros no podemos darnos el lujo de que una parte importante de los millones de compatriotas de sectores populares de los más pobres no vaya a votar,... Si seguimos como vamos, el año que viene que son elecciones de juntas parroquiales y concejales, la abstención será del noventa por ciento 90%. si nosotros no reflexionamos ni empujamos desde abajo. La abstención sería una gigantesca derrota política para nuestro movimiento... Tenemos el apoyo popular y lo incrementamos con participación y atención a la gente y amor por la gente, no sólo de boca sino demostrándolo, o no lo tenemos y nuestro destino será la muerte política,..., si nosotros en el 2006 ganáramos por medio millón de votos, empezaría el gobierno a tambalearse. “


Y los temores y desconfianzas de Chávez estaban muy bien fundamentados:


”Ustedes deben recordar que, producto del golpe y todo el desgaste aquel, la ingobernabilidad que llegó a un grado alto, la crisis económica, nuestros propios errores, hubo un momento en el cual nosotros estuvimos parejitos, o cuidado si por debajo. Hay una encuestadora internacional recomendada por un amigo que vino a mitad del 2003, pasó como 2 meses aquí y fueron a Palacio y me dieron la noticia bomba: 'Presidente, si el referéndum fuera ahorita usted lo perdería.' Yo recuerdo que aquella noche para mí fue una bomba aquello, porque ustedes saben que mucha gente no le dice a uno las cosas, sino que se la matizan. Ese es un malo. 'No, estamos bien, estamos sobrados'. Entonces fue cuando empezamos a trabajar con las misiones, diseñamos aquí la primera y empecé a pedirle apoyo a Fidel. Le dije: 'Mira, tengo esta idea, atacar por debajo con toda la fuerza', y me dijo: 'Si algo sé yo es de eso, cuenta con todo mi apoyo'. Y empezaron a llegar los médicos por centenares, un puente aéreo, aviones van, aviones vienen y a buscar recursos, aquí la economía mejoró, organizar los barrios, las comunidades. Aquí en Caracas empezaron con Freddy, con José Vicente allá en Sucre, en Miranda con las guarniciones militares, en aquellos estados críticos. Y empezamos a inventar las misiones …Aristóbulo, ¿cómo se llama? Robinson…, y de Ribas y Vuelvan Caras, y empezamos a meternos todos... formamos el comando político, lo ajustamos un poco más, y entonces empezamos, mire, a remontar en las encuestas, y las encuestas no fallan, las encuestas no fallan. No hay magia aquí, es política, no es magia, y vean cómo hemos llegado”.[3]


Desconfianza por la actuación e información que le proporcionaban los adulantes de su entorno y temor ante los resultados electorales de agosto y octubre del 2004, ponían en peligro la reelección de Chávez en el 2006. La urgente necesidad de aumentar el número de votos ante el peligro que podía correr en las elecciones del 2006, en la que nada tienen que ver los supuestos intereses, aspiraciones y necesidades de la población y mucho menos el “amor a los pobres”, impulsada por la necesidad y ambición de perpetuarse en el poder, son las verdaderas razones sobre el origen de las misiones sociales.

Pero las confesiones de Chávez sobre el desfachatado origen de las misiones sociales, no se queda solo en esta confesión, sino que en el mismo discurso, como ya es conocido en él, con toda la sinceridad del caso, pero también con todo el cinismo que lo caracteriza, Chávez explica sin tapujos a su plana mayor cómo el control del proceso de cedulación en Venezuela es determinante en los resultados electorales:


"Aquí voy a hacer sólo un comentario, la cedulación, eso hay que seguirlo haciendo. Nosotros hicimos muchas cosas buenas, pero si no hubiéramos hecho la cedulación, ¡ay Dios mío! yo creo que hasta el referéndum revocatorio lo hubiéramos perdido [4], porque esta gente sacó 4 millones de votos,... La oposición, cuando le ganaron a Arias Cárdenas, sacó menos de 3 millones de votos, 2 millones 600 mil, y ahora llegaron a 4 millones. Se dan cuenta que sí tenían las firmas, o si han podido recoger las firmas. A mí lo que me decían es que no iban a poder recoger las firmas, pero cómo que no iban a poder si ello sacaron 2 millones 600 mil y apenas son 2 millones 400 mil las necesarias. ¡Ah! Sacaron 4 millones.... Ahora, la meta para diciembre del 2006, serán 10 millones de votos, y eso será sea yo el candidato o sea quien sea. No es una estrategia electorera”


