www.soberania.info
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


España arma a Colombia para guerra con Venezuela
Gabriel Gómez Pujol / Semanario Las Verdades de Miguel No. 1 (Venezuela) - 26/03/04

La venta de armamento liviano y pesado emprendida por el gobierno español a Colombia forma parte de un plan geoestratégico regional, financiado por Estados Unidos, para convertir a Colombia en una Gran Base Militar (GBM) de vigilancia y control a los países vecinos.

Un informe elaborado por Francisco Pérez, diputado de la Comisión Exterior del partido Izquierda Unida (IU) de España, revela la estrategia bélica de vender armas a Colombia: una guerra con Venezuela. El gobierno de José María Aznar "está promoviendo, consciente o inconscientemente un hipotético conflicto entre Colombia y Venezuela" y Aznar apoya a Bush en el plan "intervencionista y militarista".

La alianza estratégica militar con una inversión inicial de 6 millones de dólares, incluye 46 tanques de combate AMX-30, 20 obuses y piezas de artillería, ocho aviones de combate F- 1 de fabricación francesa, transferencia de tecnología para fabricar 35 millones de cartuchos para fusil (5.56 mm) y ametralladora, simuladores de helicópteros Black Hawk y vehículos de combate Dragón.

El convenio incluye apoyo técnico a la Industria Militar colombiana (Indumil), de su similar española, para elaborar morteros y granadas, y la creación del Instituto de Pensamiento en temas de seguridad, filial del Instituto Gutierres Mellado, dependiente del Ministerio de Defensa español.

La crítica jurídica de IU se basa en que Aznar violó el Código Etico sobre Armamento del Parlamento Europeo de vender armas a países que violan los derechos humanos. La tarea del Presidente recién electo, José Luis Rodríguez Zapatero en política internacional, no sera fácil. A pesar del cambio de gobierno próximo, los acuerdos en cooperación militar suscritos entre el jefe saliente y el presidente neogranadino Alvaro Uribe, continuarán. Un comunicado del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), fechado el pasado 18 de marzo, señala el respeto por los "compromisos adquiridos por el Estado español en el Protocolo de Cooperación Internacional firmado en Colombia, para la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico".

 


La Revolución Bolivariana
con el pecado y sin el género

Gloria Gaitán / Soberanía.info - 22/03/04

El ex ministro de hacienda Juan Manuel Santos, que para más señas es uno de los dueños de El Tiempo, el único diario de circulación nacional en Colombia, hermano del vicepresidente y aspirante a la Presidencia de la República, escribió en su periódico, el domingo 21 de marzo, un artículo de opinión instando a que los miembros del establecimiento se sienten a debatir diferentes posibles escenarios, para tener a su disposición la mejor manera de enfrentarlos. De la lista de alternativas hace parte la siguiente perla: 'Chávez se atornilla en Venezuela y decide continuar soterradamente su 'revolución bolivariana' en territorio colombiano. ¿Nos quedaremos con la cómoda consigna de no revolver el avispero? Ojalá nada de esto suceda. Pero para que no nos agarren con los pantalones abajo, hay que pensar que efectivamente puede pasar. En la vida, como en la política o en el gobierno, es mejor estar preparados para lo peor'.

¿Qué significa ese 'teatro de operaciones' que quiere visualizar un vocero influyente de la oligarquía colombiana?. El asunto, obviamente, está relacionado con el viaje del Presidente
Uribe Vélez a Washington, quien va a visitar al amo para pedirle que se duplique el Plan Colombia y se extienda en el tiempo (y con El Tiempo). Este hecho viene aparejado con la puja que está haciendo la Embajadora de Colombia en Madrid, Noemí Sanín, para que Rodríguez Zapatero no rompa con la negociación Uribe-Aznar para la compra de 40 tanques a fin de colocarlos en la frontera con Venezuela y apuntarle al hermano país y su Revolución Bolivariana.

Mientras tanto ¿qué estamos haciendo nosotros los colombianos partidarios del Presidente Chávez? Nada realmente útil, ya esta es una tarea que debe adelantarse mancomunadamente entre el pueblo venezolano y el colombiano. Nosotros, en Colombia, abandonados a nuestra suerte, no podemos hacerle frente a la avalancha mediática que coloca a Chávez en la posición de tirano, autócrata y déspota voluntarioso.

Pero existen caminos. Esta es una guerra por otros medios, todavía sin tanques ni cañones, pero al fin y al cabo una guerra donde los hilos los mueven Washington, el Pentágono y la CIA. Es la guerra por otros medios: los de la comunicación, la imagen y la opinión pública, a fin de que en un futuro, ante la posible 'reacción' que propone como vía posible el precandidato Juan Manuel Santos, Colombia pueda atacar militarmente a Venezuela sin que los colombianos reaccionemos.

Así como Santos invita al establecimiento a prepararse para esa eventualidad, nosotros debemos hacer lo mismo. Yo propongo una campaña diseñada técnicamente, con las herramientas modernas con que cuenta la publicidad y la comunicación en general, para que en forma inteligente, con un diseño táctico y estratégico reflexionado y fundamentado en el conocimiento (no simplemente en la buena voluntad y la acción sin diseño previo), se construya un ambiente en la opinión pública colombiana que refleje la realidad revolucionaria que hoy vive Venezuela. Debe consultarse especialistas en la materia y no simplemente buenos y honestos militantes políticos que no están especializados en comunicación y manejo de opinión.

No deben emplearse simplemente las viejas técnicas de los activistas sociales, sindicalistas y miembros de aparatos políticos de izquierda que, con un gran espíritu de entrega y abnegación, operan sin un fundamento técnico y teórico basado en el conocimiento de la comunicación. Las más de las veces - y que me lo perdonen porque es gente de buena voluntad - no son militantes sino 'militontos' como los define Fray Betto, el teólogo brasilero: 'Militonto' es aquel que se jacta de estar en todo, participar en todos los eventos y movimientos, actuar en todos los frentes. Su lenguaje está lleno de explicaciones y los efectos de sus acciones son superficiales'.

Esta campaña, en cambio, debe pensarse metódicamente, reflexivamente, como se asume una campaña electoral sostenida por una visión estratégica, amparada por una sólida técnica comunicacional. Nada de improvisaciones por generosas y sinceras que estas sean. Estamos ad portas de una guerra con balas de verdad y cualquier militar sabe que en el campo de batalla no se improvisa, que existen estudios de táctica y estrategia, como los hay para la conformación de una opinión pública. Yo veo que esa es una talanquera esencial para impedir el ataque norteamericano a través de Colombia. En caso de una invasión a Venezuela se necesita que el pueblo colombiano se levante masivamente para protestar contra esa guerra y eso no se improvisa. Estamos a tiempo para prepararnos.


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada