www.soberania.info
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Petróleo, Estado y Soberanía
Federico Bernal* / Soberania.info - 30/01/04

Los artículos reproducidos, parte I y II, son subcapítulos del Ensayo: "Petróleo, Estado y Soberanía. Hacia la empresa multiestatal latinoamericana de hidrocarburos", del mismo autor, quien es además bisnieto del descubridor del petróleo en la Argentina, Enrique Martín Hermitte.

Integración petrolera latinoamericana en Enrique Mosconi

Parte I

" Las luchas económicas del presente son, a través de los tiempos, una reproducción de las que nos dieran la independencia política y en las que sólo incidencias que se pierden en el conjunto de la gran empresa, los pueblos latinos de Sur América y principalmente los ríoplatenses, actuaron de consuno y se apoyaron con calor de hermanos. Estoy seguro de no excederme en el elogio al decir que la colaboración del Gobierno argentino, para que mi país se libere de la dependencia extranjera para el abastecimiento de combustibles, armoniza con la obra de próceres de Mayo, que lucharon por la soberanía de su tierra y la de los pueblos hermanos " Carta del ministro de Industrias uruguayo, Dr. Edmundo Castillo a Enrique Mosconi.

El primer director de YPF, el General Enrique Mosconi asumió el cargo de la petrolera estatal el 17 de octubre de 1922. Sin solicitar un solo dólar al extranjero, financiada exclusivamente con el petróleo que extraía, Mosconi desarrolló una de las más importantes industrias petroleras del continente. Su plan original era el del nacionalismo integral en materia de petróleo. Modificó esa opinión en 1925 y propuso, en consonancia con el sistema de la Anglo Persian , la sociedad mixta del Estado con las empresas extranjeras. Volvió a su proyecto inicial en 1928 al expresar que "no queda otro camino que el monopolio del Estado pero en forma integral, es decir, en todas las actividades de esta industria: la producción, la elaboración, el transporte y el comercio [...] sin monopolio del petróleo es difícil, diré más, es imposible para un organismo del Estado vencer en la lucha comercial las organizaciones del capital privado ".

Subrayaba además que para defender los yacimientos petrolíferos argentinos de las acechanzas de los consorcios extranjeros se requería "una magnífica insensibilidad a todas las solicitaciones de los intereses privados concordantes o no con los intereses colectivos, pero sobre todo hace falta un poder político capaz de contener todas las fuerzas opuestas ". [1]

Los yacimientos fiscales produjeron 320.863 m3 en el año 1922 [2] y las compañías particulares 97.972. En 1923 la producción estatal fue de 381.868 m3 y 114.932 la particular. En el año 1924 los yacimientos fiscales produjeron 506.919 metros cúbicos y 168.200 las empresas particulares. Las cifras correspondientes al año 1925 fueron: producción por YPF 589.922 m3 ; particular 333.691, y al año siguiente: 680.870 m3 contra 477.674 respectivamente. A lo largo de esos años el consumo interno también registró aumentos. [3]

El 10 de enero de 1924, consecuencia de una solicitud del Coronel Mosconi, el Poder Ejecutivo dictó un decreto mediante el cual se ampliaba la reserva petrolífera fiscal al sur y creaba nuevas reservas de exploración oficial en los territorios nacionales de La Pampa, Río Negro, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Por un nuevo decreto del 30 de octubre, se autorizó a YPF a realizar perforaciones de exploración y avanzada en tierras libres de pedimentos mineros de la zona de Comodoro Rivadavia.

La producción conjunta de Comodoro y Plaza Huincul fue para el mismo año de 474.602 metros cúbicos. La flota petrolera de la empresa se componía de 10 unidades con un total de 24.003 toneladas. Por entonces, la destilaría de Comodoro empezaba a elaborar aeronaftas de excelentes cualidades [4], hecho particularmente significativo para Mosconi desde que en 1922, y ante la negativa de un gerente de una compañía extranjera de proveer de aerocombustible, juró trabajar por la eliminación de los factores que le imponían al país una situación de dependencia.

