Caracas / Venezuela -  
 
    Antisemitismo en América Latina
    Carlos R. Alvarado Grimán* / Aserne (Venezuela) - 28/03/12
   
  El antisemitismo como política de Estado surge en Venezuela con la llegada al poder del Socialismo del Siglo XXI y se expande peligrosamente por Latinoamérica.  
     
“…Si es cierto que la humanidad siempre ha insistido en asesinar a los judíos, entonces el asesinato de judíos es una actividad normal y humana y el odio a los judíos una reacción que ni siquiera hace falta justificar” Hannah Arendt
   

En la novela de Shakespeare, El Mercader de Venecia, Shylock un prestamista judío, condiciona el incumplimiento de pago por una deuda, a que un comerciante en apuros, le entregue media libra de su propia carne. En la Inglaterra del siglo XVI se acusaba a los judíos de comer carne humana, sacrificar niños cristianos y envenenar manantiales. La satanización de los judíos no es nada nuevo y ha servido para expiar culpas, justificar fracasos, polarizar sociedades y como argumento para desatar guerras.

El antisemitismo como política de Estado surge en Venezuela con la llegada al poder del Socialismo del Siglo XXI y se expande peligrosamente por Latinoamérica. El finado mentor del chavismo
Norberto Ceresole, para redondear su tesis ideológica necesitaba enemigos que cohesionaran masas. En consecuencia optó por lo que sin dudas resulta más común y fácil de introducir en el mundo como el antiimperialismo y el chivo expiatorio de todos los tiempos: el antisemitismo.

Como dijo Jacinto Benavente “más se unen los hombres para compartir un mismo odio que un mismo amor”. Esto ha quedado patentemente demostrado con la alianza anti-natura entre el bolivarianismo y el régimen de los ayatolas iraníes, que ha permitido la penetración en nuestra región de grupos fundamentalistas radicales que propugnan odio hacia el pueblo judío. Los gobiernos afectos al socialismo del Siglo XXI están contribuyendo a que, como el cáncer, el antisemitismo crezca silenciosamente, pero aceleradamente en nuestro hemisferio, sobre todo en los sectores más vulnerables y atrasados de nuestras sociedades.

La propaganda antisemita, que se esparce a través de la radio, televisión y páginas digitales en la región, obedece a líneas editoriales muy bien orquestadas por los gobiernos de los países bajo la influencia chavista y con asesoramiento de agentes pro-islamitas que pretenden usar muestro continente como base de operaciones en su guerra contra occidente. El financiamiento de este entramado conspirativo, que inocula el veneno antisemita en nuestros pueblos, proviene principalmente del gobierno venezolano, el gobierno iraní y sus redes de narcotráfico y legitimación de capitales internacionales.

La comunidad judía no está sola, pero debe permanecer alerta y sin abstraerse de la lucha que libramos los pueblos libres de América, para la consolidación de nuestra forma de vida. Los judíos son nuestros hermanos, pertenecen a nuestra sociedad, no son extranjeros en su propia tierra, además compartimos los mismos valores y principios democráticos.

La unidad en la protesta contra la intolerancia es vital. Un grito de libertad antes que los fanáticos antisemitas adeptos al chavismo intenten robarnos la voz. Parafraseando a Vladimir Maiakovski: No esperemos el día en que el más frágil de ellos, entre solo en nuestra casa, nos robe la luna, y conociendo nuestro miedo, nos arranque la voz de la garganta.

   
   
Share |
 
[*] Carlos R. Alvarado Grimán / E-mail: aserne2009@gmail.com / ASERNE: Asamblea de Electores con la Revolución de Nueva Esparta - Blog: http://www.aserne.blogspot.com / Twitter: @Aser_ne / Celular: 0414 - 790.0934

   
  Artículos anteriores del autor:
 

Grafitis antisemitas en Margarita
Carlos R. Alvarado Grimán* / Aserne (Venezuela) - 13/03/12

Populismo: Camino al infierno o a la emigración
Carlos R. Alvarado Grimán* / Aserne (Venezuela) - 29/02/12

Venezuela:
El Estado sicario contra Maritza Maldonado

Carlos R. Alvarado Grimán* / Aserne (Venezuela) - 27/01/12

  Más artículos...
 
     
www.soberania.org - Contacto: soberania.org@gmail.com / 2002 - 2012
s