Para que no quede duda de los verdaderos intereses del Sr. Chávez, éste termina con la siguiente perla: “Con una política seria, firme y persistente nosotros pudiéramos quitarle un millón a esa gente, un millón de esa gente confundida, manipulada por los medios... “. En pocas palabras, se trata de comprar votos explotando el hambre y las necesidades insatisfechas de una población que en pleno siglo XXI, sigue creyendo en un Mesías salvador. A confesión de parte relevo de pruebas. En tan solo pocos párrafos conocemos con lujo de detalles el carácter fraudulento, la demagogia, la estafa, el doble discurso y la mentira que han caracterizado tanto la política de las misiones y programas sociales, como el manejo del CNE y los resultados electorales del gobierno del señor  Chávez.

Y si un proyecto como las misiones sociales tienen un origen  tan fraudulento y  de engaño político como lo expone su autor, no se puede esperar de dichas misiones otros resultados que no sean la estafa, la corrupción y el fracaso, como en efecto ha ocurrido con la mayoría de ellas, que como comentara Víctor Alvarez: "Cada una de estas iniciativas tuvo su momento de gloria y se destinaron y concentraron cuantiosos recursos. Pero, al no verse los resultados con la inmediatez que se esperaba, estas iniciativas terminaban siendo rápidamente desplazadas, sustituidas, desmontadas u olvidadas por nuevos intentos que terminaban corriendo la misma suerte que los anteriores”.
[5] Ciertamente, ante el fracaso de la mayoría de estas misiones y programas, o cuando éstas han cumplido su papel electoral, el gobierno simplemente les disminuye el presupuesto, les cambia el nombre o inventa una nueva con claros fines electorales [6], persistiendo en el tiempo en condiciones de franco deterioro algunas de ellas, como Mercal, Barrio Adentro y la Mision Sucre.


¿Por qué le funciona esta estrategia al gobierno?

En Venezuela a mayoría de la población vive una de sus crisis más profundas en toda su historia, pese a la bonanza petrolera. El empleo precario o informal, la inestabilidad laboral, las pocas perspectivas de mejorar su situación, especialmente entre la juventud, la inflación galopante con el consecuente deterioro en las condiciones de vida, la inseguridad generalizada, la crisis de vivienda, la disminución acelerada de los servicios básicos de agua, electricidad, salud y educación y hasta de la propia infraestructura vial, ha conducido a que la población venezolana aumente su dependencia del Estado venezolano y de las migajas que deja la Renta Petrolera.

Esta dependencia económica de la población con respecto al Estado puede verse en los resultados de una encuesta realizada en noviembre del 2011 por la consultora Datos:


“En Venezuela la penetración de las Misiones alcanza a 45% de los hogares, eso representa 8,5 millones de personas que obtienen al menos el 'beneficio' de algunos de estos programas. ...3,9 millones de personas 'se benefician del sueldo del Estado, éstas pueden ser las mismas' (vinculadas a las Misiones), pero no significa que hay 3,9 millones en el sector público'. Y 5,1 millones de las personas dicen que militan o simpatizan con el Psuv, 'podemos inferir que pudiera existir algún tipo de beneficio económico'… 'el plato de comida' de buena parte de la población 'depende directamente de su relación con el Estado. Más de 5 millones de personas reciben 2 o 3 de los beneficios antes citados'".[7]


Cuando una cuarta parte de la población de un país  vive de alguna manera de los sueldos o de las dádivas del Estado, y en muchas ocasiones sin ninguna contraprestación de esfuerzo por la ayuda recibida, nos encontramos con una situación que alienta el parasitismo social o la práctica de vivir del trabajo de otros. De esta manera los "Aló, Presidente", que todos los domingos transmite el gobierno nacional a lo largo de 6 y más horas, se convierten para un grueso sector de la población, no solo en una fuente de información y orientación para los seguidores del caudillo, sino en un inmenso y gratuito Kino, donde la mayoría de los oyentes juega y apuesta con boletos gratis a uno de los “premios o promesas” que el Sr Chávez anuncia cada domingo.