En 1927 la producción fiscal de petróleo fue de 802.026 metros cúbicos (casi un 50% más que en 1922, de los cuales el 76,6% era estatal) y de 508 pozos productivos en el conjunto de los yacimientos. Mientras que las ventas de subproductos aumentaban, las importaciones de nafta bajaban. Un año después se aprobaba el convenio celebrado entre YPF y los Ferrocarriles del Estado sobre operaciones de transporte de petróleo y derivados.

***

YPF crecía sostenidamente; la valiosa experiencia argentina debía ser contada y reproducida. Entre 1927 y 1928, Mosconi realizó un viaje interamericano en el que atacó a las compañías petroleras internacionales e impulsó una política petrolera latinoamericana coordinada. El primero en seguir el ejemplo argentino fue el Uruguay. A principios de 1929, Edmundo Castillo, ministro de Industria del Uruguay, realizó una visita oficial para inspeccionar las instalaciones de YPF y entrevistarse con su director general [5] . Mosconi lo recibió cálidamente y subrayó las ventajas económicas de una refinería de propiedad nacional, pero también aconsejó a su huésped que organizara una corporación gubernamental para comercializar los productos de la refinería. Estas ideas fueron la semilla de ANCAP (Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland), la corporación de energía estatal que el Congreso uruguayo creó en 1931. Dos años después el gobierno de Montevideo autorizó a ANCAP a comenzar la construcción de la gran refinería de La Teja y la organización de un sistema nacional de bocas de expendio [6]. El 6 de julio de 1935, el presidente de la flamante estatal invitó formalmente a Mosconi a presenciar la ceremonia de inauguración de dicha refinería.[7]

El ejemplo de YPF también influyó poderosamente en Bolivia. En 1936, luego de la guerra del Chaco, se creó Yacimiento Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), una corporación de propiedad estatal organizada sobre el modelo de la ya famosa empresa estatal argentina. El primer presidente de YPFB, Dionisio Froianini, alabó "los éxitos brillantes de YPF argentinos " que son " una nota altamente honrosa no sólo para la Nación Argentina sino para América Latina toda "[8] . Tres meses después, el presidente Toro decretó la expropiación de la Standard Oil Company of Bolivia , alegando que había violado los términos de su concesión. La confraternidad petrolera alentaba decisiones políticas de peso contra las compañías extranjeras.

En Brasil, donde la empresa estatal se constituiría recién en 1938, durante el gobierno de Getulio Vargas, la ideología de Mosconi y el modelo de YPF brindaron una inestimable y vigorosa colaboración. El 14 de julio de 1938, la Academia de Ciencias y Arte de Río de Janeiro reconoció la labor de Mosconi otorgándole su medalla de oro [9] . Al año siguiente el general Horta, primer presidente del Conselho Nacional de Petróleo (CNP), se entrevistó con Mosconi, quien una vez más subrayó lo escencial de las refinerías estatales para permitirle al CNP fijar los precios en el mercado brasileño. En un debate en el Club Militar de Río, en 1947, Horta sostuvo que las experiencias argentina y mexicana probaban que los monopolios petroleros estatales beneficiaban a toda la economía nacional, mientras que los monopolios privados, encadenaban a los países al imperialismo. Petrobrás surgiría recién en 1953, durante el segundo gobierno de Vargas.

Producto de una invitación oficial del Gobierno colombiano, Mosconi también visitó aquel país. Llegó en un pequeño barco frutero de la United Fruit , la cual según sus palabras era "otra empresa que, en actividades distintas, plantea en los países del Caribe igual situación que la Standard en el mundo " [10]. En un hotel de Barranquilla conoció de visita al coronel Yates, que representaba a capitales ingleses y cuyos deseos de dominio de los yacimientos petrolíferos colombianos dieron origen a situaciones de resonancia mundial. Era la lucha contra los intereses norteamericanos, los mismos que chocaban con el viejo imperio en la Argentina, y que, como vimos antes, contribuyeron indirectamente a la creación de YPF. En Colombia, Mosconi cultivó la amistad del diputado Montalvo y la del presidente Méndez, con quienes tuvo largas conversaciones sobre el tema petrolero. "Es necesario -le dijo el presidente al argentino- cuidarse de esos intereses que se vinculan a fuerzas políticas y sociales del país, pues llegan a detener o torcer la mano de los gobernantes " [11] . Por entonces, Colombia tenía un sólo yacimiento en explotación, el cual en realidad estaba bajo la administración de la Andian Co., filial de la Standard Oil. La producción apenas bastaba para Bogotá y sobre su fijación de precios se hacía valer un hipotético viaje del producto hasta las destilerías americanas para volver después al país. Refiere Mosconi que en Colombia, "no llegó a sancionarse de manera definitiva la salvadora ley -se aprobó una de emergencia- que propiciaban el Dr. Méndez y su ministro, el Dr. Montalvo " . La acción del Director de YPF se limitó a señalar el trabajo realizado por la estatal argentina, ofreciéndoles una perspectiva de sus proyecciones y consecuencias.

Integración petrolera latinoamericana en Enrique Mosconi

Parte II

Por último, la influencia del argentino desembarcó en México. La idea de una empresa estatal mexicana de petróleo fue consolidándose durante fines de la década del veinte y toda la del 30. Culmina en los famosos decretos de expropiación del 18 de marzo de 1938, con los que el presidente Lázaro Cárdenas ordenó la inmediata nacionalización de toda la industria petrolera mexicana. Diez años atrás, había asistido al famoso discurso brindado por Mosconi en la Universidad Nacional [12] . Con mucho de YPF nacía PEMEX, la empresa petrolera estatal mexicana.

Los lazos entre Petróleos Mexicanos e YPF se remontan a la década del veinte y tienen como protagonista ilustre al entonces Director General de YPF. Relata Mosconi en su libro El Petróleo Argentino , que para el año 1927 recibió una carta del ministro argentino en México, Dr. Eduardo Labougle en la que paralelamente al anuncio del envío de sendas publicaciones petroleras de aquel país, se le informaba de una interesante conversación que había sostenido con el entonces presidente de la República, Gral. Plutarco Elías Calles [13] . Cuenta Labougle que el presidente le manifestó el interés por invitar -en carácter extraoficial- a un especialista en legislación petrolera y a un técnico o ingeniero en petróleo [14] . Mosconi aceptó la propuesta del presidente; fue él mismo quien se colocó a disposición del primer mandatario mexicano, con la intención de concretar una visita de "observación y estudios, obteniendo una cooperación recíproca que diera recíprocos beneficios " . El presidente de la República, doctor Alvear, autorizó la realización del viaje.

El Director de YPF llegó a México en la noche del 30 de enero de 1928. Dos días después sería recibido por el presidente en el castillo de Chapultepec. Pero el hecho más trascendente -para argentinos y mexicanos por igual, lo mismo que para el insigne visitante-, fue sin dudas su discurso en el paraninfo de la Universidad de México, a principios de febrero del mismo año. En su libro citado, Mosconi refiere que el ingeniero petrolero Paredes, a cargo del "Boletín del Petróleo " de la Secretaría de Industrias, le transmitió al final de su visita que dicha publicación reproduciría su conferencia en la Universidad. El interés mexicano por el desenvolvimiento petrolero argentino superaría las expectativas de Mosconi.

Dadas su vigencia e importancia transcribimos a continuación algunos párrafos de dicha conferencia. Ante la muchedumbre, Enrique Mosconi señaló:

"[...] Observamos que en torno del petróleo se han entablado las más tenaces luchas económicas y armadas, y presenciamos a diario, como métodos de posesión, de acaparamiento y de dominio, torrentes de oro destinados a obtener la complacencia, la infidelidad, el soborno y la alta traición de los encargados de custodiarlo.