Si la camarilla político-militar que dirige al Estado es, por un lado, expresión de este parasitismo social, de vivir del trabajo ajeno, de enriquecerse del tesoro público;  y por el otro es instrumento del sometimiento de los sectores trabajadores y de atemorizar a las clases medias, a la vez que estimula y propicia la inseguridad y el delito protegiendo a los delincuentes comunes, políticos y militares a través del fomento descarado de la impunidad, es claro el porqué las Misiones Sociales sirven no solo como instrumento electoral, sino como un arma política y militar de primer orden para el control y sometimiento social de la mayoría de la población.

Esto hay que tenerlo presente, cuando se plantean las cuestiones del poder político; bien en función de mantenerlo como en la caso del Sr Chávez y su dictadura con disfraz democrático y electoral, asentada en las reservas petroleras, las armas y un sector social que vive del trabajo ajeno; o  bien en el caso de la mayoría de la población del país que la soporta día a día y donde se plantea cada vez más la urgente necesidad de salir de ella.

 

..............................................

Notas:

[1] Cuya verdadera consigna es “para que los rolo e’ vivos sigan viviendo”, o sea la banca pública y privada, los constructores, etc.
[2] Intervención del Presidente de la República  en  el Taller de Alto Nivel “El nuevo mapa estratégico”, el 12 de Noviembre de 2004.  . Este texto fue editado por Marta Harnecker y reproducido por Ministerio de Comunicación e Información. www.mci.gov.ve. Todas las próximas  citas, salvo aclaratoria en contrario están tomadas de este documento, igualmente los subrayados son nuestros.
[3] Aquí hay una aplicación de aquella máxima de Franklin Delano Roosevelt: "En la política nada sucede por accidente, si sucede, puedes apostar que estaba planeado de ese modo".
[4] Y esta confesión del propio Chávez sobre el papel de la cedulación hecha a través de la Misión Identidad, nos revela donde está el verdadero poder electoral de Chávez. Como decía Stalin: En una elección lo importante no en quién vota, sino en quien cuenta los votos. Chávez sabe perfectamente que mientras él maneje a su antojo el C.N.E., la CANTV y las máquinas electorales, podrá repetir, parafraseando a Mayer Rothschild “Denme el control de las maquinas de votación y del C.N.E y no me importa quién vote, ni cuantos voten”. Léase el difundido artículo de: Eric Ekvall. “Frente a Las primarias: Verdades Incómodas o la Falacia de la Economía del Voto”. En http://porlaconciencia.com/?p=2121. Y otros sitios
[5] ¿Hacia dónde va el modelo productivo?, Víctor Alvarez, Caracas 2009. Lo que Alvarez no advierte es que todos estos planes, programas y misiones no tienen ningún objetivo de construir un nuevo modelo productivo, sino única y exclusivamente mantener en el poder a una camarilla militar que como el mismo Chávez lo declara a menudo, son la única garantía de la estabilidad del orden social. En ese sentido Chávez y su modelo han cumplido “AHORA CON LOS OBJETIVOS PROPUESTOS”.
[6] El propio Banco Central de Venezuela, a través de su Gerencia de Estadística, en septiembre del 2011, presentó un balance de las principales Misiones del gobierno, demostrando que habían desaparecido algunas de ellas y todas habían disminuido su eficacia e incidencia entre la población del país, hacia las cuales fueron dirigidas Ver www.bcv.org.ve/epf0809/resultepfiv1.ppt. .
[7] http://www.eluniversal.com/economia/120125/.

   
   
Share |
 
[*] Pablo Hernández Parra / E-mail: nicolparra5718@yahoo.com.ve

   
  Artículos anteriores del autor:
 

Las históricas confesiones
de Chávez ante la AN

Pablo Hernández Parra* / Soberania.org - 27/01/12

El verdadero Poder Único Mundial - I
Pablo Hernández Parra* / Soberania.org - 20/01/12

Salir de Chávez... ¿Y después qué? - y V
Pablo Hernández Parra* / Soberania.org - 21/11/11

  Más artículos...
 
     
www.soberania.org - Contacto: soberania.org@gmail.com / 2002 - 2012