"[...] Méjico siente en carne propia las consecuencias de esta prolongada tragedia y necesita, para terminarla, poner en juego todo el valor, toda la integridad, todo el carácter y toda la inteligencia de sus hijos.

" En la República Argentina se advierten las primeras manifestaciones de la campaña mundial en torno al petróleo, si bien entre nosotros la situación es distinta a la de Méjico, en razón de ser diferentes los factores que constituyen el problema. Pero el petróleo argentino [...] nos plantea el problema urgente de administrarlo y conservarlo libre de toda tendencia que no sea absolutamente nacionalista, pues para la economía de nuestro país, que por el momento no posee carbón explotable, [...] el petróleo adquiere una importancia capital .

"[...] En este nuevo derrotero, el petróleo tiene una importancia fundamental e irremplazable, y el crecimiento y progreso de la Nación, será tanto más grande cuanto más firme mantenga ésta en sus manos el control de sus yacimientos petrolíferos, es decir, cuanto más sometidos a su fiscalización efectiva estén los grandes sindicatos o trusts que explotan en el país al combustible líquido, pues si esa fiscalización fuera difícil o imposible de efectuar, más conveniente sería para la tranquilidad económica y política del país renunciar a la cooperación del capital extranjero.

"[...] Señores: Con el sentimiento de confraternidad americana que me anima, con el afecto que profeso a este hermoso país, con la admiración que me produce la firmeza de carácter y la ruda lucha que deben sostener sus hombres de gobierno para conducir al pueblo desde los difíciles momentos actuales al grande y brillante porvenir que le corresponde. [...] Entonces, sonarán las dianas de nuestros clarines, porque el progreso, la ventura de Méjico y el respeto a su vigorosa nacionalidad es un deseo del pueblo argentino ".

El rector de la Universidad, doctor Pruneda, con motivo de la exposición de General argentino emitió el siguiente juicio: "Estamos de acuerdo con los conceptos fundamentales de su disertación. Y precisamente, lo que hemos celebrado y aplaudido más es la actitud valiente y decidida de usted al señalar, con mano maestra, los procedimientos y las intenciones de las grandes empresas y de los políticos que no vacilan en atentar contra los intereses fundamentales de las naciones para saciar sus apetitos de dominios y riqueza "[15] .

En 1930, dos años después de la visita de Mosconi a la ciudad de México, el Boletín del Petróleo del Ministerio de Industria publicaba un nuevo artículo dedicado a YPF, esta vez, alabando la labor de Mosconi y señalando que México debía seguir el ejemplo argentino [16] . Si bien el nacionalismo petrolero mexicano se asentaba en profundas raíces que se remontaban al período revolucionario de 1910-17, este artículo señalaba la primera ocasión en que el gobierno mexicano hacía pública la idea de establecer un monopolio petrolero estatal [17] . La idea de una estatal petrolera cristalizaría 8 años después con los decretos de expropiación de 1938 [18] .

***

Mientras Mosconi difundía la tesis de la nacionalización y monopolización del petróleo en América latina, primer gran antecedente de integración en esta materia, en la Argentina y durante el segundo gobierno yrigoyenista, la explotación exclusiva por el Estado era defendida por la gran mayoría de los legisladores personalistas (yrigoyenistas), enfrentando la postura antinacional de los antipersonalistas y los conservadores.

Estos últimos planteaban la formación de compañías mixtas de YPF con trusts extranjeros. Por suerte, triunfó la tesis yrigoyenista con el respaldo de la tendencia nacionalista e industrialista del ejército, capitaneadas por los generales Enrique Mosconi y Alonso Baldrich. En la ley de nacionalización del petróleo aprobada tuvo influencia el memorial que el general Baldrich dio a publicidad con los siguientes puntos:

•  nacionalización de todo el combustible.

•  monopolio estatal de la explotación

•  control estatal de la exploración.

•  monopolio estatal del transporte del combustible.

•  autonomía de YPF.

•  Prohibición de transferir las concesiones.

Semejante obra de nacionalismo económico no podía ni debía ser aceptada. El contubernio (oposición a Yrigoyen conformada por conservadores, antipersonalistas, comunistas y socialistas independientes) acrecentaba su poder en el parlamento y en el ejército con la ayuda invisible del herido capital extranjero.

El viejo caudillo, el primer presidente elegido por el mandato popular, concitaba el odio del imperialismo. Había reducido de 132 mil a 35 mil hectáreas las tierras en poder de las empresas petroleras; implantado la explotación estatal en Salta, es decir, centralizada por el gobierno nacional; impedido que las fuentes hidroeléctricas en Córdoba se traspasaran a un sindicato norteamericano; hecho aprobar por la Cámara de Diputados un proyecto de régimen legal del petróleo (rechazado por el Senado y declarado inconstitucional por la Suprema Corte de Justicia) y negado a las empresas de tranvías de la Capital Federal y del puerto de Rosario sus pretensiones en materia de tarifas y fletes. Un proyecto de convenio con la Unión Soviética rebasó la medida de la tolerancia de los monopolios anglonorteamericanos. Por primera vez, la Argentina hacía una negociación de esa índole de Estado a Estado. La empresa soviética Iuyamtorg, instalada en Buenos Aires, se comprometía a entregar 250 mil toneladas de petróleo, a cambio de cueros, lana, extracto de quebracho, ovejas y caseína [19] . En cuanto a la nafta, se fijaba su precio a 10 centavos por litro, lo que suponía una rebaja en el mercado interno.

Hacia 1930 la doctrina nacional petrolera quedaba perfectamente estipulada con hechos y palabras. El monopolio estatal en todas las etapas: exploración, extracción, transporte, destilación y comercialización; el rechazo a la empresa mixta y nacionalización de todas las etapas de la industria petrolera, golpeaban con furor las puertas de la Cámara alta. De esta manera, la ley de nacionalización del petróleo -que no pudo ser concretada producto de la oposición en el Senado-, fue quizás la gota que rebalsó el vaso, propiciando, entre otras muchas causas, el golpe militar de septiembre.

***

* Autor: Federico Bernal, Bioquímico y Biotecnólogo, especializado en Microbiología Industrial
Correo: flia_bernal@arnet.com.ar

Notas:

[1] Julio Notta. Ley de Hidrocarburos y Liberación Nacional. Volver
[2] La Revista de Economía Argentina , en una publicación de 1938 le asignaba a 1922 una producción estatal de 348.888 metros cúbicos y una privada de 106.610. Pág. 112. Carl E Solberg. Ob Cit. NA. Volver
[3] Pág. 435. Enrique Mosconi, El Petróleo Argentino . Volver
[4]YPF: una Empresa al Servicio del País. 1992-1972 . Volver
[5] Castillo, que viajó acompañado del químico Goslino, visitó la planta de almacenaje de Dársena Sur y, posteriormente, la Destilería de La Plata. De regreso a la Capital, los huéspedes manifestaron la intención de realizar algo semejante a YPF en su país. Una vez en Montevideo, Castillo le dirigió una carta a Mosconi en la que le comunicaba " haber sometido al Consejo Nacional, el proyecto de creación de la Refinería de Petróleo del Estado, en cuya confección usted me ha prestado una tan decisiva como valiosa ayuda [...] Las luchas económicas del presente son, a través de los tiempos, una reproducción de las que nos dieran la independencia política y en las que sólo incidencias que se pierden en el conjunto de la gran empresa, los pueblos latinos de Sur América y principalmente los ríoplatenses, actuaron de consuno y se apoyaron con calor de hermanos. Estoy seguro de no excederme en el elogio al decir que la colaboración del Gobierno argentino, para que mi país de libere de la dependencia extranjera para el abastecimiento de combustibles, armoniza con la obra de próceres de Mayo, que lucharon por la soberanía de su tierra y la de los pueblos hermanos ". Pág. 231-232. E. Mosconi, El Petróleo Argentino . Volver
[6] Enrique Mosconi. Ob. Cit. Volver
[7] Para leer la crónica de este acto véase el Boletín N°131 de YPF. Volver
[8] Pág. 268. Solberg. Ob. Cit. Volver
[9] Con motivo de este homenaje, Mosconi explicó ante los presentes "[...] que la América latina, para cumplir la trayectoria de su destino, deberá realizar durante el siglo XXI la independencia económica de sus pueblos, y que para esto es menester, usando de los adecuados estímulos, propender a fomentar y desarrollar el arte de administrar [...] ". Pág. 521. Enrique Mosconi. Ob. Cit. Volver
[10] Pág. 226. E. Mosconi. Ob. Cit. Volver
[11] Pág. 227. Ibíd. Volver
[12] Raúl Larra, Mosconi: General del Petróleo . Volver
[13] Durante el gobierno del General Calles entró a regir la Constitución del año 17, cuyo artículo 27 -y según el mismo Mosconi- es el código más completo y que más ampliamente haya defendido los intereses petroleros de un país . La reforma constitucional de 1917 estableció el principio de la soberanía y dominio del Estado federal en los yacimientos del petróleo. La suerte de la cuestión petrolera en México estaba echada. La combinación Carranza-Calles-Cárdenas lograría en casi dos décadas nacionalizar y expropiar el petróleo. NA. Volver
[14] En la referida invitación Calles le había trasmitido a Labougle que si el gobierno argentino deseaba mandar a México un especialista en legislación petrolera y otro ingeniero o técnico en petróleo, le sería muy grato darle las mayores facilidades, y que, confidencialmente, los instruiría sobre todo lo que aquí se ha hecho, lo que se piensa hacer y aún sobre lo que no se ha publicado, por tener carácter secreto . Pág. 214. Enrique Mosconi, El Petróleo Argentino . Volver
[15] Pág. 533. Enrique Mosconi, Ob. Cit. Volver
[16] Pág. 271. Solberg. Petróleo y Nacionalismo en la Argentina . Volver
[17] "Una crisis que favorece el monopolio ", Boletín del Petróleo, N°30, nov-dic. 1930. Ver también Carl E. Solberg. Pág. 271, Ibíd. Volver
[18] "Lázaro Cárdenas, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, en uso de las facultades que al Ejecutivo Federal concede la Ley de Expropiación vigente y CONSIDERANDO:Que es de dominio público que las empresas que operan en el país y que fueron condenadas a implantar nuevas condiciones de trabajo [...] el 18 de diciembre último, expresaron su negativa a aceptar el laudo pronunicado, no obstante haber sido reconocida su constitucionalidad por ejecutoria de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sin aducir como razones de dicha negativa otra que la de una supuesta incapacidad económica [...] Que este hecho trae como consecuencia inevitable la suspensión total de la industria petrolera y en tales condiciones es urgente que el Poder Público intervenga con medidas adecuadas para impedir que se produzcan graves trastornos interiores que harían imposible la satisfacción de necesidades colectivas y el abastecimiento de artículos de consumo necesario a todos los centros de población, debido a la consecuente paralización de los medios de transporte y de las industrias productoras; así como para proveer a la defensa, conservación, desarrollo y aprovechamiento de la riqueza que contienen los yacimientos petrolíferos, y para adoptar las medidas tendientes a impedir la consumación de daños que pudieran causarse a las propiedades en perjuicio de la colectividad, circunstancias todas estas determinadas como suficientes para decretar la expropiación de los bienes destinados a la producción petrolera. [...] Artículo 1°. Se declaran expropiados por causa de utilidad pública en favor de la nación, la maquinaria, instalaciones, edificios, oleoductos, refinerías, tanques de almacenamiento, vías de comunicación, carros tanques, estaciones de distribución, embarcaciones y todos los demás bienes muebles e inmuebles de propiedad de la Compañía Mexicana de Petróleo "El Águila", [...] "Huasteca Petroleum Company", "Sinclair Pierce Oil Company", [...] California Standard Oil - Company of Mexico", "Consolidates Oil Company of Mexico" [...], en cuanto sean necesarios, a juicio de la Secretaría de Economía Nacional para el descubrimiento, capacitación, conducción, almacenamiento, refinación y distribución de los productos de la industria petrolera. Artículo 2°. La Secretaría de Economía Nacional, con intervención de la Secretaría de Hacienda como administradora de los bienes de la nación, procederá a la inmediata ocupación de los bienes materia de la expropiación a tramitar el expediente respectivo " . Jesús Silva Herzog, Historia de la expropiación petrolera; Leopoldo Aguayo, La Nacionalización de Bienes Extranjeros en América Latina I. Volver
[19] Dicho convenio no llegó a concretarse. Rodolfo Puiggrós, Historia Crítica de los Partidos Políticos en la Argentina , tomo I. Jorge Abelardo Ramos, Revolución y Contrarrevolución en la Argentina ., tomo II. Volver

Libros
PRIMER LIBRO DEL JOVEN FEDERICO BERNAL

"Petróleo, Estado y Soberanía"

Por: Rolando Mermet (Fecha publicación:27/01/04) - Argenpress.info


El joven Federico Bernal ha publicado su primer libro 'Petróleo, Estado y Soberanía'. Bernal tiene 29 años y augura un futuro como investigador y ensayista al servicio de la Nación y el socialismo. Propone una empresa multiestatal latinoamericana de hidrocarburos. Es también una propuesta, la PETROSUR, de la revolución bolivariana de Venezuela. Rolando Mermet analiza el libro.

He tenido la suerte de leer el hasta hoy inédito trabajo de Federico Bernal 'Petroleo, Estado y Soberanía', hacia la empresa multiestatal latinoamericana de hidrocarburos, y, burlando la natural modestia del autor, me atrevo a escribir este breve comentario.

El trabajo de Bernal, de una profundidad y calidad investigativa sobresalientes, tiene el doble mérito de ser acompañado por su gran claridad expositiva, que lo vuelve apto para el lego, el curioso y el no versado en la materia de la energía (como es el caso del que escribe estas líneas) ,y que le confieren un carácter ameno, didáctico y argumentalmente sólido e inapelable.

Bernal es capaz de despertar y mantener vivo el entusiasmo del lector a lo largo de 200 páginas pobladas de mapas, gráficos y estadísticas, sin producir cansancio, despertando, por el contrario, un interés creciente en el lector, que va quedando atrapado en una trama, que como en las buenas novelas policiales, resulta imposible de dejar, aunque en este caso, sospechemos quien es el asesino, desde las primeras páginas del trabajo.

La investigación de Bernal, lejos de constituir un trabajo para eruditos o especialistas, se constituye en una formidable herramienta política para los militantes del campo nacional y popular. Su lectura resulta imprescindible, y sus argumentos sólidos y llenos de sentido común, evitan las conclusiones fáciles o el consignismo estéril, proponiéndonos nuevas preguntas y dejando abierto un debate que invita al desafío de la creatividad, la imaginación y la lucha militante por encontrar respuestas prácticas frente a tanto desatino cometido.

Bernal demuele una por una, todas las zonceras del liberalismo antinacional, sobre la supuesta ineficiencia de la petrolera estatal, la incapacidad de sus técnicos, la congénita ineficiencia autóctona, la mala administración de los nativos, y cual un Scalabrini del nuevo siglo, rastrea desde su misma creación, la constante tensión existente entre el proyecto nacional y el proyecto antinacional, demostrando cabalmente, que en el caso YPF, en su génesis, apogeo, vaciamiento y privatización, puede seguirse, como en el trazado de las vías férreas el rastro del modelo británico agroexportador, en el tema del petróleo, el surgimiento, las dificultades y la derrota momentánea del proyecto nacional de los argentinos.

Petróleo, estado y soberanía: Sobre esa tríada, edifica el autor su idea central: No hay Soberanía sin petróleo, y no hay petróleo sin estado. O bien, si hay petróleo sin estado, es de otros, y no hay entonces soberanía posible...

El autor, avanza paso a paso, mostrando como YPF fué boicoteada por los norteamericanos, por los ingleses, enmarcándolo permanentemente con la situación política nacional e internacional , describe como va cambiando la suerte de YPF, y va descubriendo una especie de espejo, o metáfora sobre el destino y las posibilidades del país, del proyecto nacional y de la viabilidad y dificultades intrínsecas del desarrollo capitalista autocentrado, en un país semicolonial y dependiente.

Muchas fueron las formas en que se atacó y minó a YPF, para volverla vulnerable, y hacer posible su desatinada enajenación. Bernal las describe todas. Nada escapa a su ojo atento: concesiones, privatizaciones periféricas, negación de presupuesto, políticas de precios que subsidiaban a los intereses privados y perjudicaban el presupuesto del estado, obligación de contraer préstamos, saboteo y boicot con administradores enemigos, etc. Un verdadero muestrario de como se preparó y concretó la entrega.

Un capítulo destacado y original lo constituye el que trata sobre el petróleo en Malvinas. Bernal desarrolla la estrecha relación entre dicho descubrimiento en la plataforma submarina de la zona de las Islas Malvinas, y su directa vinculación con el desencadenamiento del conflicto bélico de 1982, y advierte, muy atinadamente sobre la importancia que el tema adquirirá en los próximos años, para toda América Latina.

Pero Bernal va aún más allá. No conforme con ilustrarnos sobre el papel que Hermitte, Mosconi, y todos los próceres y artífices de la gloriosa YPF tuvieron en la promoción y el desarrollo de las petroleras estatales hermanas de México, Colombia, Brasil, Bolivia y Uruguay, el autor investiga y desnuda el plan global del imperio para apoderarse del vital recurso energético de estos países, y establece los mecanismos por los cuales, de diversos modos, y en diferentes etapas del plan de enajenación, avanza y acorrala a las empresas petroleras estatales que aún subsisten en América Latina, para que corran una suerte similar a la de YPF.

El autor postula desde su lúcida óptica, un camino y un rumbo para evitar que ello ocurra. Afirma que es posible e imprescindible evitar que se consume este proyecto y sostiene que estamos atravesando un momento político en América Latina propicio para frenar al avance del Imperialismo en materia de conquista y saqueo de nuestros recursos energéticos.

Esta respuesta, dice Bernal es Nacional, y cuando dice nacional, dice Latinoamericana.

La respuesta se halla inscripta dentro de un proceso de unidad y estructuración de un gran proyecto nacional latinoamericano, y que en el tema energético, toma la forma de la creación de una empresa petrolera multiestatal latinoamericana, en la línea de la propuesta del Comandante Chávez.

Las ideas de Bernal entroncan sin duda con el pensamiento de la Izquierda Nacional, con el Marxismo Bolivariano del mejor Jorge Abelardo Ramos, con el Latinoamericanismo del socialista Manuel Ugarte, con el tesón de Raúl Scalabrini Ortíz, y con la tradición y la voluntad y vocación nacional de tantos anónimos pensadores y luchadores de nuestra Patria.

Saludamos entusiasmados esta primera obra de Federico Bernal. Estamos seguros que con sus jóvenes 29 años, el autor nos deparará nuevos y valiosos aportes, no solo intelectuales, sino políticos.

Volver


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada